Blogs

El Congreso de Castro II

Por fin Castro II ha celebrado su Congreso del Partido Comunista de Cuba como -al parecer- único líder. El discurso de inauguración ha sido una sarta de incoherencias, donde ha pedido al pueblo cubano que lo aguanten unos diez años más, o sea, resumamos, que 52 años no les ha bastado para destruir aún más el país.

Hay gente que todavía oye los discursos de las Urracas Castro con avidez y esperanza. Yo no. Es que creo que jamás he terminado de escucharlos del todo, aunque luego he tenido que leerlos obligado. Todavía hay quienes esperan algo. Yo nada. Pero tampoco me dedicaré a matarle los sueños a nadie, aunque yo ya ni siquiera tengo. no ya sueños, ni siquiera lágrimas.

Le han preguntado al pueblo en las calles, de manera clandestina, por supuesto, si es que ellos querrían cambios. Y el pueblo ha contestado con miedo, trastabillando, con la lengua tropelosa, mirando hacia ambos lados constantemente, pero al fin han dicho que sí, que hay que cambiar algo. Lo único que hay que cambiar es a los Castro. Pero todavía no hay un pueblo con cuatro cojones en Cuba que lo grite y lo exija abiertamente. Entonces, que sigan con los Castro, y que les den cambiecitos a cucharaditas. A ver, nené, bébete tu cambiecito que te da Papá Raulito.

Castro II clausurará un Congreso, muy parecido al que celebró el ex presidente soviético Yuri Andropov hace más de treinta años. Claro que Andropov fue más abierto, y por fin dijo aquello de que “el individuo era importante”. Todavía Castro II no ha llegado a esa conclusión. Habrá que esperar que la rana críe pelos… Otro medio siglo más.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , , ,

3 respuestas a “El Congreso de Castro II”

  1. El Congreso de Castro II. « Zoé Valdés dice:

    […] En Zoé en el metro. […]

  2. El Congreso de Castro II. « Zoé Valdés dice:

    […] En Zoé en el metro. […]

  3. Gonzalo Fernández dice:

    Los diez años de límite son para los que vengan después que le pasen la guadaña a los Castros, aunque espero que pronto todos ellos salgan como bolas por troneras.

Deja tu comentario