Blogs

Cero cambio

Aquellos que esperaban cambios en Cuba, se quedaron esperando bonitamente. La respuesta del hombre en el que algunos habían puesto sus esperanzas es la siguiente: Cero cambio. Mucho blablablá, mucha reunión del partido único, mucho marear la perdiz y dorar la píldora, pero al final: Nada. Estamos en las mismas o peor.

Lo curioso es cómo se puede todavía esperar algo de quien clasificó a un huelguista de hambre de delincuente: A Orlando Zapata Tamayo. De quien no ha cesado de reprimir violentamente a la oposición cubana. De quien apalea a un disidente en la calle hasta la muerte: Juan Wilfredo Soto, y mata a Wilman Villar Mendoza también durante una huelga de hambre. Y envenena a Laura Pollán, la líder de las Damas de Blanco, durante una manifestación o en el hospital, el lugar no podría precisarse. ¿Cómo se pueden esperar cambios y mejorías de uno de los mayores asesinos de la historia de la humanidad? Hay que ser verdaderamente insensible o idiota.

El tema de Cuba es tan sencillo, tan evidente, que cansa. El tema de Cuba salta a los ojos, pero los mismos cubanos, o una buena parte de ellos, se quieren dejar llevar por los cuentecitos que les cuentan. O tal vez les convengan esos cuentos. Y quieren seguir, dándole pedal a una bicicleta sin catalina y sin ruedas. Cincuenta y tres años más.

Subo al metro. Observo a toda esta gente apretujada que corre a sus trabajos. Lo que diera por ser uno de ellos y poder quitarme esa espina que se llama Isla de Cuba.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Tags: , ,

Deja tu comentario