Blogs

Banquerías

Una mujer llegó a su Banco, iba demasiado pálida, llevaba noches sin dormir de tanto trabajo acumulado y que ella había querido sacar robándole horas al sueño. El banquero, tras una larga discusión, le pidió que firmara un seguro de vida, por si le pasaba algo. Ya le estaba anunciando la muerte, solamente porque la vio algo desmejorada. Ave de rapiña, y para colmo ave de mal agüero. Segura estoy que con los hombres no se habría comportado de semejante modo.

Otra llegó a la misma oficina, llevaba varios días con la cuenta en rojo. El banquero le metió tremenda descarga, la regañó delante de todos, por nada saca una regla de madera y le pide que extienda las manos para pegarle. Yo observaba desde mi esquina.

Entonces le tocó el turno a un hombre, iba desarreglado, con ojeras, avanzó cansado, fue incluso mal educado, no dio los buenos días y se sentó antes de que le pidieran que lo hiciera. Sin embargo, el banquero se deshizo en sonrisas, apretones de manos, palmaditas en la espalda, genuflexiones y hasta carantoñas.

Lo peor fue cuando llegó esa mujer enferma, de cáncer, y el banquero sin chistar le cerró todas las cuentas. Y hasta la observó receloso, de medio lado, atravesado, como si estuviera mirando los ojos vacíos de una calavera. Además de banqueros, enterradores.

No sólo son los culpables de la crisis, y no se quieren enterar. Además se han convertido en los esperpénticos espantos del mundo actual. Y nadie los bota del trabajo a cajas destempladas, tal como ocurriera, por ejemplo, con cualquier trabajador que haya arruinado, no sólo al mundo, sino a su empresa.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags:

3 respuestas a “Banquerías”

  1. Frida Masdeu dice:

    Un par de décadas atrás los bancos eran los dueños de los prestamos que hacian del capital que tenian en depósitos. Eran respetuosos de sus clientes.
    Cuando comenzó la moda de dividir los prestamos y venderlos en pedazos para asi reducir el riesgo comenzó el abandono de la responsalidad con el cliente.
    Cuando empezaron a perder millones con estas prácticas usureras e irresponsables, el cliente común es el que ha perdido. A éste es al que le cobran en exceso por servicios que debian ser gratis. Es el nuevo modelo y como las mujeres aún ganamos menos que los hombres el sexismo y la arrogancia vienen de la mano, a pesar de que las mujeres somos mucho más responsables en asuntos financieros.
    La crisis financiera mundial es un síntoma más de una sociedad clasista y misógena. Todavía.

  2. turandot dice:

    Venden dinero. sin escrupulos y estan dispuesto a cobrar hasta la sonrisa y el apreton de manos. No hay mas.

  3. JULY DEL RIO dice:

    PUEDO DECIR CON TODA CERTEZA
    QUE FRIDA MASDEU SABE MUY BIEN LO QUE DICE
    PUES LA CONOCI CUANDO ERA OFICIAL
    DE UN PRESTIGIOSO BANCO EN MIAMI

Deja tu comentario