Blogs

La elegancia de Steve Jobs

Resulta muy difícil ser elegante en los tiempos que corren, todavía más cuando una delicada enfermedad invade a una persona y la fragiliza al punto de que pudiera perder todo sentido de la mesura, y desesperarse hasta convertirse en incómoda.

No ha sido el caso de Steve Jobs, al que se ha llamado el Edison de nuestros tiempos, quien como creador e inventor que es y que tantos compromisos había contraído con un mercado que no se detiene nunca, como es el de la informática, y el de Apple, decidió retirarse después de padecer cáncer, del que ha sido operado y tratado durante años.

Todos conocemos y admiramos la obra de Steve Jobs, es por eso que se aprecia mucho más su actitud lúcida de apartarse en el momento adecuado, y dejar en manos de otras personas probadamente competentes el destino de esa magna empresa. No solo se trata de una acción inteligente, además es elegante. Y cada vez nos encontramos con menos gente elegante. La brusquedad es lo común.

Muchos deberían aprender de Steve Jobs, sólo nombraré a algunos: primero que nadie, los Castro, el dictador coreano, le seguirían Chávez, Zapatero, Ortega, y unos cuantos más.

Pero sobre todo pienso en Castro I y en Chávez, viejo y enfermo el primero, gravemente enfermo el segundo, y todavía dando por sainete póstumo. ¿No es una vergüenza?

Una reverencia ante Steve Jobs.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: ,

Una respuesta a “La elegancia de Steve Jobs”

  1. Carmela dice:

    que tiene que ver Zapatero Cuba, Venezuela con esto????????
    de verdad que aburren…pudren…estos cubanos siempre quejandose mientras vemos en las noticias que nadie hace nada y todos viuven del cuento…

Deja tu comentario