Blogs

Silencios y dudas

Tomaré el metro, me dirigiré hacia una emisión de televisión, deberé quedarme en la estación Malakoff. Durante el trayecto iré pensando lo que diré de mi nueva novela. La verdad es que no tengo nada que decir de lo que escribí, pero tendré que hablar de algo, de cualquier cosa. Además, como ya es habitual, me invadirán las dudas. Si no fuera por las dudas tal vez no seguiría escribiendo.

Seguramente el programa transcurrirá tranquilamente, incluso si por dentro bullirá en mí el volcán, y claro, como ya es costumbre, también me preguntarán sobre política. ¿Qué contestar? Yo de política no sé nada, sólo poseo algunas pruebas, certezas, y más preguntas que respuestas. Las preguntas que hoy nos hacemos todos.

Me deslizaría con gusto a la plaza del entrevistador, y le preguntaría yo a él, o a ella, ¿qué sucederá con el arte, con la cultura, con la literatura, en un mundo tan pérfido, tan inseguro educacionalmente? ¿Qué pasará con el ser humano? Entonces esa persona que tendré enfrente, tratará de evadir la respuesta, con un malabarismo, y contestará con gesto versallesco unas palabras muy televisivas y en apariencia gratificadoras: “Las respuestas las tienen casi siempre los escritores. Escriba otro libro, tal vez allí encontremos descifrados esos enigmas”.

No encontraremos nada, tal vez no haya libro, tal vez no habrá yo. Sólo silencios.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags:

5 respuestas a “Silencios y dudas”

  1. Silencios y dudas. « Zoé Valdés dice:

    […] Zoé en el metro. Share this:StumbleUponDiggRedditTwitterLike this:LikeBe the first to like this post. from → Literatura ← La ONU votará sobre el embargo. Una vez más. No comments yet […]

  2. Elisabet Martínez dice:

    Fantástico. Esto es lo que más me gusta de ti: la integridad.

  3. Frida Masdeu dice:

    Sigue escribiendo. Lo necesitamos.
    Gracias a Ecodiario.

  4. JULY DEL RIO dice:

    Mejor dicho te necesitamos

  5. turandot dice:

    Contigo. Estaras para siempre, aunque no digas una palabra mas, aunque no escribas ni una silaba. Y ademas, quien dijo que el silencio no era respuesta.

Deja tu comentario