Blogs

Archivo de la categoría ‘Artes plásticas’

Fábulas Contemporáneas con Humberto Castro

Jueves, 8 Marzo 2012

Humberto Castro lleva ya una carrera como artista plástico de más de treinta años. Perteneció a la llamada Generación de los ‘80,  un movimiento cultural cubano que ha sido el que más ha trascendido como impulso político en el arte con protagonistas nacidos en el ‘59 o después, la también llamada Generación Perdida. Trabajó diez años en La Habana, diez años en París, y ya lleva diez años en Miami, con esporádicos saltos a Nueva York.

Ha vuelto a Paris para exponer sus Fábulas Contemporáneas en la galería Akié Arichi, y lo he entrevistado para la emisión cultural La Rueda Bohemia:

Amazon y la censura

Sbado, 19 Noviembre 2011

Una de las mayores tiendas de libros, discos, películas, entre otros objetos, por internet, ejerce la censura. La ha ejercido recientemente de manera extraña sobre un libro del escritor Juan Abreu, cubano exiliado, titulado Una educación sexual, donde aparecen viñetas y dibujos eróticos del autor establecido en Barcelona.

Leí el libro de Juan Abreu, mientras se fue publicando por capítulos en la prensa, después en su blog, un blog creado especialmente para esos textos y esos dibujos. Y escribí sobre su contenido, no solo porque me gustó desde el punto de vista literario y artístico, además porque se trata de un libro sobre la vida, sus verdades, y la belleza del sexo, la libertad del sexo, el arte del sexo.

Mientras que Amazon vende películas pornográficas, y hasta libros de absurdo contenido sobre el sexo, que aunque no sean pornográficos son tan o más indecentes debido al cretinismo, la mediocridad y la demagogia de sus textos, por otro lado censura un libro de una gran poesía, la poesía real e imaginaria del deseo y del cuerpo. Cuerpo de un hombre que describe con un inmenso talento otros cuerpos de hombres y mujeres que se expresan a través de las caricias y del acto sexual sin prejuicios ni a prioris.

Cada día nos alejamos más de la libertad a través de las publicaciones; para colmo todo el mundo escribe igual y todo el mundo escribe sobre lo mismo.

Al aburrimiento cotidiano debemos añadir ahora la censura de Amazon. ¿Es a eso a lo que contribuirá internet, al embrutecimiento y a la uniformidad? Me temo que sí.

Tomo el tren en la Gare de Lyon hacia Toulon,

me dirijo a la Fiesta del Libro que ocurre en esa ciudad del sur de Francia. Me dicen que llueve y hay mistral. El tren lleno de escritores, bueno, es un decir…

Palabras pintadas

Lunes, 17 Octubre 2011

Siento una inmensa ternura por los dibujos de los escritores, tal vez porque yo misma pinto, y cuando trabajo en una novela no ceso de dibujar garabatos. Mi trabajo esencialmente sale de la palabra, y cuando pinto lo que hago son palabras pintadas. Admiré y sigo admirando los dibujos de Arthur Rimbaud, los de Federico García Lorca, y los de Rafael Alberti. Aunque Alberti era más pintor, más de oficio, al igual que la niña poeta Juana Borrero. Amo la sensualidad irreverente de Jean Cocteau, su caricia en el trazo.

Se lo explicaba a una persona el otro día y me dijo que eso tenía que ver con el graffiterismo. No, nada que ver. Los graffiteros escriben, pintan. Los escritores usamos el mundo de las palabras para desvirtuar la idea preconcebida de las formas.

Cuando dibujo estoy delineando el cosmos de una palabra, no sólo la forma visual que ella contiene, sino su contenido esparcido en el universo, su caos frenético hacia el significado.

Mi abuela me contaba que antes de aprender a escribir yo tomaba un lápiz y fingía que escribía, como dibujando olas. Eso es la escritura finalmente, un mar insondable, un océano rutilante de colores, de sonidos, de silencios, de palabras pintadas en la transparencia de sus enigmas.

Duendes y bufones de Ramón Unzueta

Jueves, 22 Septiembre 2011

Ramón Unzueta

Subo al vagón y me entristecen las caras, cansadas, de regreso de las oficinas; contemplo a través de la ventana, allá en el fondo negro de la velocidad, aparecen los duendes y bufones de Unzueta. Sonrío. La vida es bella.

29 rue d’Astorg

Martes, 6 Septiembre 2011

Mi querida amiga Laure de Graumont me invitó a almorzar a su casa, ella vive en el 6 rue d’Astorg, y Dora Maar, la célebre artista surrealista, que fue amante de Picasso, vivió en el 29, rue d’Astorg. No sólo vivió allí, además hizo de ese lugar una de sus mejores y más misteriosas fotos surrealistas.

Laure y yo hablamos de Dora Maar, de Remedios Varo, otra pintora surrealista, y de Lydia Cabrera, la escritora y antropóloga cubana que también vivió un tiempo en París. A Laure la conocí en La Habana en 1993, ella había ido a hacer un reportaje para Vogue, y vino a mi casa, enviada por otro periodista frncés amigo, a entrevistarme. Yo estaba embarazada, y recién había terminado de escribir mi segunda novela. Desde entonces nos hicimos amigas. Jamás olvidaré su apoyo.

Pues hoy almorzamos juntas, y, como siempre pasé un momento muy hermoso; también se encontraba una tía suya que acaba de enviudar. Hablamos de la muerte, del cáncer, de la enfermedad, y también de la economía, del mundo de hoy en relación al arte, y terminamos, como de costumbre, contándonos nuestros nuevos proyectos.

Al final, salí y caminé hacia el 29, rue d’Astorg, donde ahora hay unas oficinas, y nada más que recuerde a Dora Maar. El París de hoy se llena de oficinas. La gente se va a vivir a los suburbios o al campo. Es la razón por la que por las noches, las mayoría de las arterias más importantes de la ciudad permanecen a oscuras, y se nota poca o ninguna vida en las ventanas de los inmuebles.

Mientras conversaba con Laure, antes de pasearme a lo largo de su calle para buscar el número veintinueve, le dije que tal vez Dora y sus amigas, en aquella época, tuvieron parecidas inquietudes que nosotros, en relación al futuro del arte, y ya vimos que nada se perdió. Esperemos que tampoco nada de lo que acontece en la actualidad nos conduzca al fin de la creación. “Así será”, respondió ella.

Lucien Freud, viaje al cuerpo deseoso

Viernes, 22 Julio 2011

El pintor británico Lucien Freud acaba de fallecer, el nieto de Sigmund Freud no dedicó, como su abuelo, su arte y sus estudios a la mente humana, sino al cuerpo, deseoso, aunque como en aquel verso de José Lezama Lima: “deseoso es aquel que se aleja de su madre”, su pintura lo aproxima a los estados primarios a los que se refería el célebre psicoanalista. Y sus desnudos son altamente psicológicos, porque él mismo penetraba las interioridades del cuerpo de sus modelos únicamente a través del pincel.

Hace poco tiempo relativamente vi una gran retrospectiva de Lucien Freud en París, su obra es una de las que más me intrigan, porque creo que es complementaria de la de Bacon, una demasiado presente, directa y precisa, en el caso de Freud, y la de Bacon, bastante evasiva, extraordinariamente imprecisa, e insondablemente metafórica. Ambas se dan de beber.

Las formas de Freud son las del deseo, expresado a través del arte, o sea, idealizado en los modelos que bullen en la cabeza del artista, y presurosos en descubrir los secretos, las intimidades del cuerpo real , de la red entretejida de amistades y personajes que pulularon y frecuentaron esos lugares como santuarios, alrededor del mismo Freud.

La suya es una pintura efusiva, eufóricamente indiscreta más que erótica, aunque el erotismo juega el papel individual que cada quien le confiere. Freud es el pintor que consiguió licuar los cuerpos, del mismo modo que una lágrima que desborda de un ojo. Su relación personal con los modelos aumentaron el significado potencial de la visión del artista sobre el cuerpo, el objeto tratado ya no quedó apartado del artista una vez pintado, y ese es uno de los principales alcances de su obra: la estela imaginaria que persevera en la imagen jamás olvidada.

Empezó siendo surrealista, y luego hizo un viaje trascendental hacia el expresionismo figurativo, aunque él afirmaba que: “Yo pinto gentes”. Exclusivamente.

Se dice, sin confirmarlo, que tuvo cuarenta hijos, algunos reconocidos y otros no. Pero si la obra es considerada como “hijo”, entonces fue un padre bastante más prodigador de vástagos muy reconocidos por el mundo del arte y por el gran público. 

Ars Magazine homenajea a Guillermo Cabrera Infante

Domingo, 12 Junio 2011

Sólo bastaba tomar el tren en dirección a Londres para encontrarse con Miriam Gómez y Guillermo Cabrera Infante. Entrar en su casa era volver a entrar en Cuba, en la Cuba de verdad, no en lo que la han convertido los dictadores.

Miriam Gómez nos iba a buscar al metro, y alegremente arrastrábamos las valijas hacia el hotel más cercano a ellos. Lo que nos interesaba era verlos, volver a la Cuba de ellos, y ver Londres a través de su prisma.

Nos reíamos mucho, caminábamos uno junto al otro. Miriam Gómez con Ricardo, yo junto a Guillermo, Luna iba de la mano de uno de nosotros, alternativamente. Almorzábamos chino, cenábamos indio, al día siguiente japonés, más tarde iraní. Y seguíamos riéndonos con las boutades de Guillermo.

Ars Magazine ha querido recordar la obra de Guillermo Cabrera Infante, su inmensa generosidad, aquellos paseos, y homenajea al gran escritor cubano, a través de Miriam Gómez, de sus recuerdos, y de autores que fueron sus amigos, que lo quisieron porque amaron primero su literatura.

miriam-guillermo-casa-2-fotos.jpg

James Lord, ¿amante de Picasso?

Lunes, 6 Junio 2011

Recién apenas me enteré de que James Lord había fallecido. Tuve el inmenso placer de conocerlo, de visitarlo en su casa, cuando lo fui a entrevistar en ocasión de mis investigaciones sobre Dora Maar y Picasso. Jamés Lord fue un joven soldado norteamericano que se alistó con el pretexto de participar en la 2da Guerra Mundial, pero su único objetivo era viajar a Francia y conocer a Pablo Picasso. Su veneración por Picasso procedía primero de la obra del pintor, y después, en la medida que lo conoció se fue enamorando del hombre, como él mismo confesó en varias entrevistas.

James Lord era homosexual, y pretendía que Picasso hiciera varios retratos de él, así fue. Sin embargo, su mejor retrato fue dibujado por Alberto Giacometti. Jaime Sabartés, el secretario del genio, le abrió la puerta a regañadientes, como siempre hacía, pero al ver que se trataba de un soldado norteamericano herido, lo dejó pasar admirado. La herida de Lord era falsa, fingió como que cojeaba precisamente para inspirar lástima y ser mejor recibido.

Picasso se ponía a pintar y él se recostaba en unos cojines, junto al perro, a verlo crear, allí quedaba dormido, con el torso desnudo, y a veces se hacía también el dormido para que el genio lo contemplara. Dora Maar entró en la primera ocasión en la que se vieron y no le disgustó aquel joven desmadejado, bello y atento a la obra como si se tratara de la obra de Dios. Y eso era Picasso para ellos: Dios.

Los encuentros se produjeron en 7 quai de Grands-Augustins, donde Picasso pintó Guernica y Dora Maar hizo el primer reportaje fotográfico de una obra de arte que existió en el mundo.

James Lord me confesó que había amado a Picasso, pero también a Dora Maar. Esa historia está escrita en su libro Dora y Picasso, que les recomiendo. Pablo Picasso, sin embargo, sintió atracción por el joven, al punto que en varias ocasiones aprovechó algunos descuidos y lo besó en los labios.

Que en paz descanse James Lord, aunque ya haya pasado tiempo.

Eterna Cuba

Martes, 28 Diciembre 2010

Un documental del músico cubano Enrique Chía.

Ars Magazine con Reinaldo Arenas y José Lezama Lima

Viernes, 26 Noviembre 2010

Ars Magazine número 1 dedica sus páginas al XX aniversario del fallecimiento (suicidio), en Nueva York de Reinaldo Arenas, enfermo de sida, y al Centenario del Natalicio de José Lezama Lima. La portada de la revista es Gustavo Acosta, pintor cubano exiliado en Miami.

Ars Magazine es una revista que no está pagada ni por la CIA, ni por el gobierno de Zapatero, y todavía ningún millonario se ha acercado para comprarla para fines publicitarios, lo que sentimos profundamente, como podrán imaginar. Por no comprarla, ni siquiera lo han hecho para leerla. Aunque seguramente la habrán podido hojear, no leerla, puesto que en el Show Preview se pueden pasar las ochenta páginas.

Por estos días, la publicación está rebajada a precios festivos. Espero que la disfruten -pese a la crisis. En el metro la gente lee todo el tiempo en los móviles, que salen más caros que una revista, así que ¿por qué no volver a los tiempos vintage en los que se leían revistas de papel mientras se viajaba a algún sitio?

front-cover-ars-magazine-vol-1.jpeg