Blogs

Archivo de la categoría ‘Política’

Ganó el populachero

Jueves, 8 Noviembre 2012

Sí, ganó el candidato de Mariela Castro y el de Hugo Chávez, también el de una gran población latina en Estados Unidos, que no sabiendo cómo derrocar las dictaduras que imperan o imperaron en sus países, se fueron a construir otra en el Imperio que les dio cobijo, ayudas sociales sin trabajar, y por cierto, que todavía no los ha legalizado a una gran mayoría de ellos. Demografía, vientres que paren por no reventar, para que se los críen los que pagan impuestos.

Otros que votaron por Obama son los niñatos de papá y mamá, a los que sus padres les han pagado la carrera hasta el último centavo, y todo el mundo sabe lo caras que son las carreras en Estados Unidos, y que no han tenido que sufrir los horrores del comunismo, porque sus padres los liberaron de ellas. Y así les pagan. Para colmo chantajean a sus padres con los nietos para que se conviertan al islamismo, digo, al obamismo.

Votaron por Obama además los cubanos de nueva generación, los del cuchillo entre los dientes, los que quieren vivir entre Miami y Cuba, haciendo negocete de mulas, y viviendo del cuento, a costilla del sudor y de la sangre de los que trabajan en Estados Unidos y de los que mueren en las cárceles castristas.

Y claro, como el mundo es cada vez más un verdadero estercolero, y Estados Unidos ya es el bidet donde se lavan el trasero y las patas lo peor de este mundo, no podía ser de otra manera.: Ganó el inepto, aunque populachero, el de la deuda impagable, ¿les recuerda algo eso a los cubanos?

En cuanto al Tea Party y el Partido Republicano, una basura reaccionaria el primero, y una antigualla el segundo. Por eso perdieron. Salvo de todo eso al candidato Romney, pero no tuvo agallas, fue elegante, y la elegancia no se usa. ¿O no han visto la fealdad asombrosamente chabacana de los desfiles de moda últimamente? Todo se resuelve con unas licras negras y cualquier trapajo encima.

Un mormón, que hablaba francés, vivió dos años en Francia, un empresario rico, que sabe cómo sacar una empresa adelante, pero tal vez no un país. De todos modos no le dieron la oportunidad de probarlo.

Obama es peor, ni empresario, ni presidente, un fantoche de la izquierda rabiosa, y del peor Hollywood, un representante de toda la hipocresía de este maldito y aburrido planeta en el que vivimos.

Bueno, volvamos al arte, y al erotismo, y a la poesía, ¿y por qué no a la pornografía? Siempre será mejor que la política.

Humberto Fontova, sin guantes y sin hipocresía.

Jueves, 25 Octubre 2012

Humberto Fontova es un polémico ensayista y escritor, conocido en Estados Unidos por sus libros sumamente edificantes en contra de los mitos revolucionarios castristas, específicamente los del Che y el propio Fidel Castro. A mi juicio es una de las voces más importantes entre una generación de cubanoamericanos que no se dejan meter el pie por ninguna ideología políticamente correcta. No ha entrado en este negocio para contentar a nadie, ni para ser publicado en los medios de la izquierda recalcitrante, tampoco para que le hagan el cuento de nunca acabar de los buenos son éstos y los malos aquellos. No, él está aquí para contar su historia, la de sus padres, la de los cubanos, la de las víctimas del comunismo. No anda buscándose alabanzas, sino más bien discordias por expresar lo que piensa, y de manera muy valiente se quita los guantes, como todo un caballero, y con uno de ellos va abofeteando a los dormidos, a los engañados y a los descarados de este mundo. Para mí es un gran placer y un honor entrevistarlo.

screenshot006.jpg

La familia Fontova un mes antes de salir de Cuba (Humberto Fontova al lado de su padre)

ZV: -¿Cómo fue tu salida de Cuba? Sé que esto ocurrió en 1961, junto a tus padres, creo que viajaron directo a New Orleans en Estados Unidos.

HF: -Nuestra salida fue por Rancho Boyeros. Como la de muchos en esos días, pasamos por  “La Pecera.” A mi madre y a mi hermana le arrebataron los aretes y otras joyas que llevaban, mientras a mi padre se lo llevaron los del el G-2 (Policía Secreta). Imagínate a mi pobre madre. ¡Al fin tenían todos los papeles  de salida listos! Blah, blah, lo que ya conoces.  Me acuerdo bien de ese día:

“-¡¿Adónde lo llevan?!”

“-¡CÁLLATE!” -le gritó una miliciana a mami.

“-Bueno, entonces ¡nosotros NO nos vamos!  -mi madre llorando le gritó a mi padre que ya estaba un poco lejos en las manos de la policía  ñángara (comunista)- “¡Sin tí no nos vamos!”

“-¡SÍ se van!  ¡Lo ordeno! Lo que me pase a mí no lo sé, pero no quiero que mi familia siga viviendo  aquí, en un pais comunista!” -dijo papi mientras se lo llevaban.

Mami  agarró a mi hermana Patricia, a mi hermano Enrique y a mí, y marchamos hacia el avión. Me acuerdo bien de un avión lleno de mujeres y niños, la mayoría iban llorando. Llegamos a Miami, donde ya teníamos unos familiares. Esa tarde mami, completamente desesperada,, llamó  a  mi abuela (todavía en Cuba),  preguntó por papi, oyó la respuesta y se desmayó. (La primera y última vez que me acuerdo de algo así.)

Mientras unas primas atendían a mami, otra recogió el teléfono y también gritó: “¡Humberto está en el G-2!”

Estuvimos en Miami nada más que unas semanas, y seguimos para Nueva Orleans donde teníamos familia más cercana. Pasaron un par de meses  y mami recibió una llamada, atendió al teléfono y ¡otra vez gritó! Pero este era un grito de alegría.

Papi estaba en el aeropuerto ¡esperándonos!  De alguna manera encontramos a un amigo de un amigo de un pariente, que tenía un cacharro, y nos zumbamos todos al aeropuerto.

Jamás he olvidado esa reunión, ni el abrazo entre mami y papi.

Nunca averigüamos exactamente por qué lo cogieron preso, ni por qué lo soltaron. Así pasan los cosas con los ñángaras (comunistas). Papi (arquitecto) había conocido a Osmani Cienfuegos en la Universidad de La Habana, y más tarde Osmani lo quería  nombrar Oficial de Obra Públicas. Papi se negó, explicando  que  solamente quería sacar a su familia de Cuba.  Esto ocurrió  unos meses después de Bahía de Cochinos, y muchos cubanos comprendían que lo cosa sin la ayuda de los Estados Unidos ya casi no tenía remedio.

“-¡Ay, que horror!” -dicen  los presentadores de programas de  radio y televisión aquí en los Estados Unidos cuando les narro la salida de Cuba.

“-¿Horror?” -Yo aclaro. -“¡No, de eso nada! Miren, ¡nosotros fuimos de los dichosos! Hoy en día mi padre caza y pesca con sus hijos y nietos y sobrinos casi todas los fines de semana. Miles de miles, de miles de familias cubanas  sufrieron, y siguen sufriendo muchisimo peor. Lo de nosotros fue nada en comparación… Pero es que los norteamericanos, en general, incluyendo los muy educados, ¡no tienen la menor idea de lo que pasó y pasa en Cuba!

“-Miren,” -yo les explico-, “la mayoría de la familia Fontova estamos vivos y felices. ¿Quieren ver un  horror  verdarero?”  -Yo les aconsejo-. “Bien, pues vayan a ver El  Memorial Cubano en Miami. Ahí sí que tienen “un Horror.”

zoe1.jpg

En su casa de La Víbora.

ZV: -Me imagino que recuerdas poco de tu infancia en Cuba, ¿podrías hacer un ejercicio de memoria y contar algún pasaje de tu corta vida en La Habana?

HF: -Al contrario.  Recuerdo bastante, como puedes notar en mi respuesta anterior.  También  me acuerdo de Varadero, cuando la familia entera  ibamos los fines de semana. También  salíamos  a pescar en un botecito de remos. Me acuerdo del día en que el pobre dueño del bote nos dijo que ya no nos podía sacar más a pescar. Y nos enseñó su botecito. Estaba de boca arriba en la arena, acribillado de casquillos de balas.  Los milicianos se lo destruyeron porque muchos pescadores salían “a pescar” y acababan en Cayo Hueso, ¡quedándose allí, claro!

También me acuerdo bien de los tiroteos en la calle y de los bombardeos de la invasión de Bahía de Cochinos. Los aviones pasaron arriba mismo de nuestra casa en La Víbora.

Me acuerdo cómo me reía de los curas “gallegos” en Los Maristas y de cómo hablaban con la bemba p’afuera con su acento  “gallego.”   Pero la verdad es que eran curas decentes y maestros muy  buenos.

zoe2.jpg

Pescando en El Malecón habanero.

Y también me acuerdo cuando la policía agarró a mi primo Pedro de 21 años, que enseñaba clases de catecismo. Me acuerdo de los llantos de mi tía cuando la llamaron para que fuera a recoger  el cuerpo de Pedro, su hijo, que habían golpeado hasta la muerte.

todos.jpg

La familia Fontova en Nueva Orleans, en el patio de un restaurante en el Barrio Francés. Aniversario 59 años de casados de mami y papi, en diciembre del 2011.

ZV: -¿Cómo fue tu crecimiento en New Orleans, tu adolescencia y juventud?

HF: -Muy feliz, la verdad. Yo soy un típico “Baby Boomer,” ¡la generación americana más MALCRIADA en la historia!  Nada más que hay que pensar en la generacion de mis  padres, viviendo con la Revolucion, y de mis suegros viviendo durante la Depression y la Segunda Guerra Mundial. Al morir, mi suegro en 1987 era el ex-soldado  séptimo  más condecorado en el estado de Luisiana. Peleó en el Norte de África, en Salerno, en Anzio, en Normandie, ayudó a liberar París, después peleó en The Battle of the Bulge y acabó liberando  a Dachau. Fue herido tres veces, y murió en 1987,  de complicaciones de sus heridas de la Segunda Guerra  Mundial. Como él hay muchos de sea generación.

Mientras que para mi generación, era un sufrimiento ¡enorme! no tener  dinero para salir a una discoteca, ¡para bailar como un loco!  ¡O tener un asiento muy distante para ver claramente a los Rolling Stones en un concierto!

Lo reitero, la generación más MALCRIADA de la historia moderna, por lo menos en el caso mío. Y se lo debo a mis padres, que me sacaron de la Cuba estalinista a tiempo, donde mi crecimiento hubiera sido, vamos a decir, bastante diferente.

disco-che.jpg

En un baile con Shirley (se casaron un año más tarde de tomar esta foto) durante la era de la Disco. (”¡Nunca pensando que me parecía casi exactamente a Che Guevara!”)

ZV: -¿Por qué te presentas como un ferviente anticomunista y anticastrista? No son cartas de presentación que agrade a muchos todavía…

HF: -Tienes  mucha razón. Y no te olvides, también soy un “Recalcitrante” y un “Intransigente.” Debe de ser que no  tengo el talento para ser un hipócrita efectivo.

ZV: -Has publicado varios libros acerca de la historia más reciente de Cuba, sobre personajes emblemáticos. Esos libros también han sido traducidos. ¿Podrías hablarnos de ellos, de las recientes traducciones en Brasil, y del nuevo libro que saldrá muy pronto?

HF: -El libro de Fidel: El tirano Favorito de Hollywood fue traducido al español y al portugués. El del Che fue traducido al ruso y al portugués, todavía no al español.  Así que, vamos a ver.  Y el mes que viene sale otro The Longest Romance; The Mainstream Media and Fidel Castro (El romance más Largo; La Prensa Mundial y Fidel Castro).

cover1-the-longest-romance.jpg

ZV: -Hace muy poco leí un artículo sobre un libro en el que se presenta a Chanel como una colaboradora y espía de los nazis, es un libro de Hal Vaughan, titulado: En la cama del enemigo, Coco Chanel bajo la Ocupación. Era algo sabido sotto voce, sin embargo Chanel sigue siendo una marca muy cotizada. ¿Nos sucederá lo mismo con el Che Guevara, aunque en menor nivel, y salvando las distancias, desde luego, en cuanto a la calidad de los productos comerciales derivados?

HF: -Increíblemente la fama del Che me parece que se está complicando. Cuando salió  la pelicula Motorcycle Diaries en 2004, nadie se atrevía a criticarlo. El mito parecía estar intacto. Pero fíjense lo que pasó con la pelicula Che de Soderbergh y Del Toro.  No fue tan fácil para ellos. Hubo entrevistas donde los presentadores sí les hicieron un poco de oposición. Y fíjate lo que le pasó al Presidente de Mercedes Benz hace poco, acabo pidiendo perdón por usar al Che en un comercial. Y mira lo que pasa en Irlanda  ahora que quiren construir  un monumento al Che en Galway. Hay mucha oposición. Así que me parece que ¡AL FIN! está cambianda la cosa.

scan0001.jpg

Con sus hijos, en diciembre de 1986.

ZV: -Entonces ¿crees que ciertos mitos son indestructibles o no? ¿Cuál sería el papel del escritor, del ensayista que eres, para acabar con ellos?

HF: -No completamente indestructibles, como expliqué antes. Pero sí es dificil. A algunos de nosotros nos molestan tanto las mentiras que nos ponemos a escribir,  o  a hacer presentaciones, impartimos conferencias, o a realizar documentales, o lo que sea, tanto para tratar de rectificar la verdad (y burlarnos de los mentirosos y de los que se tragan tantas mentiras),  lo que también como una es como una forma de terapia, para  nosotros mismos, ¡para  evitar volvernos locos ante tanta comemierdería en el mundo en relación a la revolución  castrista!

ZV: -Has visto últimamente que Castro I se muere muy a menudo, y también resucita… ¿No es esto ya un poco cansón? ¿Qué crees que pasaría tras su muerte?

HF: Exactamente. En Babalú blog escribí un post con este mismo tema, usando dos canciones de rock:

La primera:  Won’t  Get Fooled Again (The Who)  (No nos engañan otra vez).

La otra de Phil Collins, I Don’t Care Anymore  ( Ya no me importa).

ZV: -¿Y si desapareciera primero Castro II?

HF: -Sería mucho mejor para el futuro de Cuba.

ZV: -¿Cómo ves a Cuba en la distancia y en el futuro?

HF: -No soy optimista, lo que le sorprende a muchos presentadores de TV y Radio aquí en los Estados Unidos, que es un país bien conocido históricamente por su optimismo. Pero como no soy hipócrita efectivo siempre les digo lo que pienso, y es que (¡ojalá que no!), pero no le veo remedio al problema cubano si no se elimina  del poder totalmente a la nomenclatura  castrista-militarista. Y eso me parece muy dudoso en la manera que va el rumbo y la conga… Mira, ¿por qué el puñado de militares que son dueños de Cuba irían, voluntariamente, a cambiar el sistema Castrista-Militarista? Les sirve muy bien.  No veo  muchos  cambios  verdaderos. El mundo entero ayudó a los Sudafricanos negros, el Presidente de Estados Unidos y el Papa ayudaron a los Polacos… Pero no veo a nadie ayudando a los cubanos. Solamente a sus opresores. Aunque ya todos sabemos eso desde hace rato.

ileana.jpg

Con la congresista cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen.

ZV: -¿Y cómo ves ahora, en plenas elecciones, a Estados Unidos? ¿Crees que volverá a ganar Obama, o que nos llevemos la sorpresa con Romney? ¿Qué cambiaría en relación a Cuba que uno u otro gane?

HF: -Mis grandes amigos Henry Gómez y Alberto De la Cruz de Babalu Blog, a los que yo considero verdareros expertos en este asunto, creen que Romney va a ganar. Si ellos lo creen, yo también. Así que en esto sí soy un optimista.

glenn.jpg

Debate televisivo con Glenn Beck.

ZV: -¿Te gustaría mandarle un mensaje a los cubanos de la isla?

HF: -Seguro, ¿qué les parece que el mundo los ha abandonado? Casi toda la prensa mundial, la gran mayoría de los gobiernos, la gran mayoría de las organizaciones internacionales, todas y todos ignoran al pueblo cubano y colaboran con sus opresores ñángaras. Esto asegura que su victoria, la victoria del pueblo cubano, cuando sea, ¡será  la más gloriosa!  ¡Porque no le deberá NADA a NADIE!

Unos pocos de nosotros en el exilio tratamos de informar sobre la verdad, y de vez en cuando logramos algo, pero no mucho… Aunque seguimos con la tarea.

screenshot024.jpg

Con Hunter.

Después de esta entrevista con mi apreciado Humberto Fontova, saldré a la calle a tomar el sol. Sí, hoy hace sol en París. Los parques vuelven a llenarse, y los metros se vacían, la gente vuelve a pasear al sol, en lo que sería o es ya un verano indio.

Nostalgia de dictadores

Domingo, 21 Octubre 2012

Leo en alguna parte de estos periódicos abundantes en basura y labia sensacionalista y baratucha, que en Libia un año más tarde, sigue imperando la violencia. Lo que era de esperar. Los dictadores amarran todo de la siguiente manera: Después de ellos el caos. Y cuesta, costará mucho, armar el cosmos de la paz, la democracia, y sobre todo, la justicia, en medio de las multitudes enardecidas y enceguecidas por la religión.

También leo que en Egipto toquetearon en la Plaza Tahrir, nuevamente, a una periodista francesa, agrediéndola sexualmente. No se podría esperar otra cosa de esos sádicos bárbaros formados en el islamismo radical, cuya única divisa es la del odio (un odio visceral contra las mujeres, ¿dónde están los movimientos feministas que no protestan masivamente?), el abuso y el crimen.

Por otro lado, me entero de que un grupo de emigrantes cubanos arremete contra los ‘falsos mitos’ de su país, y continúo leyendo pensando que los ‘falsos mitos’ no podían ser otros que el Che y los Castro, pues no, para estos espías infiltrados, pingueros y jineteras sin oficio y con mucho beneficio, los falsos mitos son los disidentes y los opositores, así como el verdadero exilio, que si nos ponemos a ver, todavía suman unos cuantos miles más que ellos. Pero que si seguimos dejándonos ahí estarán para hacerle el juego a sus verdugos, y pasarnos la cuenta a nosotros, los que hemos defendido, apoyado, y hasta costeado con nuestros impuestos, su salida del país.

Nada, que muy pronto, ya lo verán, el verdadero sentido del derrumbe de las tiranías, el de la libertad, se irá transformando en la simplona nostalgia por los dictadores, en mayor y más sofisticada opresión. Pero como en Cuba siempre llevamos un paso de avance y cinco hacia atrás, ya algunos sienten esa nostalgia de dos viejos cañengos que tenemos como tiranos. Nostalgia desde lejitos, por supuesto, aunque con el estómago lleno, pero todavía amordazados. 

Coserse la boca y el alma

Lunes, 1 Octubre 2012

Un joven prisionero en Cuba se ha cosido la boca, no es el primero que lo hace, ni el último. No comprendo por qué lo ha hecho, en cualquier caso es un acto bárbaro, de protesta, frente a la barbarie imperante en las cárceles castristas.

Yo también he tenido ganas de coserme la boca, aquí, en el exilio, no por protesta, ni ante ninguna barbarie, porque no me rodea ninguna en efecto. No puedo comparar su situación con la mía. Él se encuentra en una cárcel y yo soy libre. Puedo vivir de manera libre, pero tal vez no lo sea tanto.

En diversas ocasiones me he cosido el alma, con una aguja de coser hojas de tabaco, y he sangrado fríamente por dentro. Después he olvidado el dolor. No debí de haberlo olvidado.

Como saben, mis recuerdos afloran vertiginosamente cuando viajo en el metro, casi siempre. Después llego a casa y debo anotar lo que he pensado, lo que me ha sucedido durante el trayecto. Pero a veces, como hoy, me digo y repito que todo es ya inútil. Lo más cómodo sería callarse, mantenerse inmutable ante los hechos que me sobrepasan, quedar al margen, permitir que se diga esto o aquello sin ninguna conciencia, o con toda la maldad del mundo estancada en la palabra, o en el pincel, permitir que pintorzuelos mediocres hagan caricaturas a mi costa, cómplices de los descarados que viven de la miseria cubana, que ya ni siquiera es humana.

Coserse la boca es muy doloroso, y admiro la valentía de ese joven encarcelado en una celda castrista, pero allí donde hoy me tendré que coser el alma, es cuando deberé frenar el ímpetu de anunciarle que a nadie en el mundo le importa que él se cosa la boca, que tampoco y mucho menos le importa a sus compatriotas. Y que yo le aconsejaría que se descosa la boca, que se cure, y que convierta su dolor en ira, en rabia.

Pero hoy no diré nada, me voy a quedar tranquila, en un rincón, con el alma cosida; para que el que quiera haga y deshaga -con su boca y con mi alma-. Por una vez, sólo por hoy.

Aldo Rosado-Tuero nunca se rendirá.

Sbado, 15 Septiembre 2012

 aldonuevaesperanza.jpg

Aldo Rosado-Tuero en el comedor de su casa - Nueva Esperanza.

No conozco a Aldo Rosado-Tuero personalmente, pero leo cada día su sitio web, Nuevo Acción, y nos escribimos vía email casi a diario. Poco se sabe de este hombre que ha luchado sin desfallecer por la libertad de Cuba , en todos los frentes. Desde Nuevo Acción, como antes desde la verdadera acción en contra del enemigo en el campo de batalla, se despejan muchas incógnitas y lo más importante, se rebelan grandes verdades.

Coincido con él en su radicalismo anticastrista, porque no hay otra forma de ver la luz, sin que la empañe la traición del entreguismo. Y Aldo Rosado-Tuero nunca se rendirá, como mismo afirma al final de esta entrevista.

ZV: -¿Tienes una web que se llama Nuevo Acción? ¿Cuál es el objetivo de ese sitio netamente informativo sobre Cuba y el exilio cubano?

ART: -El objetivo de Nuevo Acción, es la continuación de la lucha emprendida contra el totalitarismo castrista desde los primeros meses del 1959, usando otros métodos,  pues yo siempre he sido consecuente con lo que predico y  ya a mi edad, se me hace un poco difícil, continuar con la lucha armada; por lo tanto Nuevo Acción (prolongación digital de un periódico escrito fundado en los años sesenta por mí, como órgano del Movimiento Nacionalista Cristiano, que se llamaba “Acción”, Movimiento del que yo era Jefe Nacional) es mi arma para seguir combatiendo a los verdugos de mi pueblo, desenmascarando sus mentiras y denunciando sus crímenes.

aldoottoreich.JPG

Junto a Otto Reich.

ZV: -También tratas el tema de Estados Unidos, puesto que es tu otro país. ¿Crees que Barack Obama saldrá reelecto?

ART: -Aunque al principio evité los temas partidistas dentro de EE.UU., ante la actual coyuntura histórica, en que lo que está en juego es la existencia misma de esta nación tal como la hemos conocido y de sus valores tradicionales, he decidido tratar el tema electoral, para alertar a los lectores, de la amenaza que se cierne sobre la patria de nacimiento de mis hijos, nietos y mi biznieta, y el país en que he vivido la mayoría de mis años de vida.

aldohernyymuchachos-001.jpg

Con sus hijos y el compañero del MNC Heny Agüeros, antes de salir para una manifestación.

Creo que, desafortunadamente, Obama tiene muchísimas posibilidades de resultar electo por la mayoría de los votos electorales, ya que la lucha de Romney y los republicanos se hace cuesta arriba debido al gran respaldo que recibe Barack Obama de la gran prensa y los medios masivos de comunicación  izquierdistas, que son la mayoría en este país.

aldorosadoesposaehijosenbigbearcalif-001.jpg

Con su esposa e hijos en Big Bearcalif.

ZV: -¿Piensas que en caso de que fuera electo Mitt Romney éste tomaría medidas consecuentes en contra de la tiranía castrista?

ART: -Francamente no creo que una Administración republicana iría más allá de apretar un poco más las clavijas que Obama ha soltado, pero de ahí a liberar a Cuba, falta mucho trecho. Estimo que ninguna administración de Estados Unidos, ni ningún otro gobierno del planeta moverán un dedo para derrocar al castrismo y traer la democracia a Cuba, mientras el pueblo cubano, no se decida a amarrarse los pantalones y salga a la calle a reclamar y exigir sus derechos; inclusive, los del exilio histórico que en el pasado hemos peleado y combatido a la tiranía castrista con las armas en la mano, después de comprobar la poca disposición de los “opositores” a tomar la iniciativa, hemos llegado a la conclusión—y muchos a un acuerdo tácito—de que no acudiremos a no ser que la llama estalle y el pueblo de allá tome la iniciativa.

aldorosado-tueroalos2diasdenacido-001.jpg

Aldo Rosado-Tuero en el regazo de su madre, a los dos días de nacido.

ZV: -¿De qué parte de Cuba eres?

ART: -Soy de Caibarién, puerto de la costa norte de la antigua provincia de Las Villas.

sarahtueroviudaderosado-001.jpg

Sarah Tuero, viuda de José Rosado, madre del entrevistado.

ZV: -¿Puedes hablarnos de tu infancia, de tus padres, de la educación que recibiste?

ART: -Cuando nací mis padres vivían en Caibarién, y por lo tanto fui inscripto y pasé mi primera infancia en ese pueblo, pero en realidad nací en una finca que tenía mi abuelo materno en Cambao, en el término municipal de Yaguajay, pues mi padre llevó a mi madre a que pariera en casa de los padres de mi mamá. Nací, como relato en mi novela “Recuerdos de Aurelio” – “En un amplio bohío de tablas de palmas y techo de guano, situado en una pequeña elevación a la orilla de un arroyuelo de agua semi salobres que los lugareños llamaban pomposamente río Cambao”.

Mi madre Sarah, era una bellísima y joven campesina que se casó con mi padre, José, al que todos en la familia llamaban “Pepe”, que a lo largo de su vida desempeñó varios oficios, desde Administrador de una gran finca, propiedad de la familia Wolter del Río y Wolter Rojas, hasta comerciante.

sarahyaldoseibabo1942o1943-001.jpg

Sarah y Aldo, Seibabo, 1943.

Estudié la primera enseñanza hasta el ingreso al bachillerato en el Colegio Presbiteriano de Caibarién, donde me destaqué por mis buenas notas siendo casi todos los cursos Alumno Eminente. Comencé la segunda Enseñanza en el Instituto de Remedios, y ví interrumpido mis estudios por los avatares políticos de esa época y por combatir al gobierno de Fulgencio Batista, producto del Golpe de Estado del 10 de marzo de 1952. Al triunfo de “la revolución” intenté retomar mis estudios de bachillerato, pero lo abandoné a los pocos meses para integrarme de lleno a la lucha contra la incipiente tiranía.

aldorosadodeuniformeyarmado-001.jpg

Una vez salido de Cuba, después de haber participado activamente en el clandestinaje anti castrista, mientra luchaba independientemente de los grupos patrocinados por la CIA, contra la tiranía me las arreglé para terminar mis estudios. Me gradué de periodismo en la Universidad de New York y la UNAM de México y logré una licenciatura sobre Ornitología y Bird Biology (Biología de las aves”) en el instituto Ornitológico de la Universidad de Cornell, en Ithaca, N.Y.

aldoycelita1951-001.jpg

Aldo y Celia Gutiérrez Guevara, ambos alumnos eminentes, en un acto del Colegio Presbiteriano de Caibarién, 1951.

Mi padre murió en Cuba en 1965, cuatro años después que yo abandoné el país en 1961. Nunca pude visitar su tumba. Mi madre me acompañó y me ayudó a criar a mis dos hijos, mis 5 nietos y una biznieta, hasta el pasado 11 de noviembre en que a la edad de 96 años su cansado corazón se detuvo durante el sueño.

ZV: -¿Qué recuerdas de la Cuba de antes y qué extrañas más de aquel pasado?

ART: -Recuerdo con tremenda nostalgia mis años de colegio y mis relaciones con mis condiscípulos, los valores morales que me inculcaron en aquel colegio mantenido por la Iglesia Presbiteriana de Norteamérica y mis correrías por los campos villareños y camagüeyanos cazando tomeguines, explorando cuevas y mi maravillosa juventud en aquel paraíso marino que era el pueblo de mi feliz  y loca juventud. Y a veces lloro en las noches añorando mis vacaciones  en la finca de mis abuelos y mis correrías por los preciosos cayos de la costa norte de la isla grande.

aldoernestoybambi.jpg

Junto al poeta Ernesto Díaz, condenado a 40 años de cárcel en Cuba, de los cuales cumplió 22, y Luis Posada Carriles.

ZV: -¿Crees que el pasado, su memoria, podría ayudarnos a reconstruir nuestro país tras el castrismo?

ART: -No soy muy optimista al respecto. Cada vez vamos quedando menos de los que conocimos ese pasado y, como me dice mi esposa de 54 años de matrimonio: “Cuba puede ser reconstruída físicamente, con la ayuda del exilio y su dinero, en una década, pero reconstruir al cubano, al hombre nuevo del castrismo, críado sin valores morales ni cívicos, con el cerebro lavado después de varias generaciones sometidas al totalitarismo, acostumbradas a depender de ‘papá estado’ para todo, sin el hábito del trabajo y la responsabilidad, va a tomar varias generaciones”.

bodacivilaldoylidiarosado-001.jpg

Boda por lo civil de Aldo y Lidia Rosado.

ZV: -En algunas ocasiones la prensa de Miami ha debido citar tu web porque en ella se han descubierto cosas que no se ha atrevido esa prensa a publicarlas. ¿Por qué crees que la prensa de Miami, y en general, todavía le teme tanto o es tan carnera con los Castro?

aldocontucan.jpg

Con un tucán.

ART: -Unos porque quieran estar bien con la tiranía para que les permita establecer sus corresponsalías en la isla o para que no les expulse a sus corresponsales; otros porque están tremendamente infiltrados por personas que hasta ayer fueron periodistas, funcionarios y hasta agentes de inteligencia del castrato. El Nuevo Herald y el Canal 41 son el mejor ejemplo de lo que decimos. Al Canal 41, donde el ex secretario de Raúl Castro Alcibiades Hidalgo es uno de los “mandamases” y cada vez que llega de Cuba un técnico, camarógrafo o aguantador de cables le dan trabajo, es conocido como la sucursal del ICRT en Miami; además que la tiranía es dueña a través de testaferros y familiares de los jerarcas de muchas compañías que se anuncian en los medios.

tomeguindelpimachootrapareja.JPG

Tomeguín del Pinar (macho). De los aviarios de ART.

ZV: -Sé que amas el campo, y que tienes una colección de pájaros extraordinaria, ¿podrías ampliarme un poco sobre el tema?

ART: -Yo soy un guajiro de corazón, aunque mis primos del campo me decía que yo solo era  “guajiro amateur” porque jamás corté una caña, ni madrugué para ordeñar una vaca o levantar una carreta de caña de azúcar, pero es en el campo donde me siento a plenitud. Creo que soy un “homo ruralis”.

ornitologia-006.JPG

Desgraciadamente mi colección de aves y animales exóticos ya no es tan grande como la que tenía antes de que el huracán Andrew destruyera mi casa y mi granja, pero gracias a esa colección conservo la cordura en este mare magnum que es el diario vivir inmerso en la batalla en todos los campos contra no solo la tiranía castrocomunista, sino contra sus cómplices y protectores enquistados en el mundo libre.

aldofortjackson1-001.jpg

Aldo en Fort Jackson, Unidades Cubanas del Ejército Norteamericano.

ZV: -¿Crees que dentro de Cuba sea posible un movimiento libertario serio que derrumbe a los tiranos del poder?

ART: -Perder la esperanza sería lo último que haría, pero hay que ser realista y poner los pies en la tierra. Cada día intento una nueva vía de estimular a gente dentro de Cuba para hacer posible la estructuración de un movimiento serio que tenga posibilidades de éxito. Con dolor tengo que confesar que en los últimos meses he visto cosas terribles que le quitarían las ganas de luchar a cualquiera menos cabeziduro que yo, pero mi esperanza no muere ni me doy por vencido. Sigo pensando—aunque yo tal vez no llegue a verlo—que un día, un joven, un puro, examinará la historia de lucha de nuestro pueblo, se sentirá iluminado, levantará la bandera y guiará a los cubanos hacia su liberación definitva. No olvidemos que “la revolución es la obra de una resuelta minoría inasequible al desaliento”.

aldocayobahamas.jpg

Aldo en Cayo Bahamas.

ZV: -¿Cuál sería tu mensaje para los cubanos de Cuba, y para los jóvenes del exilio?

ART: -Tanto a los jóvenes que viven en el Archipiélago, como a los del exilio, les diría que la libertad no la regalan, que hay que ganársela a cualquier precio y haciendo sacrificios. Que de ellos depende el futuro de su nación. Que hay que seguir la máxima martiana de que “La libertad cuesta muy cara y es necesario o resignarse a vivir sin ella o decidirse a comprarla por su precio”. Y que un joven castrado no es un hombre y que contra todos los augurios Cuba tiene un luminoso destino que cumplir para ser ejemplo y guía de América. Que avancen hacia adelante con la cabeza metida en lo eterno y seguros de sus pisadas, con la convicción de que las fuerzas telúricas de nuestro suelo han de parir un día a ese joven puro a que me refiero en la anterior respuesta.

guilleestebitaaldo.jpg

Con Guillermo Novo y Esteban Fernández.

ZV: -Muchas gracias, si quieres añadir algo

ART: -Me gustaría agregar lo siguiente: Alguien preguntó hace poco que como yo quería ser recordado y mi respuesta fue que por encima de cualquier logro, deseaba resaltar que fui un luchador que nunca se ha rendido y que estaría conforme, cuando abandone mi envoltura terrenal, con un simple epitafio: NUNCA SE RINDIÓ.

diplomacochairman-001.jpg

Diploma Co-Chairman.

alaintemperiepresentacion.jpg

En su programa televisivo A la Intemperie, junto a Dionisio de la Torre.

aldorosadoavalladaresymarypazmartinez-1.jpg

Junto a Armando Valladares y Maripaz Martínez Nieto, también entrevistada en este espacio.

aldoorangbowlparade.jpg

En una manifestación interrumpiendo el Orange Bowl Parade, Miami.

Programa televisivo A la Intemperie con el Preso Plantado Ángel de Fana, que realiza con Luis Alberto Ramírez, y entrevista junto a Dionisio de la Torre:

A la Intemperie, programa más reciente:

La apacible firmeza de Rosa María Payá Acevedo.

Martes, 4 Septiembre 2012

rosamariapayabild.jpg

Rosa María Payá, en la ceremonia fúnebre de su padre.

Yo también había oído hablar de ella, a través de su padre, brevemente, cuando mencionó a su familia en una conferencia que dio en París hace algunos años. Pero la he conocido ahora, desafortunadamente en un momento terrible para todos los cubanos, y sobre todo para ella, su madre y hermanos, la pérdida de su padre, Oswaldo Payá Sardiñas, Premio Sajarov por los DDHH, y el líder del Movimiento Cristiano Liberación, y de su amigo Harold Cepero Escalante, también activista del movimiento.

Por la manera de comportarse desde que ocurrieron los hechos puedo percibir que se trata de una joven diferente, de modales dulces y apacibles, aunque de carácter firme. No se ha separado de los suyos ni un momento y salta en su defensa sin ningún temor. Su lenguaje es correcto, sencillo, claro. Me gustaría conocer más a la hija de un hombre en cuyo corazón palpitaba la paloma de la paz y de la dignidad.

Le envié un cuestionario en forma de entrevista hace algunas semanas. Acabo de recibir sus respuestas, y quedo admirada y agradecida con ellas. Acompañándolas, también una carta, que no habla más que de su magnífico equilibrio y de sus buenas maneras y educación. En medio de su dolor, ha tenido tiempo no sólo para responderme, además para escribirme lo siguiente:

Querida Zoé,

Espero que esté muy bien.

Lamento mucho tanta demora, se me rompió la memoria donde guardaba mis respuestas y tuve que conseguir un programa para recuperar la información que allí tenía, pero sé que eso no es excusa que justifique tanto tiempo perdido. Imagino que usted es una mujer muy ocupada y agradezco toda la solidaridad que ha mostrado a mi familia en estos desolados momentos. Sé que ya me he demorado mucho, pero si hay algo más que usted quiera saber, algo que no haya quedado claro o cualquier asunto en lo que yo o mi familia podamos servirle, por favor solo dígame. (Nota mía: Me envía su teléfono y su email).

Quedo a su disposición, gracias de nuevo,

Rosa María Payá Acevedo.

Llevo años oyendo hablar de usted a mis amigos, gracias por la oportunidad.”

La oportunidad es mía, lástima que sea en las condiciones actuales. Y soy yo quien de nuevo le agradece.

ZV: -Es usted muy joven, 23 años solamente. Creció en un hogar donde siempre se luchó por la libertad y por la democracia, ¿cómo fue su infancia sabiendo que crecer de este modo bajo un régimen totalitario no sería nada fácil?

RMPA: -Supongo que mi infancia, en términos materiales, no fue muy distinta a la de otros niños que, como yo, fueron a la primaria durante el absurdamente llamado período especial. He estado viendo unas fotos de esos años en estos días y me he espantado un poco de lo flacos que estaban mis padres. He pensado en lo difícil que debió ser cuidar de tres niños pequeños en medio de la escasez y la represión añadida que sobre ellos existía. Recuerdo mi niñez como un período muy feliz, imagino que los adultos de mi casa se afanaban porque no notáramos su esfuerzo.

Las navidades eran de fiesta y villancicos, es que mi papá adora los villancicos.

Siempre sentí que mi familia era especial, pero es posible que así se sientan todos los niños. Mis hermanos y yo no hacíamos guardias pioneriles, ni asistíamos a la mayoría de las actividades políticas, y digo la mayoría porque en las escuelas cubanas es muy difícil que termine el día sin haber presenciado algún acto que no esté contaminado con el mensaje del régimen. Ese comportamiento y la advertencia que sabemos tenían nuestros maestros, debido a las visitas de intimidación que la Seguridad del Estado ha venido haciendo desde que existimos a nuestros centros de trabajo o estudio y a los hospitales en los que nos atendemos, nos hacían diferentes a los ojos de los demás.

8d28b88e-6ed0-434f-932e-0f93dcb9e5b4_mw800_s.jpg

Oswaldo Payá Sardiñas frente a su casa pintada por los esbirros del régimen con insultos a su persona.

En Julio de 1991, en la que era nuestra casita de la calle Santa Teresa en el Cerro, el MCL recogía firmas para un Programa Transitorio que se proponía entre otros objetivos destituir de su cargo a Fidel Castro. Un número considerable de personas acudían allí para dar su firma de respaldo. Brigadas de respuesta rápida asaltaron la casa, destruyeron mucho, se llevaron las firmas e hicieron un gran acto de repudio. Dejaron grandes carteles con pintura negra que cubrían toda la fachada. Decían cosas como: Payá Gusano, Abajo Payá … Yo no recuerdo estos hechos porque era muy pequeña, mi mamá estaba embarazada de mi hermano menor en ese entonces y nosotros no estábamos viviendo allí. Mis padres decidieron no pintar la casa y aquellos letreros negros permanecieron así por más de ocho años. No tengo memoria exacta de los acontecimientos de mi infancia, evoco mejor las sensaciones, solo creo recordar que sentí una mezcla de vergüenza y orgullo, en las escasas ocasiones en que mis padres me llevaban por allí mientras duraron los carteles. Hasta hoy no le había puesto nombre a ese sentimiento.

oswaldo-paya-y-su-familia.jpg

Con sus padres y hermanos.

ZV: -¿Puede hablarme de su padre en familia, cómo era Oswaldo Payá Sardiñas con sus hijos, qué enseñanza y legado les dejó? Me sorprende su lenguaje, para nada viciado con la forma de hablar de la mayoría de los cubanos que toman un micrófono…

RMPA: -Mi papa es el centro de mi hogar, él disfruta pasar tiempo en familia y compartir con los amigos, pero también con nuestros amigos, no recuerdo una sola fiesta nuestra en la que él no haya participado.

Se mete en todo, a veces demasiado, quiere conocer hasta el más mínimo detalle de nuestras vidas. Adivina nuestros pasos, cosa que no nos gusta mucho. Está siempre preocupado por nuestra seguridad, y eso provoca discusiones con nosotros, no duerme, ni deja dormir a mi mamá, hasta que el último hijo llega a casa. Él sabe que el peligro acecha, pero nosotros no lo comprendíamos del todo.

Tener un padre como el nuestro paradójicamente nos aseguraba no estar jamás demasiado preocupados, porque él siempre encuentra una solución para los problemas. Nada es tan terrible si cuentas con su ayuda y siempre puedes contar con su ayuda. Él es todo el tiempo optimista, constructivo, sabe casi todo lo que se puede saber y está esperando la oportunidad para transmitir sus conocimientos. A su lado, los momentos son para aprender, también a ser feliz.

No sé hablar de mi papá en pasado y es difícil hablar por mis hermanos, diré lo que creo que ellos también sienten. Mi padre nos deja su amor por la vida, por los otros y por Cuba, su fe profunda, su confianza en que vivimos y morimos en las manos de Dios y ese es el mejor de los lugares. Nos deja la experiencia de la familia, imperfecta, pero real y amada, extremadamente amada. El coraje para seguir viviendo a pesar de las circunstancias, para esperar contra toda esperanza. Nos enseña a vivir en libertad, esa que garantiza la paz interior y nos lega la sensibilidad para no despreciar nunca al prójimo por muy despreciable que ante la sociedad parezca. Finalmente, aunque sé que aun no lo he dicho todo, nos deja una vida, que no ha sido jamás aburrida, que no conoce la mediocridad, llena de recuerdos plenos que nos servirán para buscar y encontrar la felicidad nuestra y ajena, durante todos los años que nos queden por vivir.

… No entiendo bien su sorpresa, habiendo escuchado durante tanto tiempo a mi padre hablar.

osw-rosa-harold-rey.jpg

Rosa María Payá con sus hermanos y con Harold Cepero, durante la reciente visita del Papa a Cuba.

ZV: -En una foto, durante la última visita del Papa a Cuba, se le ve a usted, con sus dos hermanos, y con Harold Cepero Escalante, portando un cartel, donde dice “La verdad los hará libres”. Usted está muy sonriente. ¿Qué recuerda de ese día? ¿Por qué el mundo no se hizo eco de ese cartel que sacaron ustedes en ese momento?

RMPA: -Esa foto fue tomada alrededor de las cuatro de la mañana. Harold, mis hermanos y yo nos habíamos ido a encontrar bien tarde en la noche anterior con los jóvenes católicos, que estaban en la catedral y saldrían en la madrugada caminando hasta la Plaza, donde tendría lugar la misa.

El plan era salir en peregrinación a las 5am, pero se filtró entre nosotros que ya desde más temprano habían llenado la plaza con personas que el gobierno había traído forzosamente y que no respetarían el lugar para los jóvenes, así que salimos todos antes, a las 3am, con la esperanza de conseguir llegar a tiempo para poder estar cerca del altar. Hasta hoy estoy orgullosa de la forma en que todos esos muchachos se comportaron en medio de aquel ambiente hostil, pues desde que llegamos a la catedral pudimos ver que junto a los pocos cientos de jóvenes católicos había un número similar de personas que a corta distancia, por momentos peligrosamente corta, hacían “guardia”.

Cuando los jóvenes llegamos al lugar de la misa fue peor, nos detuvieron entre las obscenas barandas  de hierro y las innumerables personas que ya a esa hora el gobierno había vomitado allí. Algunos de ellos nos exigían que abriésemos nuestros carteles para revisar lo que decían. Después de un tiempo que a mí me pareció eterno, abrieron una pequeña entrada y en medio del desorden y la carrera, los jóvenes logramos hacernos de un lugar y sentarnos para esperar la misa. Nuestro espacio se iba reduciendo casi mágicamente para el momento de la homilía estábamos tan apretados que si mi hermano se sentaba yo tenía que pararme.

Recuerdo la alegría de encontrar a nuestros padres y a mi tía, después de aquella jornada tan absurda y tirarnos fotos, reír y hacer el signo de Liberación entre los amigos, impunemente, frente al desconcierto de todos los agentes de la Seguridad del Estado que desde temprano seguían a mis padres, sumados a los que nos seguían a nosotros.

ZV: -¿Por qué el mundo no se hizo eco de ese cartel que sacaron ustedes en ese momento?

RMPA: -Esa última pregunta deberá hacérsela usted al mundo, pero sospecho que los cubanos no deben esperar por ese mundo para tomar el camino de la verdad, ese que nos conduce a la liberación. De hecho, no creo que estemos esperando.

ZV: -Usted forma parte del Movimiento Cristiano Liberación, y ahora su madre ha quedado como líder única, ¿compartiría usted ese liderazgo con su madre?

RMPA: -El Movimiento Cristiano Liberación está dirigido por un consejo coordinador, del que mi padre y Harold formaban una parte muy importante. No es un movimiento familiar, aunque mi familia se encuentre, tan implicada y comprometida con su trabajo y sus objetivos. Este consejo coordinador continúa dirigiendo el MCL, ahora tan acosado y vigilado a lo largo de toda la isla. 

La estrategia, suscrita por la mayor parte del movimiento democrático cubano y por otras muchas personas de buena voluntad, está descrita en el “Camino del Pueblo”, que renace hoy con más fuerza ante los desafíos de estos días. Continuamos trabajando en el “Proyecto Heredia” que es la iniciativa de ley de reencuentro nacional y contra la discriminación de los cubanos en su propio país.

No creo que los cubanos, ni el MCL, necesiten ahora un líder único, queremos los derechos, para poder escoger libremente un gobierno que responda a las necesidades del pueblo y para poder cambiarlo si se pervierte. Y mi padre, junto a otros, nos ha dejado el camino y las herramientas para obtenerlos, seguimos trabajando.

218330_123366774408133_1777113_o.jpg

Rosa María Payá con su abuela.

ZV: -¿Qué piensa de la juventud cubana y cómo veía Oswaldo Payá a esa juventud?

RMPA: -En los últimos años el Movimiento Cristiano Liberación se ha nutrido de jóvenes, aunque no exclusivamente. Mi padre siempre está acompañado de chicos, también en su trabajo como especialista en electro-medicina, su tono pedagógico y radical es cautivante para la juventud. El día de su muerte, viajaba rodeado de muchachos.

Mi papá mira con esperanza hacia la juventud. No desconoce las presiones a las que los jóvenes estamos sometidos. Muchas veces me ha dicho que el de los universitarios es uno de los grupos más indefensos y chantajeados de la sociedad cubana. Pero él confía en la frescura de los jóvenes y en esta generación que no para de dar muestras de inconformidad, que no tiene patológicos compromisos impuestos con este gobierno, que quiere vivir y ser feliz.

Yo pertenezco a esa generación que no se cree más las mentiras de su infancia. Es cierto que entre nosotros aún hay mucho miedo: el temor de ser expulsados de la universidad, o a perder el trabajo, o a que la familia pague las consecuencias. Mas los jóvenes cubanos no tenemos nada, o casi nada. Salvo privilegiadas excepciones, estamos condenados a la pobreza, a sobrevivir robando o entrar en el juego de la corrupción. Es cierto que muchos ven como única solución abandonar el país, pero también están los que prefieren quedarse y los que no cuentan ni contarán nunca con la opción de irse. Este panorama me sugiere que a los jóvenes cubanos nos va quedando poco que perder, lo que significa que tenemos todo por ganar, esta es una situación muy delicada para un sistema que no tiene nada que ofrecer. Nosotros lo sabemos, ellos lo saben: a pesar del miedo, el tiempo, la razón y la acción están de nuestro lado.

oswaldo-paya-y-harold-cepero.PNG

Oswaldo Payá Sardiñas y Harold Cepero Escalante.

ZV: -¿Me puede describir el carácter de Harold Cepero Escalante? Sabemos poco de él…

RMPA: -Harold es la persona joven más libre que he conocido. Su vida ha sido tan plena, tan llena de significado que los que están relacionados con su muerte no saben, realmente no pueden imaginarse, lo que hicieron, lo que le hicieron a Cuba y a sí mismos. 

Harold conserva la inocencia  del guajiro de Chambas mezclada con más agudeza y preparación de la que quisieran gozar muchos afamados políticos de la actualidad. Es una de las pocas, poquísimas vidas de las que uno puede decir, realmente vive según decide. Él decidió firmar el Proyecto Varela cuando era un estudiante de tercer año de veterinaria en la Universidad de Camagüey, pero en su historia no hay nada hecho a medias, y él no solo lo firmó, sino que comenzó a difundirlo entre sus compañeros. La envidia y la cobardía se unieron para expulsarlo a empujones de aquel centro. Hecho que solo sirvió para avivar en él el ideal de liberación y para ejemplificar la perversión de un sistema incapaz de asimilar la diversidad. Harold continuó trabajando en el MCL hasta que entró al Seminario de San Carlos y San Ambrosio, donde permaneció en fidelidad hasta que decidió que su fe lo llamaba a un servicio diferente. Y volvió a vincularse al MCL, nunca se había ido del todo. Su discurso, su audacia y su sensibilidad para descubrir y socorrer la necesidad del prójimo nos inspiran a todos dentro del movimiento. Se hace imprescindible, en algunos aspectos se parece tanto a mi padre…

Cuando digo vida plena lo digo conscientemente, pues Harold también trabaja, se enamora, tiene novia, baila rock and roll y salsa, lee sin parar. Un vez mientras intentaba enseñarme a fumar tabaco, me dio una explicación larguísima y divertida sobre la composición del Habano, después de confesarme que no tenía la más mínima idea previa de lo que estaba diciendo, salvo algunos términos que alguien le había mencionado unos días atrás.

Dicen que a los hombres se les conoce por sus amigos y él era amigo de todos. Desde que estaba en el seminario, lo mismo salía a jugar football con los descalzos niños de la Habana Vieja que almorzaba con obispos y periodistas. Nosotros, sus amigos, no podremos olvidarlo, ni reemplazarlo, mientras vivamos el vivirá.

cub19.jpg

Rosa María Payá Acevedo con su mamá Ofelia Acevedo Maura y su abuela.

ZV: -Tanto usted como su mamá y muchos cubanos estamos convencidos de que la muerte de Payá y de Cepero no fue accidental, ni creemos que el régimen castrista ha dicho la verdad. Ustedes han presentado pruebas suficientes y han exigido una investigación por parte de personas que no respondan a los intereses del castrismo. ¿Por qué cree que países como España y Suecia, implicados en esto de manera indirecta, no han apoyado esta demanda?

RMPA: -El mensaje y las conversaciones que sostuvimos con nuestros amigos en Estocolmo y en Madrid, la historia de amenazas y atentados que sobre la vida de mi padre pesaban por parte de la Seguridad del Estado y todas las informaciones sobre los hechos que terminaron con la vida de mi papá y de mi amigo que han llegado a nuestras manos nos prueban que las cosas no sucedieron como la televisión cubana y Granma las cuentan. Las desesperadas y contradictorias explicaciones que el gobierno se ha forzado a sí mismo a ofrecer, nos vienen a confirmar que lo sucedido no fue accidental. Hemos recibido y agradecemos profundamente el apoyo de tantas personas, organizaciones y gobiernos en el mundo, que reiteran la necesidad de una investigación independiente del gobierno cubano, que nos ayude a encontrar la verdad de lo sucedido.

Pero señora, de nuevo, esa pregunta que usted me hace deben responderla España y Suecia, no yo. Usted vive en libertad, usted puede preguntarles y estos pueden responderle. Yo ya les he pedido la verdad, lo que saben –porque yo sé que saben- y al respecto solo he obtenido el silencio.

 … es la soledad a oscuras cuando los amigos callan.

ZV: -¿Ha podido ver las declaraciones de Aron Modig a la Televisión Nacional Sueca, qué piensa de ellas? ¿Seguirán ustedes pidiendo visitar a Ángel Carromero?

RMPA: -He podido ver algunas declaraciones, no sé si eso ha sido todo. Siento pena por Aron. Imagino que mintió en las declaraciones que hizo en Cuba porque estaba bajo las presiones de la Seguridad del Estado y no sé bajo cuantas presiones continúa estando hoy en día. 

Seguiremos pidiendo entrevistarnos con Ángel Carromero, aunque sabemos que está en las manos del gobierno cubano y después de un mes con la Seguridad del Estado, se puede esperar cualquier reacción.

ZV: -Por último, qué mensaje en relación a lo sucedido con su padre, con su pensamiento político, con el MCL, y el futuro de Cuba, le gustaría enviar al mundo, y a los cubanos de adentro y del exilio?

RMPA: -Vuelvo a agradecer la solidaridad que desde muchas partes del mundo y desde Cuba mi familia y el MCL han recibido. Recuerdo a todos nuestros amigos y a todas las personas de buena voluntad que nuestra lucha por conocer la verdad de los hechos que pusieron fin a las necesarias vidas de mi padre y de Harold no ha terminado. Necesitamos de su apoyo, en la página www.oswaldopaya.org pueden encontrar los pasos que vamos dando encaminados a realizar una investigación independiente y también la forma en que pueden ayudarnos, respaldando nuestra demanda.

Usted me pregunta qué mensaje me gustaría enviar al mundo, pues mi esperanza es que el mensaje de mi padre, de Harold y del MCL llegue a todos y continúe fecundando:

“Es momento de construir la nueva era para Cuba, con respeto a todas las personas de todas las ideas y creencias, de todas las razas y regiones del país, de todas las historias, posiciones políticas y experiencias, todos como hermanos, sin exclusiones, con derecho y oportunidades para todos, fraternalmente, en esta bella isla que Dios nos dio.” Porque, “si de todos es el problema, de todos es la esperanza y la solución. Por eso exigimos transparencia para Cuba, porque el pueblo tiene derecho a saber y a decidir. Ese será el inicio de la solución pacífica y así, con el aporte de todos, alcanzaremos los cambios buenos para todos.

Eso es Liberación”

Oswaldo Payá Sardiñas

Julio/2012

Desde aquí, una vez más, lanzo la pregunta a los gobiernos de España y Suecia, ¿por qué razón no ha habido una exigencia de parte de estos gobiernos para que se lleve a cabo de manera inmediata una investigación exhaustiva sobre el “accidente” que le costó la vida a dos demócratas cubanos?

Iván García, un periodista transparente

Viernes, 31 Agosto 2012

 ivan.jpg

“Es mi foto preferida: estoy con una camiseta de Brasil, mi selección favorita de fútbol,  y acababa de recibir un Tissot, el primer buen reloj que he tenido en mi vida, regalo de uno de un amigo suizo. La foto, de noviembre de 2006, me la hizo una socióloga y antropóloga de Berna, experta en Cuba y su gente.”

Llevaba tiempo deseando entrevistar a Iván García, quien no solo es uno de los mejores periodistas independientes que hay en Cuba en estos momentos, además es una persona a la que respeto por sus firmes convicciones políticas que pasan siempre después de su profesionalismo, como debe ser en todo periodista. Cosa rara en estos tiempos, que un periodista no consiga un espacio gracias a sus militantismo de izquierda, o que ese mismo espacio se pierda debido por el contrario a una afiliación en la derecha. Iván García es un periodista equilibrado, y dentro de ese equilibrio, destaca de manera sobria, sin alardes desmesurados, su profundo anticastrismo. Dice ser un “electrón libre”, aunque cuerdo.

Le envié este cuestionario hace casi un mes, a raíz del “accidente” que le costara la vida a Oswaldo Payá Sardiñas y a Harold Cepero Escalante, la prisión a Ángel Carromero, y una extraña liberación a Jens Aron Modig.

Demoraron sus respuestas porque, al igual que la mayoría de los cubanos, Iván García no posee las facilidades para conectarse a internet, y las preguntas fueron enviadas a través del correo de la periodista Tania Quintero, su mamá, exiliada en Suiza, por donde mismo regresaron mis preguntas con sus respuestas.

ZV: - Dónde naciste, en qué año y qué recuerdas de tu infancia y de tu barrio.

IG: -Nací el 15 de agosto de 1965 en La Habana. Hasta los 13 años residí en la barriada pobre y marginal de El Pilar, municipio Cerro, colindante con Atarés y a tiro de piedra de la Esquina de Tejas y el Estadio Latinoamericano. La felicidad es relativa. Tenía los juguetes que me tocaban por la libreta una vez al año, y no los que deseaba, sino aquéllos que quedaban cuando nos tocaba comprar, casi siempre bates y pelotas, pues en esa época se hacía una lista y si a uno le tocaba el primer o segundo día podías adquirir algún juguete de calidad, pero en mi casa por lo general compraban el quinto o sexto día. Tampoco tuve televisor hasta diciembre de 1977, los dibujos animados los veía en las matinés dominicales en el Guisa, cine del barrio del cual recuerdo sus butacas rojas gastadas y el olor a orine de gato y moho.

balcon.jpg

“1966. A la izquierda, Dulce Antúnez Aragón, primera esposa de Blas Roca, secretario general del Partido Socialista Popular, hermana de mi abuela y tía de mi madre, tiene cargada a mi hermana Tamila, de 2 años. En el centro, mi madre, Tania Quintero Antúnez, conmigo en brazos, con 1 año.  A su lado, mi abuela Carmen.”

En los primeros años de mi infancia mi pasión fue el béisbol. Lo escuchaba en un viejo radio RCA Víctor carmelita de forma ovalada, que en el mejor momento del juego se quedaba mudo. Con un par de golpes volvía a escucharse. Soy hijo de padres divorciados, mi papá era abogado y hablaba hasta la eternidad. Cuando íbamos a algún lugar, podíamos demorar horas, pues él se detenía a charlar con las personas sobre algún problema de vivienda, su especialidad. Murió cuando yo tenía 12 años.

Entonces vivíamos en un apartamento antiguo y desvencijado en un segundo piso de la calle Romay. Mi madre trabajaba, antes de ser periodista fue mecanógrafa, maestra y secretaria. A mi hermana Tamila y a mí nos crió nuestra abuela Carmen. Todo un personaje. Ella me dejaba jugar hasta tarde en las cuatro esquinas o desandar por todo el barrio. Algunos de mis amigos residían de manera precaria en un solar inmenso frente a la casa. Tenía un vecino adulto, el hoy afamado compositor cubanoamericano Jorge Luis Piloto, que vivía en un minúsculo cuarto del primer piso de nuestro edificio. En aquel momento yo pensaba que Jorge era rico, porque tenía televisor y una guitarra. En su cuarto veía la pelota, los dos éramos fanáticos de Industriales. Y en las tardes de ocio, que eran casi todas, nos entreteníamos en lanzar una bola de masilla contra un redondel que pintábamos en la pared.

Mi hermana y yo compartíamos un pequeño escaparate donde sobraba espacio. Tenía tres pares de zapatos: los colegiales, unos tenis viejos para mataperrear y un par de piel, que eran los de salir -aunque hubo un año que los de salir fueron unos ‘kikos’, como le decían a aquel horrible calzado plástico, producido en la  isla en sustitución de los zapatos de piel. Más horribles todavían eran las botas ortopédicas. Además de poca, mi ropa era fea, como casi toda la de los niños nacidos en los 60 y que para vestirnos dependíamos de lo que vendieran por la libreta de productos industriales, que por suerte hace años desapareció. Cuando las medias desaparecieron del mercado nacional, las mujeres que sabían tejer a crochet se pusieron a tejer medias para niños, con el hilo que encontraran. Eran ‘cheas’ y molestas. Luego de un rato puestas, el tejido se te incrustaba en la piel.

No comí todas las golosinas que hubiera deseado y mi hermana y yo debíamos esperar a que mi madre cobrara su salario de ciento y pico de pesos para ir a un buen cine, a la pizzería Doña Rosina en el Vedado o tomar helado en Coppelia. Pese a todo, tuve una infancia feliz. Lo mejor, que todos lo sábados Tamila y yo íbamos a la Biblioteca Nacional y estábamos muchas horas leyendo libros infantiles. Lo peor, el humo contaminante que vertían las chimeneas de la fábrica de jabones y detergentes Sabatés, cercana a la escuela primaria, la Romualdo de la Cuesta, en la calle Estévez, también en el Cerro. Soy asmático desde los dos años. El alergista le aconsejó a mi madre mudarse. Eso aconteció en febrero de 1979. Desde esa fecha resido en la Víbora, antes una barriada de clase media, hoy con muchos bolsones de pobreza, igual que toda la capital.

ZV: -¿Qué pensabas que sería tu vida cuando eras un adolescente?

IG: -En un tiempo deseé ser pelotero como Agustín Marquetti o Rodolfo Puente, a quienes conocí  gracias a mi madre cuando era periodista de la revista Bohemia, después la única profesión que me gustaba era el periodismo. Era lógico. Crecí correteando dentro de los pasillos y redacciones de Bohemia. De puntillas veía las reuniones de los reporteros. Grandes de la pluma como Enrique de la Osa, Mario García del Cueto, Enrique Capetillo o Zacarías Tallet charlaban conmigo como si yo fuese un adulto. Una mañana, Jorge Alfonso, uno de mis ídolos del periodismo deportivo, me llevó con él a la inauguración de una serie nacional de béisbol en Matanzas. Como era tan majadero, mi madre cargaba conmigo en sus viajes de trabajo a las provincias. En la casa, uno de mis entretenimientos era transcribir de una grabadora las entrevistas que mi madre hacía. Sabía que de una forma u otra mi destino era ser periodista. De academia o empírico, pero periodista.

ZV: -¿Qué estudiaste, dónde desarrollaste tu ambiente laboral antes de devenir periodista independiente?

IG: -No terminé el bachillerato, ya para ese entonces tenía un montón de problemas “de carácter ideológico”. Una tarde, el profesor de Historia me amenazó con llamar a mi madre y al director del preuniversitario si seguía contando relatos tergiversados sobre las brutalidades cometidas por Stalin. En aquel entonces leía muchos libros prohibidos para la mayoría de la gente en Cuba. Me acuerdo que cuando me botaban del aula me iba a la biblioteca a leer La Gran Estafa de Eudocio Ravines, que llevaba en mi carpeta forrado con una carátula de Fidel Castro, para no llamar la atención. Cuando cursé la secundaria, le dije a un profesor que no iba a participar en los actos de repudio, a los cuales alegremente iba toda el aula a lanzar piedras y huevos culecos a las viviendas de personas que habían decidido marcharse del país. Se llamaba Andrés y daba clase de Literatura, me dijo: “No vayas, esfúmate, pero no digas nunca lo que piensas, eso en Cuba te pude traer muchos problemas”. A los pocos meses se fue por el puerto del Mariel. Era 1980.

Esa etapa marcó mi vida. Fue un antes y un después. A partir de ahí terminaron mis dudas con respecto a la buena voluntad de Fidel Castro y su revolución verde olivo. Al no terminar el preuniversitario no pude optar por estudiar periodismo. Tampoco me hubieran aceptado por mi conducta “impropia”. Pasé 3 años el servicio militar. Al terminarlo, laboré en distintos oficios: ayudante de albañil, en los talleres de la revista Bohemia, en un poligráfico, auxiliar de plomería, hasta que mi madre me consiguió una contrata en el ICRT. Como sabía escribir en máquina, fui una especie de secretario de Roberto Romay, un funcionario del DOR que estaba al frente de un grupo de reporteros de los servicios informativos de la televisión, entre ellos Tania Quintero, mi madre.

Lo menos que hice fue mecanografiar. Romay me dejó participar en la filmación y producción de algunos programas, entre ellos Puntos de Vista. A Tania le gustaba invitar a trabajar con ella en la realización de los programas a jóvenes, fueran periodistas o no, pero con ideas creativas. Una vez, en 1987, durante un Festival de Cine a un imberbe humorista, Alexis Núñez Oliva, hoy productor ejecutivo en Televisa, y a mí, nos dejó que saliéramos solos a la calle a grabar y hacer entrevistas para un Puntos de Vista sobre cine, radio y televisión que Tania estaba haciendo. Fue una etapa donde aprendí mucho al lado de profesionales como Lissette Bustamante, Iría González Rodiles y Leda Creah. Estuve muchas horas en cubículos de edición, vi cómo se armaba un espacio televisivo de 30 minutos. Una buena escuela.

ivancarta.jpg

“ Diciembre de 2003, en payama en mi casa, leyéndole a un periodista suizo la carta que Raúl Rivero enviara desde la prisión de Canaleta y que mi madre el día que se fue al exilio en Suiza, el 25 de noviembre de 2003, no quiso llevar consigo por temor a que se la quitaran en el aeropuerto.”

ZV: -Eres de los que con mayor equilibrio informas sobre la realidad cubana en estos momentos, ¿cuándo decidiste ser periodista independiente?

IG: -Después de terminar mi contrata en el ICRT estuve haciendo medias en las esquinas, como muchos jóvenes en Cuba. Ya estábamos a las puertas del ‘período especial’. Siempre, antes y ahora, me he relacionado con esa amplia gama de pícaros, buscavidas y marginales que existen en todas las ciudades. Conozco a dueños de “burles” (casinos particulares de juegos), boliteros, drogadictos, ex convictos, jineteras, ladrones de cuello blanco y ladrones de pata de cabra, mendigos, homosexuales, funcionarios y policías corruptos. Mucha de esa gente son protagonistas de mis crónicas. Me gusta escribir sobre los fracasados y los perdedores. Historias que no cuenta la prensa oficial, tan dada al triunfalismo.

Llegué al periodismo independiente en diciembre de 1995. Mi madre ya pertenecía a la agencia Cuba Press, fundada tres meses antes y dirigida por el poeta Raúl Rivero. Rivero, del cual tenía referencias por sus libros de poesía, una mañana me dijo: “Escribe un par de crónicas, luego veremos”.  Redacté dos textos que a la distancia me avergüenzan, pero Raúl los aceptó. Me integré a Cuba Press, la más profesional de las agencias de periodismo independiente que hubo, con varios periodistas procedentes de los medios oficiales. Comencé como todo novato, redactando noticias sobre detenciones y juicios a opositores. A ratos, escribía historias de La Habana subterránea. Después Rivero me recomendó que me dedicara a escribir de deportes y “de lo que te dé tu real gana”.

ZV: -Es sabido que fuiste detenido e interrogado en varias ocasiones, ¿tú te consideras un periodista o un opositor o ambas cosas?

IG: -Mucho antes de ser periodista independiente estuve detenido dos semanas. Fue en marzo de 1991. Fui acusado de ‘propaganda enemiga’. Estuve en una celda de Villa Marista. Al salir tuve que soportar el acoso de los tipos duros de la Seguridad. Después de haberme iniciado en el periodismo continuaron las detenciones, ahora breves. Y las ‘charlas’ con oficiales de la policía política, más o menos amenazantes y chantajistas. De esas citaciones y ‘charlas’ no se libra nadie que en Cuba decide públicamente disentir. En esas ‘conversaciones’ tratan de hacerte cambiar de opinión y lo mismo pueden ‘conversar’ en tu casa, en una unidad de policía o una residencia de la Seguridad del Estado, a donde suelen llevar a los disidentes más conocidos. Pero a mí siempre me citaron para estaciones de policía y en una ocasión en el registro civil del municipio 10 de Octubre. La última ‘cita’, en agosto de 2010, fue en una unidad militar, con dos oficiales, uno de la Contrainteligencia Militar y otro del Departamento de Seguridad del Estado.

dsc00981-1.jpg

Aunque en la citación no lo dice, en la ‘entrevista’ también participó un oficial del Departamento de Seguridad del Estado. Para más detalles, leer: En otros países por escribir un artículo no te citan, te matan; Citación oficial y “Hay una línea tenue que no se puede cruzar“. 

dsc00982-1.jpg

Creo ser un periodista incómodo. No pertenezco a ningún grupo opositor y no estoy sujeto a ningún tipo de censura, salvo la que impone la cordura. Soy muy crítico con el sistema diseñado por los hermanos Castro, y a veces también lo he sido con el rol desempeñado por la oposición. Soy un cazador solitario de historias. Un tipo que escribe lo que le apetece. Un electrón libre.

ZV: -En estos días hemos vivido uno de los mayores traumas provocados por el supuesto accidente donde perdieron la vida Oswaldo Payá y Harold Cepero. Para mí y para una gran mayoría no se trata de un accidente, ¿qué crees tu?

IG: -Como periodista no tengo todos los elementos para poder escribir que fue un complot. Como ciudadano sospecho que la historia real del accidente donde perdieron la vida Oswaldo Payá y Harold Cepero está por contar. Algún día, Zoé, se abrirán las puertas de los secretos de Estado y se sabrá lo que aconteció. Soy de los que piensa que en las alcantarillas del poder de todos los gobiernos, a discreción y en determinados momentos, se han utilizado las ejecuciones extra judiciales. No es solo la duda de lo acaecido a Payá. ¿Y Laura Pollán? ¿Wilmar Mendoza? ¿Orlando Zapata?

Si vamos más lejos, debiera hacerse una investigación a fondo sobre las muertes por infarto o cáncer de varios de los militares enjuiciados en 1989 por narcotráfico. A mí nunca me convenció la versión oficial del accidente del maestro de espías, Manuel Piñeiro, alias Barba Roja, tampoco el infarto del ex ministro del Interior José Abrahantes. No soy fanático a la teoría de las conspiraciones. Pero el General que rige los destinos de Cuba es un conspirador en estado puro. Así lo hizo constar en un informe un agente de la KGB que en los años 50 conoció a Castro II.

dsc00052.JPG

“ Julio de 2009, escribiendo en la laptop, en el cuarto de mi hija.”

ZV: -En 2009, cuando ocurre la eclosión de los blogs cubanos en la isla, los nuevos comunicadores que en aquel momento no se llamaban opositores ni disidentes, polemizaron con Payá, ¿cómo fue eso? Porque a algunos nos llegaron ecos, pero el único que asumió y escribió un artículo titulado El Cristo del Cerro fuiste tu. Hoy pareciera que ninguno de ellos tuvo un dilema con Payá.  

IG: -En lo personal, respeto la ética y sólidas convicciones de Oswaldo Payá Sardiñas. También reconozco su meritoria labor al frente del Proyecto Varela. Discrepaba con Payá por sus métodos al enfrentar la autocracia. Soy de los que piensa que usando las mismas armas del gobierno poco se podrá alcanzar. En 2009, Payá emitió un documento en los que enjuiciaba -a mí me pareció que incluso daba órdenes- a los blogueros alternativos. En ese momento pertenecía a la plataforma Voces Cubanas y me sentí aludido. Le respondí con ese artículo de opinión. Era mi criterio. No soy hipócrita. Sucede que en Cuba la gente se toma las críticas como una ofensa. Es una rara manera de interpretar el concepto de la democracia. La frase con la cual terminé el texto se la repito a veces a ciertos disidentes que me miran con cara de perro: “Yo no soy el enemigo”.

ZV: -¿No crees que en el proceso de cambio radical cubano hacia la libertad sería muy saludable introducir las críticas y las polémicas? ¿Podrías abundar en el tema?

IG: -Por supuesto, no podría existir una sociedad abierta, tolerante y plural si faltara la crítica y la polémica. Es el combustible que provoca el desarrollo en cualquier sociedad. Es de mentecatos y autoritarios creerse poseedores de la razón o la verdad absoluta. Quien escribe como periodista tiene derecho a juzgar o criticar el papel de grupos, partidos, organizaciones y personas públicas. Al que no le guste, por favor, que no desempeñe esas funciones. Al menos yo no tengo que esperar a que Cuba sea libre para ejercer la crítica. Ya lo hago.

ZV: -Cómo ves el futuro de Cuba….

IG: -Ni el astrólogo Walter Mercado puede augurar con certeza el futuro de Cuba. Vislumbro  cuatro escenarios posibles. Más castrismo, sin los Castro. Una junta de empresarios militares que pactan con Estados Unidos. Revueltas civiles y el caos. Una transición pacífica, democrática y ordenada. Apuesto por la última. Pero tengo mis dudas si eso será lo que suceda. Estoy hastiado de líderes y anclas. Ciertas sociedades parecen que necesitan hombres fuertes y seguros. Pero se corre el peligro que por esa puerta entren también los caudillos y los autócratas.

Considero que en el futuro, el exilio cubano puede desempeñar un rol primordial. Algo se pega después de vivir tantos años en sociedades libres. Lo ideal sería que una mujer joven y moderna esté al frente de los destinos de la isla. Ya el discurso de los cojones está agotado. No sería mala idea mirar a Suiza y tomar como modelo su sistema de gobierno, donde cada año se elige un presidente y un consejo de ministros, que en total no pasan de ocho gobernantes federales. Pero, Zoé, parafraseando al ex senador Orestes Ferrara, ¿tendremos que exportar los suizos a Cuba?

20120820.JPG

“Abril de 2009, en el hotel Colina, el día que una periodista del New York Times quiso conversar con Laritza Diversent, Luis Cino (pulóver rojo) y yo.”

ZV: -¿Crees que sólo los movimientos pacíficos son válidos para lograr la libertad de Cuba?

IG: -Pienso que una oposición pacífica sólida puede voltear un gobierno, por muy represor que sea. Ejemplos sobran. No es el único camino. Pero mi temor es que, por lo general, las sublevaciones armadas, en nombre de la democracia o lo que sea, siempre nos traen un dictador clarividente a la cabeza. Ya tuvimos un Fidel Castro. Más que suficiente.

Zoé, te agradezco tu interés por entrevistarme, pero éste es el último cuestionario que respondo para hablar de mi vida. ¿A quién mejor que a ti? Desde siempre he sido un lector de tus escritos y tus libros, aunque éstos me llegan a cuentagotas. La entrevista quedó un poco larga, métele la tijera. Un abrazo desde La Habana a París, Iván.

dsc03505.jpg

“Paseando por La Habana Vieja con mi hija Melany, el 3 de febrero de 2012, día que ella cumplió 9 años.”

Soy yo quien agradece a Iván García sus palabras de hombre honesto y periodista transparente, raro en el contexto cubano. No le metí tijera, “no soy nadie para hacerlo”. Un periodista que entrevista deberá tener en cuenta siempre que, como Ulises en La Odisea (parafraseándolo fuera de contexto), es bueno a veces volverse Nadie ante la clarividencia (y no la ceguera) de los demás.

Madre cubana pide ayuda para sacar a sus hijas de Siria

Jueves, 23 Agosto 2012

La mujer se había ido a Estados Unidos antes para poder demandar la reunificación familiar, y en eso llegó la guerra. Vean el video:

Marzelconzeta, el eterno ‘enfant terrible’.

Lunes, 13 Agosto 2012

 screenshot079.jpg

Marzel por Mingo Ruiz Gallego.

Subo al metro y lo recuerdo en La Habana, con los ojos brillantes, la piel como de seda de Ispahan, los pelos encrespados y revueltos, un bigotito a lo Dalí, y mil millones de sueños palpitándole en el pecho. Recuerdo el día en que me entregó un guión de cine, donde los elefantes volaban ¿o me hice idea? No recuerdo si me pidió la opinión o si quería solamente que lo leyera. Y su risa como una ecuación perfecta.

Después en Madrid, en aquella fiesta por el estreno de una película de Almodóvar, y el calvario de vivir en esto, que es la distancia de todo lo amado, aquí, allá, o acullá, o en Valencia.

Era el joven más alucinante y más talentoso de aquellos cineastas de la escuela de cine de San Antonio de los Baños. De una rara belleza, esa belleza que se instala confiada y luego salta por un peñasco y desaparece, para volver a aparecer, en la lengua jadeante del tigre. Manuel Marzel, o Marzelconzeta posee esa elegancia felina, es como un tigre, o un leopardo, sus ojos amarillos, y esas ansias de vivir y crear como garras; la lucidez altiva de cambiar la vida, de subirse a todas partes, sobre todo a tu corazón.

Lo quiero, todavía no sé muy bien por qué, creo que quiero su deseo de artista, infinito, como el eterno niño terrible que será siempre. Y por aquella obra maestra que realizó: A Norman McLaren.

ZV: -¿De qué parte de Cuba eres, en qué año naciste? ¿Qué recuerdas de hermoso de tu infancia?

Marzelconzeta: -Nací casualmente en Santiago de Cuba en 1967. Mi padre era un dirigente provincial del Ministerio de la Agricultura al que reubicaban de vez en cuando. De hecho a los 6 meses nos trasladaron a Bayamo, anodina ciudad con gran pasado histórico donde tuve que vivir hasta los 18.

Lo más bello de mi infancia fue a los 5 años, cuando viajé por primera vez en avión… y a LA HABANA… a propósito de una de las reuniones de mi padre con el ministro Guillermo García Frías. Mientras él estaba en lo suyo, mi madre y yo disfrutábamos del precioso hotel Capri, de la familia de mi tía Elda y sobre todo de la maravillosa capital. Yo instantáneamente me enamoré de La Habana, sin calcular que efectivamente es una de las ciudades más hermosas del mundo. Cuando aquello (año 72 ó 73) sus zonas más emblemáticas no estaban aún tan destruídas, y desde entonces solo soñé con La Habana La Habana La Habana.

screenshot057.jpg

Con su mamá en Santiago de Cuba

ZV: -¿Cómo llegaste al cine, era un sueño de siempre o alguien te impulsó?

Marzelconzeta: -Yo “empecé” por la TV desde muy niño. Me fascinaban los seriales televisivos en B/N en estudio con esas escenografías tan adorablemente falsas… En el patio de mi casa en Bayamo yo contruía decorados y “cámaras” (con trípodes y rueditas y todo), y me disfrazaba para interpretar los diversos personajes. Mi perdición eran las pelucas, que confeccionaba a partir del “plástico cabelludo” de las muñecas desechadas por mis hermanas mayores. Vamos, que mi juego favorito siempre fue eso de la representación, y lo hacía con mucho histrionismo.

Mi padre (una persona muy instruída, como lo es mi madre) fue quien me explicó cómo se hace normalmente el cine, con una sola cámara a diferencia de la tele. Ese fue el comienzo de mi verdadero amor (y estudio) por un arte tan apasionante y laborioso. O sea, que si hubo alguien que inconscientemente me impulsó a esa locura -sin arrepentirse luego- fue él.

03en-el-parque-de-atracciones-lenin-con-mi-madre-y-mi-prima-ileana.jpg

En el Parque de atracciones Lenin, con su madre y su prima Ileana

ZV: -¿Cómo matriculaste en la EICTV? ¿Qué experiencia tuviste allí y en el ICAIC?

Marzelconzeta: -A ver… definitivamente yo soy autodidacta. Antes de entrar en la EICTV había hecho tres cortos exitosos que me abofetearon con varios premios nacionales así como el Coral de La Habana y el Mikeldi de Oro de Bilbao ($$$). Era un niño bitongo que -gracias a mi padre- no se creyó nunca esas cosas. Quise aprender “de verdad” e hice las pruebas para la recién inaugurada EICTV durante dos años consecutivos y nunca me cogieron. La segunda vez acudí (aprovechando mi prematura “fama”) a un ser muy influyente que me ayudó. Pude entrar gracias a esa persona que está viva y no me parece conveniente revelar. No es Fernando Pérez ni Enrique Pineda Barnet ni mi ex-cuñado el conocido actor Raúl Pomares, para nada.

La EICTV fue el jardín donde florecí y por primera vez tuve conciencia de quién soy, no solo sexualmente. Era un sitio inédito (legalmente no pertenecía a Cuba), y allí se respiraba “libertad”. Es cierto que todo eso estaba bajo el manto negro de la dictadura disfrazado con realismo mágico  garciamarquiano etc. Sin embargo -no sé si por ingenuidad o  por cinismo- nos sentíamos felices y lo “éramos”. Ah, qué época. Hoy la miro y me da una sonriente pereza.

Al terminar ese sueño me fui a Costa Rica y volví a Cuba por amor (a un uruguayo) y porque Pepe Horta me había ofrecido el bombón ICAIC.

La industria cubana del cine (limitadísima aunque no tan cutre) todavía no había empezado a depauperarse, y era otro coto bastante cerrado donde imperaba -aparte del terror a la censura- el buen ambiente, el profesionalismo y la creatividad. Por supuesto que también había mucho hijo de puta -recuerdo las garras de Juan Padrón, Benigno Iglesias y Rebeca Chávez por ejemplo-, pero en general fui un niño muy bien recibido y querido. La gente que rodeaba a Alfredo Guevara (Pepe, Iván Giroud, Anita Rodríguez, Toti Morriña, Lourdes de los Santos…) me adoraban y deseaban que yo hiciera mi largo.

screenshot077.jpg

¡Oh, La Habana!

PERO yo nunca le gusté a Alfredo Guevara (de lo que hoy me alegro infinitamente) y encima mi guión le puso la piel de gallina, pues le tiene pánico al Fidel. En efecto, ese guión era una burla muy buñuelesca de toda aquella basura, y el monólogo de Rosa Sophie (la protagonista) en la página 87 es CANDELA. Imposible que ese régimen me permitiera rodarlo. Qué pena, hubiera sido una ópera prima divertidísima y loca.

En cuanto a Alfredo: Uno de los personajes más siniestros del castrato. Mi choque con él me sirvió para mirar cronológicamente el panorama y comprobar que fui uno más en su larga lista de estorbos a eliminar; y esa fue la razón determinante para largarme.

screenshot074.jpg

Rodando “Evidentemente comieron chocolate suizo” con Manuel Iglesias y Bebé Pérez

screenshot075.jpg

ZV: -Tienes un blog donde has colgado tus videos y una página web donde están tus películas… ¿Cuán difícil ha sido para ti hacer cine desde el exilio?

Marzelconzeta: -Pues mira, tengo una anécdota atípica: Más o menos a los 2 años de vivir en España empecé a escribir “Paranoias Luly”, un largo sobre los horrores que padece una diseñadora cubana recién “quedada” en Madrid (Luly era mi alter ego, evidentemente). Esa historia gustaba por haber sido vivida, y a través de mi amiga Jamila Castillo contacté con unos productores ejecutivos valencianos que quisieron mover el proyecto. Vine para Valencia y efectivamente en poco tiempo consiguieron mediante inversiones -subvenciones NO porque yo no era español- la mitad del presupuesto (el equivalente en pesetas de millón y medio de euros) y ahí se detuvo todo. Queríamos hacerla cómodamente con los 3 millones y el tiempo pasaba sin que nosotros cambiáramos el chip. Y justo cuando decidimos hacerla ajustándonos a la mitad, el principal inversor (aburrido de nuestra actitud) nos retiró el dinero, mandando automáticamente el proyecto a tomar por el culo.

La PRIMERA MORALEJA: La posibilidad de hacer cine en cualquier lugar del mundo no es precisamente difícil sino coyuntural. Gran verdad, pero hay más:

Poco después, a esos mismos productores les presenté otro guión prematuro que no tenía nada que ver con el tema cubano, y ni se molestaron en leerlo con seriedad. Deduje que su antiguo interés por mí había provenido del izquierdosismo cubanólogo, no de una verdadera valoración artística; y sentí una gran decepción. Hay que acabar con esa especie de paternalismo “folkloricolonial” tan dañino.

MORALEJA DOS: ¡Oiga, yo escribo sobre lo que me dé la gana, a menos que usted me encargue algo específico!

screenshot078.jpg

En la EICTV, rodando “Chao Sarah”

ZV: -Me gustan mucho tus nuevos trabajos sobre tu relación con personajes que has ido conociendo, a cuál más simpático, loco, o incluso profundo aunque no lo aparenten a simple vista… ¿Cómo llegaste a esa idea?

Marzelconzeta: -Como la cabra siempre tira al monte, en cuanto pude me compré una handycam, un buen ordenador, conseguí un programa de montaje, me hice la web-blog… Todo con el objetivo de rodar y editar cortos absolutamente libres para exhibirlos libérrimamente en internet por el módico precio de 80 euros al año.

La autoproducción -de presupuesto cero- es una experiencia maravillosa que permite explorar ilimitados terrenos del documental, de la ficción, de lo que quieras. Siempre me ha atraído el hecho de que los temas a tratar pueden ser cualquier cosa, desde el 15-M (por ejemplo) hasta lo más cotidiano e intrascendente. Lo importante es lo que se haga con el tema, la armazón poética que se emplee. Si total, lo que realmente percibe y recuerda el espectador es la actitud.  O sea, hablo de McLuhan y su teoría “la forma ES el contenido, el medio ES el mensaje”.

Bueno, pues bajo ese concepto filmo cualquier cosa que tenga a mi alrededor, y en ese entorno están mis amigos, conocidos, allegados… Muchos de ellos ya se han convertido en entrañables personajes cinematográficos gracias a McLuhan y a mí.

Estos videítos son un auténtico vicio pero requieren muchísimas horas de edición y mezcla, dan mucho trabajo y  dudas. De paso he aprendido una barbaridad de montaje, cosa que me alegra enormemente.

ZV: -¿Cuáles son los cineastas o los artistas o los escritores que te rompen el coco, y cuáles te rompen el alma? ¿Cuáles te hacen pensar y cuáles sentir, presentir, desear?

Marzelconzeta: -Imagínate tú, son tantos que se atropellan. En cuanto al cine, el director que más me rompió el coco juvenil fue Godard, mientras el alma me la rompía Truffaut. En el ámbito cubano “Memorias del Subdesarrollo” (Titón Alea) me rompió el coco y “Lucía” (Humberto y Nelson) el alma. No contaré quién me rompió nada más, já já já.

Luego “Mujeres al borde de un ataque de nervios” (Almodóvar) me rompió todos los esquemas. Y así de rompedera en rompedera he acumulado una larga lista de obras o de genios: Kubrick, Buñuel, Hitchcock, Polansky, Spieldberg, Guillén Landrián, Rulfo, Warhol, Carpentier, Arenas, Billy Wilder, Capra, Henry Miller, Poe, Capote, Salinger, Hockney, Eastwood, Tim Burton, Chaplin,… no hay cama p’a tanta gente!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

En el panorama cinematográfico de los últimos años me han estremecido ciertas cosas de Haneke y casi todas las de Lars el lengüilarlo; pero mi auténtico dios, el que profundamente me parte, me astilla y me tornea en palillos de diente es Tarantino, Quentin Tarantino.

screenshot076.jpg

En la Feria del Libro de Valencia, Foto Kike de la Rúa

ZV: -Escribiste una novela erótica que me encantó… ¿Cómo lo decidiste? ¿Continuarás por esa vía?

Marzelconzeta: -El Rayo Anestésico fue lo primero que escribí en España, inmerso en una depresión de caballo. Ese texto rosa-porno-gay es fruto de la más absoluta soledad, creo que el amigo invisible que me inventé para no tirarme por el balcón. Yo quería probarme contando una historia que se rigiera por el esquema dramatúrgico universal, y era también la primera vez que escribía literatura, no guión. Disfruté muchísimo recordando y reinventando mis aventuras sexuales y amorosas; es un placer enorme hacer ese tipo de arte… más que erótico directamente porno. Me encanta el porno, todos los días lo consumo y lo filtro; y mientras más apasionado (desprovisto de idioteces) más cachondo me pone.

Oh sí sí, tengo la seguridad de que ese tema será siempre una de mis aristas creativas. He hecho una enorme serie de collages porno-gay llamada “Mis Chicos de Papel” (que está en mi web), así como el video “Androfilia” (en el blog). Sueño con hacer cine porno de calidad con buenas historias y actores capaces de interpretar; tengo un par de argumentos para novelas… Sí sí sí.

ZV: -¿Cuál es tu opinión de lo que está pasando ahora mismo con el arte y los grupos de prensa, así como con internet y el arte?

Marzelconzeta: -Apasionante pregunta cuya respuesta demanda guantes de látex y bisturís láser; me has dado en la tecla. Hay que partir de una premisa: “La democracia capitalista es un horror, pero el horror preferible” (frase mía).

Bueno, pues uno de los grandes males de este sistema es la necesidad de mantener y multiplicar la ignorancia para asegurar más millones de consumidores de seudocultura facilísima de hacer. Es asombroso cómo la masa no tolera productos alimenticios de mala calidad, pero mueren por Shakira o Bisbal y se tragan sagas aburridísimas como “Piratas del Caribe” o esa de los vampiritos más tontos que mis huevos, o “Harry Potter” mismo. Eso sin hablar de la telebasura, cuya dramaturgia es magnífica por cierto.

Recuerdo que cuando llegué a España hace 15 años, en la televisión y demás medios había cabida para todo, desde el arte hasta la basura pasando por mil mediocridades. He visto el avance progresivo de la mierda comiéndoselo todo y sacando de circulación lo demás. El resultado es que los reyes del mambo -y nuevos ricos influyentes de imbecilidades- son directamente la basura (ni siquiera la mediocridad), y el arte ha quedado relegado a circuiticos pequeños, míseros y “alternativos”. Hoy día la música española -por ejemplo- parece no valer nada por lo ahogada que está.

Lo inmensamente triste es que esa brutalización social es programada por los medios, y la calle cada vez más repleta de entes berreantes que si se caen comen yerba.

Lo de internet parecía que iba a “democratizar” la cosa, pero no ha sido precisamente así. Las redes sociales -de innegable utilidad- son usadas básicamente para la bobería y el olvido (definitivamente el ser humano no sirve). Las webs y blogs  son algo selectivo y minoritario; no hay nada como la televisión. Mientras la cultura y el arte no vuelvan a dominar la tele, estamos perdidos.

screenshot072.jpg

Foto de Esperanza Casanoves

ZV: -Sé que tienes varios proyectos al menos pensados, uno de ellos hacer algunas películas sobre personalidades de la historia de Cuba, vivos, ¿podrías abundar sobre el tema?

Marzelconzeta: -Siempre estoy inventando algún proyecto, sobre todo guiones de ficción (tengo dos nuevos), pero el tema Cuba inevitablemente me persigue porque no soy de piedra. Zozó, Ricard: les he propuesto un par de ideas de documentales largos sobre Cuba que no revelaré aquí para evitar el plagio. Eso sí, creo que la figura de Huber Matos merece su gran oportunidad cinematográfica. Huber no fue asesinado de milagro, y es quizás la persona que más conoce a los monstruos.

ZV: -¿Con qué personalidad de la oposición en Cuba te identificas, y qué le dirías? ¿Qué le dirías a los cubanos?

Marzelconzeta: -Aprovecho para compartir lágrimas de indignación por los más recientes aniquilamientos (Payá y Cepero).

A mí me gusta el intelecto de Carlos Alberto Montaner, pero no lo veo de presidente. Mi presidente soñado es Oscar Elías Biscet, con mucha madera de tal. Lo tiene todo: coraje, carisma, belleza, mulatez “cultural”, arrojo… Me parecería una gran imagen mundial de la nueva Cuba (sin que se parezca a Obama, please). A Biscet le diría lo mismo que ya sabe: Redactar una verdadera constitución, restaurar la república, no caer en la tentación de traicionar a sus votantes… Le diría que (aparte de su fe personal) retirara la religión de su discurso político, pues la Cuba moderna debería ser -independientemente de la libertad de culto- un estado realmente laico (no a la fuerza, como en la actualidad).

¿Qué le diría yo a los cubanos, a los que permanecen en la isla tanto como a los dispersos por todo el mundo? Les diría lo mismo que a mí: ¿HASTA CUÁNDO TENDREMOS QUE COMERNOS ESTE CABLE?

Cortometrajes.

El blog de Marzel

Web de Marzel

Caso Payá-Cepero: ¿Un complot entre tres gobiernos?

Martes, 7 Agosto 2012

¿Cómo es posible que ningún medio de prensa español ni sueco hayan divulgado las Palabras leídas por Rosa María Payá en una rueda de prensa que dio junto a su madre Ofelia Acevedo, líder del Movimiento Cristiano Liberación?

¿No querían pruebas? Aquí tienen pruebas suficientes del asesinato por parte del régimen de Oswaldo Payá y Harold Cepero.

¿No estaban reclamando pruebas? ¿Qué pasa? Ahí las tienen, ¿por qué no las publican? Y estas no son más que las pruebas que por el momento la familia puede aportar sin que les ocurra nada.

¿De qué se trata esto? De un complot político. Pero un complot en el que ahora no sólo veo al régimen castrista implicado, ahora observo a dos gobiernos siriviéndoles de tapadera: el gobierno español y el gobierno sueco. Porque aquí no se trata del caso Carromero solamente, ni del “traumatizado” sueco Modig, aquí se trata  sobre todo de investigar el asesinato de dos cubanos: Oswaldo Payá Sardiñas y Harold Cepero Escalante.

Palabras de Rosa María Payá publicadas en la web del MCL.