Blogs

Evo Morales y el Nobel de Obama

Evo Morales, el presidente de Bolivia, está pidiendo enfurecido que le quiten el Premio Nobel de la Paz a Obama. Es la primera vez que estoy de acuerdo con Morales, y creo que será la única. Estoy de acuerdo, aunque no al ciento por ciento, con los puntos de vista de Morales, no creo que el presidente estadounidense desmerezca ahora el premio a raíz de la guerra con Libia, no, yo pienso que Obama jamás mereció el premio Nobel de la Paz.

No merece el Nobel de la Paz porque este señor, elegido presidente, ganó este premio sin haber probado nada que lo relacionara con la paz mundial, más lo merecía Clinton, y aún el mismo Bush con su torpe guerra, que a fin de cuentas liberó a Irak de un dictador, que es lo mismo que está haciendo ahora Obama. ¿Por qué tanto lío con la guerra de Bush, y ahora con la de Obama parece que todos se han puesto de acuerdo?

No he oido a un sólo artista de Hollywood, ni a los de ZetaPé, protestar por esta guerra de Obama, de Sarkozy, y de la ONU. Yo también voto porque se carguen al Mamerto Libio, pero no será fácil, porque los de la ONU demoraron mucho en decidirse en ir a apoyar a los rebeldes, y es que a lo mejor Obama estaba poniendo en la balanza el Nobel y su prestigio como presidente de la ex potencia mundial. En la actualidad los potentes son los chinos. O quizá, pesaba demasiado el hecho de que Libia había estado en la vicepresidencia de los DDHH, junto a Cuba, durante años. ¡Elegida, señores, elegida, que le zumba el mango y el chivirico!

Evo Morales le quiere quitar el Nobel a Obama, tal vez para dárselo a Khadafi. Pobre tipejo el boliviano Morales, tan cursi, tan estúpido, pero hoy, extrañamente, menos imbécil de lo habitual. La vida te da sorpresas…

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , , ,

Una respuesta a “Evo Morales y el Nobel de Obama”

  1. Alonso dice:

    Obama no ha actuado de manera contradictoria a lo expuesto en la ceremonia de entrega del meritado premio ni tampoco respecto a lo sostenido en cualquier otro momento de su vida. El exabrupto se debe a que Juan Evo Morales está celoso porque piensa que es él quien merece el premio y ya hizo esfuerzos para conseguirlo, empezando por lo indecible para hacerse una foto con Nelson Mandela. Lo siento, pero en esta ocasión, el mestizo Morales, tampoco tiene razón. Sólo se deja llevar, una vez más, por lo que verdaderamente le caracteriza: resentimiento, odio e impotencia.

Deja tu comentario