Blogs

Archivo de la categoría ‘Sociedad’

Tania Quintero, periodista nada más

Lunes, 16 Abril 2012

Me bastaría con tomar el tren e ir a verla, pero mi trabajo no me lo permite por ahora y sé que ella es una mujer sumamente ocupada también. Nos carteamos día a día, por email. Esta mujer es de una entereza que ya quisieran muchos. La invité a esta entrevista y contestó que sería la última que daría. Es una de las personas más discretas que he conocido, sin embargo, cualquiera con su trayectoria estaría buscando las luces constantemente. No es su caso. Su hijo Iván García es periodista al igual que ella. Él vive en Cuba, La Habana. Ella en Lucerna, Suiza. Agradezco las respuestas a la periodista cubana exiliada Tania Quintero.

¿Cómo fue tu infancia? Algunas fotos muestran a una niña bien cuidada y feliz. ¿De qué origen era tu familia?

-La felicidad no la da el dinero, ni vivir en una buena casa y tener un cajón lleno de juguetes. No tuve nada de eso en mi infancia y fui feliz. Hubiera deseado tener un hermano, no lo tuve, pero haber sido hija única no me hizo una niña triste ni infeliz. Desde muy pequeña mis padres me prepararon para enfrentar la vida, sin tener que depender de nadie. A los 10 años me dejaban ir sola al Roosevelt, el cine del barrio y también al Ten Cent, a comprar aquellos útiles escolares que no vendían en La Casa Bulman, al doblar de la casa. A los 12, dos veces al año, mi padre me daba 10 pesos, para que en verano me comprara un vestido y un par de zapatos blancos, y en invierno, otro vestido y otro par de zapatos, esta vez negros, de charol. En mi época, los meses más fríos eran enero y febrero. Febrero era el mes del Carnaval en La Habana, celebrado a lo largo del Paseo del Prado, desde el Malecón hasta la calle Monte. Nuestro barrio, El Pilar, era colindante con el de Atarés, cuna de una de las más famosas comparsas habaneras, Los Marqueses de Atarés, que siempre recorrían las calles de las dos barriadas y la gente arrollaba detrás.

1944, la típica foto de estudio que le hacían a los niños en Cuba.

-Mi padre, nacido en Palmira, Cienfuegos, de joven había sido panadero, pero luego se hizo barbero ambulante, oficio que alternó con el de escolta, por su biotipo: un mulato que medía 6 pies y pesaba 200 libras. Mi madre, de constitución delgada, nació en el seno de una familia campesina, en Sancti Spiritus y siempre fue ama de casa. En sus documentos se decía que era de la raza blanca, pero en realidad era ‘capirra’, como en Cuba le dicen a las mestizas de piel clara y pelo ‘bueno’. Mis padres sabían sacar cuentas, leer y escribir, les gustaba leer la prensa, escuchar noticieros y eran aficionados a la pelota (béisbol). A pesar de que ninguno de los dos terminó la enseñanza primaria y a diferencia de otros padres, que atosigaban a sus hijos para que fueran médicos, abogados, ingenieros, ellos no me presionaron para que hiciera una carrera universitaria. Me dieron libertad para que yo estudiara lo que quisiera. Cuando terminé la Superior (secundaria) matriculé en la Escuela Profesional de Comercio de La Habana, pero no llegué a graduarme de Contabilidad. Fui una alumna aplicada, con buenas notas. En la Primaria, los 28 de Enero íbamos a pie hasta el Parque Central, cada alumna con una rosa blanca, que depositábamos ante la estatua del Apóstol José Martí. Nos encantaban las excursiones escolares, al Valle Viñales, las Cuevas de Bellamar, el Parque Zoológico… Durante la Semana del Niño recorríamos las fábricas de los alrededores, las preferidas eran La Estrella, donde nos regalaban galletas y confituras o la de chocolate La Española, en Infanta y Estévez, ya desaparecida. Participaba en los actos cívicos de los viernes, en concursos de historia y en visitas para llevarle tabacos a los veteranos, como eran conocidos los antiguos mambises.

Tania y su mama

La foto debe ser 1945 o 46, yo tendría 3 o 4 años. Soy la del globo, a la izquierda, en el medio, mi mamá, Carmen Antúnez. La otra niña es una vecinita Tamila del Pino, nacida en Camagüey, en 1989 estuve en esa provincia y la visité, poco después supe que había fallecido de cáncer. Estamos en el balcón interior del edificio donde vivíamos, en el segundo y último piso, en Romay 67 entre Monte y Zequeira, Cerro.

-He olvidado decir que nací en La Habana, el 10 de noviembre de 1942. Por esos días, la ciudad de Leningrado, nombre que los bolcheviques pusieron a San Petersburgo, era asediada por tropas hitlerianas. Aunque Cuba quedaba a miles de kilómetros de Europa, los cubanos vivían pendientes de las noticias procedentes del viejo continente, y al igual que hicieron cuando la República española, la gente recogía leche condensada, chocolate, azúcar, sal y otros alimentos no perecederos y hacían llegar esas donaciones. Entonces en la isla se producían muchos tomates y hortalizas, y éstos se mandaban frescos a Estados Unidos y allí los procesaban y enviaban a los combatientes del Segundo Frente. Haber nacido en 1942 me aficionó a la literatura y la cinematografía sobre la Segunda Guerra Mundial, a filmes como Liberación, Los amaneceres son aquí apacibles, La lista de Schindler, La vida es bella y El pianista, entre otros. Muy impactante para mí fue la visita que en 1979 hice al ex campo de concentración de Buchenwald, en Weimar, pensando en todos los hombres, mujeres y niños que allí murieron y porque ese mismo día visité las casas de Goethe y Schiller. Cuesta creer que en la ciudad donde vivieron y murieron dos grandes de la literatura alemana y universal, los nazis hubieran instalado un sitio de hambre, terror y muerte.

La foto debe ser de 1948, yo tenía 6 años. Estoy en el patio de la escuela, al terminar una actuación escolar, a la cual todas las niñas fuimos vestidas de blanco.

-Fui una niña pobre, pero feliz. Jamás me acomplejó el bajo nivel escolar y cultural de mis padres, ni haber vivido en un barrio de gente humilde, con personajes como Piri Carbón, Cebolla, Paco Cabeza o el asturiano Fermín el Carbonero, que me guardaba las revistas Life, Good Housekeeping y National Geographic Magazine, llevadas por los vecinos para envolver el carbón. Esas revistas me servían para repasar el inglés, aprendido en un colegio gratuito que funcionaba en el mismo local de mi escuela primaria, de 6 de la tarde a 9 de la noche, y también para recortar fotos y anuncios para ilustrar los cuadernos de Economía Doméstica, asignatura que los barbudos eliminaron de los programas escolares. Era impartida por maestras graduadas de las Escuelas del Hogar, abolidas después que llegara el comandante y empezara a destruir.

-En la casa no teníamos nevera y todos los días se compraba una piedra de hielo, de 10 centavos en verano y de 5 centavos en invierno. Refrigerador tuvimos en 1959, un Frigidaire comprado de uso por 100 pesos. Y televisor en diciembre de 1977, un Krim soviético, en blanco y negro, de los que repartían a los trabajadores y que tras el pugilato correspondiente, me lo dieron, por no tener ausencias ni llegadas tardes. Ventilador y batidora no tendríamos hasta el 2000, nunca tuvimos cámaras fotográficas, grabadoras ni equipos de video. El electrodoméstico de mi infancia, adolescencia y juventud fue un radio, un RCA Victor que fue de mi abuela Pancha, quien creía en Dios y los santos y rezaba todas las noches antes de dormir. Nosotros no, mi familia, por parte de madre y de padre, era atea. Mis primos y yo éramos ‘judíos’, como antes le decían a los niños no bautizados. Una parte de mi familia materna era comunista, mi padre fue guardaespaldas de Blas Roca, secretario general del Partido Socialista Popular, de ideología marxista-leninista, y dos tías, hermanas de mi madre, en la década de 1930 fueron activas luchadoras por los derechos de las mujeres, obreros y campesinos en Sancti Spiritus, su provincia natal. No he sido militante de ningún partido, ni antes de 1959 ni después. Para mí, los partidos políticos son una especie de cofradía.

La foto es de 1949, tenía 7 años, me vistieron de mexicana para una fiesta escolar de disfraces, por los carnavales.

-Nunca me gustaron los ‘muñequitos’ o dibujos animados, ni en la televisión ni en el cine. Tampoco los comics o historietas, con excepción de La Pequeña Lulú. Entre mis películas favoritas se encontraban Picnic, Sayonara, Té y simpatía, Tres monedas en la fuente, Cantando bajo la lluvia y El puente sobre el río Kwai, estrenada en 1957, año que cumplí los 15, edad celebrada en Cuba según el bolsillo familiar. Como mis padres no podían hacerme una fiesta, me regalaron un juego de suéter rosado de orlon. Lo estrené con una saya acampanada de fieltro gris, confeccionada por Delia, la madre de Gladys, mi mejor amiguita. En la parte inferior, con retazos de fieltro de distintos colores, realizó un paisaje de los Alpes suizos con una vaquita, un diseño que resultaría una señal, una premonición: en 1957 no podía imaginar que 46 años después viviría en Suiza. Heidi no estuvo entre mis libros infantiles de cabecera, pero sí La Edad de Oro, de José Martí: Mujercitas, de Louise M. Alcott, y Las aventuras de Huckleberry Finn, de Mark Twain.

En el Parque Zoológico, es de 1952, cuando aún no había cumplido los 10 años. Estoy sentada en el banco, la segunda de izquierda a derecha. Hasta los 12 años tuve trenzas y mi mamá siempre me ponía lazos.

¿Cómo empezaste en el periodismo?
-En el periodismo me inicié casualmente, en 1974. Mi primer texto fue una crónica sobre el campeonato de boxeo efectuado ese año en Cuba. Como no teníamos televisor, mi hijo Iván y yo veíamos las peleas en el televisor del cuarto que en el primer piso de nuestro edificio vivían Jorge Luis Piloto, hoy reconocido compositor cubanoamericano, su madre Beba y su hermano Juan Carlos. Esa crónica se la mostré a un periodista deportivo de Verde Olivo, creo se apellidaba Janer, a él le gustó y sugirió su publicación. Se titulaba En las esquinas roja y azul y aunque no me pagaron, marcó mi inicio en el periodismo. El deporte nacional en Cuba es la pelota. En mi infancia había cuatro clubes profesionales: Habana, Almendares, Marianao y Cienfuegos. Vivíamos relativamente cerca del Stadium del Cerro y a menudo yo iba con mis padres. Cuando en 1965 nació mi hijo Iván, antes de cumplir los 3 años mi madre lo llevaba al estadio, al que ya le habían puesto Latinoamericano. Si ese día no iban a la pelota, la escuchaban por la radio. Por cierto, Iván se inició en el periodismo independiente, en 1995, inaugurando una sección a la cual tituló Minideportivas de Cuba Press. -Con regularidad comencé a escribir en 1975, en la revista Bohemia. En ese momento laboraba como secretaria en el Movimiento Cubano por la Paz y en la página internacional me publicaron sobre la temática de la paz. Después me convertí en colaboradora de Bohemia y uno de los trabajos más interesantes fue el de corresponsal viajera en Matanzas, cuando en 1976 impantaron el Poder Popular en esa provincia.

-Soy autodidacta. El periodismo es un oficio y los oficios se aprenden en la práctica: mientras más escribes y de más temas, mejor. En Bohemia pasé por casi todas las redacciones: En Cuba, Economía, Cultura, Historia… En casi todos los géneros: informaciones, crónicas, entrevistas, reportajes… Tal vez donde más me destaqué fue en el periodismo de investigación, algo que ahora se ha perdido. En la Sección Económica de Bohemia investigué y con especialistas, funcionarios y trabajadores, debatíamos y tratábamos de dar soluciones a temas tan variados como el desaprovechamiento de la piel de tiburón y otras pieles (tilapia y rana toro); la industria textil y del calzado, donde tuve el apoyo del ministro de la Industria Ligera; el diseño de vestuario y de muebles, con respaldo de la Oficina de Diseño Industrial (en esa oficina laboré dos años, en el departamento de divulgación); el tiempo libre de los jóvenes y los círculos sociales obreros, entre otros. También hice varias series, una sobre los Festivales Mundiales de la Juventud y los Estudiantes y otra titulada El país de los cochecitos, sobre mi viaje a la República Democrática Alemana, en junio de 1979. De ese viaje de tres semanas, solamente en Bohemia publiqué 50 páginas.

Soy la tercera, de izquierda a derecha en la primera fila, con un chalequito. Fue el 24 de febrero de 1952, aún no había cumplido los 10 años, aparecen varias de las alumnas de la foto anterior, en el Zoológico, la maestra es la misma, la Dra. Carmen Córdoba.

-En 1982 me trasladé al Instituto Cubano de Radio y Televisión y tuve oportunidad de conocer y dominar un medio totalmente distinto. En la televisión conocí a profesionales de gran experiencia, directores, productores, camarógrafos, editores, musicalizadores, de todos aprendí y a todos los recuerdo con admiración. Algunos ya han muerto, como la presentadora chilena Mirella Latorre, en cuyo programa Conversando estuve un tiempo como guionista. Guiones escribí también para espacios musicales, entre ellos uno realizado en Trinidad, donde tuve el honor de trabajar con Manolo Rifat, uno de los mejores directores que ha tenido la TV cubana. Se te conoce por ser una persona que dice las cosas como las piensa, sin tapujos, y de una transparencia más clara que el agua.

-Además de haber sido criada para que me convirtiera en una mujer independiente, sin miedo a decir lo que pensaba y sola fuera capaz de enfrentar la vida, tuve la suerte de nacer y crecer en una etapa donde había democracia y libertad de prensa, inclusive después que Fulgencio Batista diera el golpe de estado, el 10 de marzo de 1952, en pleno auge de la Guerra Fría y el mccarthysmo en Estados Unidos. Pienso que ese anticomunismo influyó para que Batista, quien en su primer mandato como presidente (1940-44) había pedido la colaboración de los comunistas, a partir del 52 los reprimiera.

-Siempre he dicho lo que he pensado. Mi primer empleo fue en agosto de 1959, cuando aún no había cumplido los 17 años. Me pagaban 47 pesos al mes, por trabajar de lunes a domingo, sin horario, como mecanógrafa y bibiliotecaria en el Comité Nacional del Partido Socialista Popular, en Carlos III y Marqués González. Allí se concentraba la flor y nata del comunismo criollo, hombres que me habían visto nacer, pero no por eso fueron complacientes conmigo. Se los agradezco, porque aprendí a trabajar con responsabilidad, mecanografiar sin borrones y a redactar cartas o lo que me pidieran. Me ayudó que nunca tuve faltas de ortografía y en las clases de gramática y composición sacaba el máximo. Y de la misma manera que ellos no tenían en cuenta que era la hija del ‘gordo Quintero’ y fueron muy exigentes conmigo, yo a ellos les decía lo que pensaba y lo aceptaban, porque los comunistas que yo conocíeran demócratas.

Es del año 1958, tenía 16 años, soy la flaquita de espejuelos a la izquierda, con una falda ancha floreada. La otra muchacha es Estercita, prima de Marco (el administrador de mi blog) quien en esa foto tenía dos años, es el jabaíto con la camisita de cuadros, el varón más alto es su hermano Rafaelito, que se hizo abogado y el otro, a la derecha, es Armandito, biólogo marino El varón a la izquierda es Alfredito, hermano de Estercita.

-Era muy joven, pero de absoluta confianza, por eso me pidieron que pasara en limpio las actas de sus reuniones donde hablaban muchas cosas importantes y que mecanografiara los mensajes enviados a ‘Alejandro’, seudónimo de Fidel Castro. Acerca de los 19 meses que trabajé con los comunistas, en mi blog publiqué un testimonio en cinco partes titulado Harry Potter y la revolución escatimada. Con tales antecedentes, no podía temerle a ningún dirigente de verde olivo, empezando por Fidel Castro, quien el 12 de mayo de 1986 me recibió en el Palacio de la Revolución.

¿Cuándo empezaste a desencantarte del proceso castrista para algunos todavía revolucionario? ¿Fue fácil para tí?

-Como nunca milité en el PSP ni en el PCC, como jamás he tenido miedo de decir lo que pienso y como mi padre siempre me aconsejó no contraer deudas de gratitud con nadie, no fue demasiado traumatizante dejar de simpatizar con Fidel Castro y su revolución. Quienes me conocen bien saben que siempre fui ‘conflictiva’, y le cantaba las cuarenta a quien tuviera que cantárselas, casi todos jefes y funcionarios. Y después que les decía todo lo que consideraba debía decirles, recogía mis matules y me trasladaba a otro puesto de trabajo. Al ser una mecanógrafa que tecleaba con gran rapidez, en español e inglés (aprendí mecanografía y taquigrafía en los dos idiomas en la Havana Business Academy) y además sabía redactar, lo mismo una carta que un artículo, hoy dejaba de trabajar en un lugar y al día siguiente ya estaba en otro. En 37 años, desde agosto de 1959 a marzo de 1996, trabajé en una docena de centros distintos, como mecanógrafa, bibliotecaria, secretaria, divulgadora, maestra de adultos y periodista. Cuéntanos cómo entraste en el periodismo independiente y en la disidencia.

-No me considero disidente, porque los disidentes cumplen funciones políticas, de agitación y propaganda o son activistas de derechos humanos, se agrupan en partidos y organizaciones y eso nunca lo hice. Soy periodista, nada más. En la agencia de periodismo independiente Cuba Press comencé desde su fundación, el 23 de septiembre de 1995. Escribía lo que pasaba a mi alrededor, con especial énfasis en las mujeres y los negros. Igualmente reportaba sobre la oposición, los opositores y sus actos contestatarios. A partir de los 90 escribí bastante del ‘período especial’, en mi blog se pueden leer algunos de esos relatos. Lo que determinó que dejara el periodismo oficial y me sumara al periodismo independiente fue la detención de mi hijo el 8 de marzo de 1991. Fue la gota que colmó el vaso de mis decepciones: ése no era el socialismo por el cual mi padre había luchado y yo de niña había leído en aquellas revistas dedicadas a las ‘bondades’ de las “democracias populares”, como en 1940-50 se autodenominaban los países del bloque socialista o telón de hierro.

Estuviste detenida y tu hijo, el periodista Iván García, que sigue en Cuba, también, ¿por qué, cómo sucedió?

-Estuve detenida dos veces, el 21 y 22 de enero de 1997, 48 horas en un calabozo de la estación de policía situada en Zapata y C, Vedado. Me arrestaron junto con Juan Antonio Sánchez, también de Cuba Press, cuando salíamos de la Embajada Checa, en el Nuevo Vedado. Y entre el 1 y 2 de marzo de 1999 permanecí 29 horas en un calabozo de la unidad policial de 7ma. y 62, Miramar. Me detuvieron cuando me dirigía al juicio a los cuatro miembros del Grupo de Trabajo de la Disidencia Interna (Martha Beatriz Roque Cabello, Vladimiro Roca Antúnez, Félix Bonne Carcassés y René Gómez Manzano), redactores de La Patria es de Todos. Sobre la detención de Iván en Villa Marista, mejor leer Pistola en mano.

¿En qué año te exiliaste? Vives desde entonces en Suiza, ¿por qué Lucerna?

-El asilo político lo solicité el 24 de junio de 2003 y el 30 de julio, apenas un mes después, el embajador suizo personalmente me comunicó que nos lo habían concedido, a mí, a mis dos hijos y a mi nieta mayor. Mi hijo escribió al gobierno suizo que de momento no viajaría: la novia que tenía había salido embarazada y el 3 de febrero había dado a luz una niña, de lo que me enteré estando ya en Suiza. Mi hija, mi nieta mayor y yo salimos de Cuba a las 8 de la noche del martes 25 de noviembre de 2003, en un vuelo de Air France. Sobre las 9 de la mañana del miércoles 26 hicimos escala en París, y alrededor de las 12 del día montamos un Easy Jet rumbo a Zürich, a donde llegamos unas dos horas más tarde. Aunque teníamos el asilo político concedido desde Cuba, del 26 de noviembre de 2003 al 1 de marzo de 2004, cuando nos mudamos al apartamento actual, en un barrio de extranjeros e inmigrantes (porque así lo quisimos), durante tres meses estuvimos en albergues para solicitantes de asilo, en Kreuzlingen, en Thurgau, cantón fronterizo con Alemania, y en Sonnenhof y Ritahaus, en Lucerna. Fue una experiencia enriquecedora, porque tuvimos oportunidad de conocer a represaliados africanos, árabes, musulmanes, tibetanos…

-Desde la primera vez que estuve en la Embajada Suiza en La Habana, fui cogiendo materiales en español que ponían a disposición de los visitantes. Empecé a leer y documentarme sobre la Confederación Helvética y en hojitas de papel iba tomando notas, confeccioné un fichero que aún conservo. Así que a Suiza llegué con un mínimo de conocimientos del país y su gente. Lo que desde el principio tuve claro que ya que nos íbamos de Cuba, lo mejor, sobre todo por mi nieta, entonces con 9 años, no era ir a los cantones franceses e italianos, con idiomas más fáciles de aprender para un cubano, si no a los cantones de la Suiza alemana, los más desarrollados y disciplinados. En cuatro meses mi nieta aprendió alemán suficiente para comenzar en la escuela. Al principio fue duro para ella, pero después que dominó el alemán y el suizoalemán (dialecto), con facilidad aprendió inglés y francés. El cantón de Lucerna lo escogí porque se puede vivir en el anonimato y porque el único periodista suizo que conocía residía en Lucerna, aunque mi amistad con él no duraría mucho tiempo. En enero de 2005 me envió un correo electrónico que consideré machista y lo mandé a freír tusas. ¿Qué has aprendido en el exilio o qué conocimientos pudiste poner en práctica?

-Para ser totalmente sincera, de quien he aprendido mucho en estos casi nueve años ha sido de los suizos y de Suiza. De los suizos, por su forma de trabajar y de ser, y de Suiza por su democracia, una de las más avanzadas del mundo, todo lo someten a votaciones y referendos, y es la población la que decide si aprueban o no una ley o medida. Al exilio ya lo conocía desde Cuba, a través de Radio Martí, así conocí a personalidades como Luis Aguilar León, en cuyo programa participaba a cada rato. Ya en Suiza, a partir de 2004 me relacioné por email o teléfono con exiliados cubanos residentes en Europa y Estados Unidos; conocí a cubanos que no eran refugiados políticos y contacté con amistades mías de La Habana, ahora establecidas en el exterior. En el exilio, como en todo conglomerado humano, hay personas con diversas formas de pensar y analizar los problemas. Unos son más radicales que otros, y no todos son tolerantes hacia quienes tienen diferentes puntos de vista. Es cierto que somos un solo pueblo, pero veo difícil que los cubanos de adentro y de afuera lleguemos a ponernos de acuerdo. Son demasiados años viviendo alejados, en sociedades muy distintas.

-En 2004 me regalaron una computadora, bastante vieja. Tuve que adaptarme al teclado en alemán y aprender a poner acentos y tildes. Un viejo amigo de mi familia solía decir que uno está contínuamente aprendiendo y así es. No creo que haya podido poner en práctica los conocimientos adquiridos en Cuba, porque a Suiza llegué con 61 años, ya en edad de retiro y las neuronas un poco cansadas para aprender idiomas. Lo más importante ha sido el descubrimiento de internet y poder estar cada día bien informada de lo que pasa en Cuba y el mundo. Vivir en un país capitalista desarrollado no ha cambiado mis hábitos de vida ni mi pensamiento. En Cuba las marcas me resbalaban, en Suiza también, no me deslumbra el consumo ni el lujo. En Cuba apagaba las luces innecesarias, ahorraba agua y recogía papel y cartón, en Suiza también. Aunque Suiza tiene fama por sus relojes, yo uso el mismo reloj que un matrimonio suizo me obsequió en diciembre de 2003, les costó 50 francos y me ha salido buenísimo. No he tenido ni me interesa tener celular. A mi nieta en 2009 le regalé un iPhone y básicamente lo utiliza para almacenar y escuchar música, imprescindible para sus clases de Stimmbildung (adiestramiento de la voz en el canto) y sus actuaciones como solista en el coro de su instituto de bachillerato. Iván García y tú tienen tienen tres blogs, muy conocidos fuera de Cuba. Él describe lo que vive, experimenta, como un periodista independiente, más que como un bloguero. Tú igual, desde el exilio. Publican en medios del exilio también.

¿Cómo un periodista real se plantea la noticia?

-Al vivir Iván en Cuba, sin acceso a internet, con prensa y canales televisivos controlados por el régimen, y yo en Suiza, con adsl las 24 horas, más de 200 canales de más de 50 países y la posibilidad de comprar periódicos, revistas y libros en español, las noticias y sus realidades las vemos desde distintos ángulos. Pero no muy diferentes, pues él, gracias a un radio Sony de onda corta que hace dos años le envié, se mantiene bien informado. Si en Cuba escuchas la BBC, Radio Exterior de España, Radio Francia Internacional, Radio Nederland, la Voz de los Estados Unidos y Radio Martí, estarás al día de lo que pasa en tu país y el mundo. Iván y yo nos planteamos las noticias de la misma manera, lo único que él no siempre puede reportar un suceso con la inmediatez que quisiera. Yo podría, pero prefiero dejarle esos espacios a los periodistas independientes que escriben desde la isla. Los tres blogs que tenemos me roban bastante tiempo, sus perfiles son periodísticos, no noticiosos.

¿Cómo ves la disidencia en la isla y los nuevos comunicadores que se han reproducido a montones sin que eso signifique que el pueblo sea verdaderamente informado?

-A la disidencia y el periodismo independiente trataron de descabezarlos y desguasarlos en 2003. Ha resistido el embate y ha sobrevivido, a pesar de todos los encarcelados, exiliados, desterrados… Ha surgido una nueva generación de disidentes, periodistas independientes y últimamente de blogueros alternativos, pero también, paralelamente, otra de seudodisidentes. Están los que se meten a ‘disidentes’ para hacerse de un curriculum y solicitar una visa de refugiado político en la Sección de Intereses de los Estados Unidos, y los que a ciencia cierta no se sabe quiénes son ni quién o quiénes están detrás de ellos. Cuesta creer cómo de la noche a la mañana se convierten en personajes famosos, tienen recursos para enviar mensajes, fotos y videos y subirlos a internet con una facilidad increíble. Cuando a mí me pueden mandar fotos de mi nieta que vive en La Habana, me las envían en tamaño reducido. Debido a las lentas conexiones, enviar fotos de gran tamaño y videos no lo pueden hacer ni todos los cubanos ni todos los disidentes y periodistas independientes.

-Hablando sin tapujos. De lo que escriben los periodistas independientes y los blogueros alternativos muy pocos dentro de Cuba se enteran, porque sus textos se difunden en internet y en la isla es ínfimo el porcentaje de la población con acceso a la red, y cuando alguien paga 6 o 7 pesos cubanos convertibles para conectarse durante una hora, utiliza ese tiempo para pasar correos a su familia o echarle un vistazo a noticias de su interés, por lo regular de música, cine, deportes… Menos aún los cubanos de la isla se enteran de todos esos videos realizados por los nuevos comunicadores, quienes parecen han pasado la escuela de la oratoria de Fidel Castro y meten unos ‘teques’ (discursos) demasiado largos, gesticulando y utilizando una verborrea similar a la de los dirigentes castristas. Todo lo que desde Cuba ellos escriben, fotografían y twittean es para consumo externo. Pueden darse el lujo de recorrer a pie todo el país que a no ser la policía política, nadie los conoce. De 1995, cuando me hice periodista independiente, a la fecha, dos tandas de infiltrados por el Departamento de Seguridad del Estado han salido a la luz en 17 años: una en abril de 2003 y otra en enero de 2011. Al parecer, el tiempo de vida útil de un informante o chivatiente es de 7-8 años. Así que los próximos se supone sean ‘quemados’ en 2018 o 2019. Si aquello no explota antes.

En mayo pasado publicaste un libro en internet, ¿podrías hablarnos sucintamente?

-Ese libro lo comencé a escribir en diciembre de 2002, en la mesa del comedor de mi apartamento en La Habana. Escribía directamente en la máquina de escribir, no sabía si algún día lograría publicarlo, pero pensé que a los 60 años ya era hora de volcar en blanco y negro algunas vivencias. Tenía 61 cuartillas redactadas cuando el 18 de marzo de 2003 fue desatada una feroz oleada represiva. Saqué de mi casa esas cuartillas y después logré que un turista suizo me las trajera a Lucerna, en la misma carpeta plástica verde donde las guardé. En 2005 surgió una posibilidad de publicar el libro y empecé a trabajar intensamente en ello. Tuve desencuentros con los editores y terminé no queriendo saber nada de ellos. A fin de cuentas, a mí no me interesa el dinero ni la publicidad. En mayo de 2011 decidí publicarlo en mi blog. Se titula Periodista, nada más y comienza con un capítulo al que decidí ponerle Un pedazo de mi vida.

Portada del libro Periodista nada más.

¿Qué le dirías a los cubanos de la isla, qué mensaje te gustaría enviarles?

-Me da mucha pena con los cubanos, en particular con los residentes lejos de la capital y con las mujeres, las madres solteras y las abuelas, por la vida tan dura que la mayoría ha llevado y sigue llevando. En Suiza vivo muy modestamente, pero cada vez que entro a un supermercado, y veo los paquetes de arroz que no hay que perder tiempo escogiéndolo o los estantes con papas, frutas y vegetales, frescos y limpios, a la mente me vienen las cubanas de a pie. La revolución de Fidel Castro siempre fue y sigue siendo machista. Y muy mal agradecida: si él y su hermano Raúl se han mantenido en el poder, en buena parte ha sido por las mujeres, esas mismas que apenas tienen íntimas (almohadillas sanitarias) para su menstruación. Pero cuando decidan decir BASTA, ese día comenzará el final de más de medio siglo de autocracia. Muchas ya han perdido el miedo, como las Damas de Blanco y las de los movimientos Leonor Pérez y Rosa Parks. A ellas, mi respeto y cariño. Extensivo a las que permanecen detenidas, como Sonia Garro, brutalmente detenida junto con su esposo Ramón Alejandro Muñoz, una semana antes de la visita del Papa. Hasta la fecha permanecían encarcelados y todo parece indicar que los van a enjuiciar y condenar a varios años de prisión.

Gracias a Zoé Valdés y a El Economista por haber considerado interesante entrevistarme. Es la última entrevista que pienso conceder. Me cuesta tener que hablar de mí y de los míos. A los lectores, mi más sincero abrazo desde Lucerna, Suiza.

Detener a Joseph Kony 2012.

Jueves, 12 Abril 2012

Vean este documental y divúlguenlo lo más posible:

Criminales como éstos deben ser perseguidos, acorralados, juzgados.

Un hombre libre en la misa del Papa

Martes, 27 Marzo 2012

Un sólo hombre libre en la misa del Papa Benedicto XVI en Santiago de Cuba. Aquel que gritó “¡Abajo el comunismo!” y que fue apaleado seguidamente, golpeado en la cara por un castrista amaestrado para golpear.

Da vergüenza que un sólo hombre haya mostrado su libertad interior, y que los otros se hayan quedado callados, incluído el comentarista de este video, que miente cuando dice que el que le pega en la cara es “gente común y corriente”. Él sabe que no lo son.

El horror

Martes, 20 Marzo 2012

Ayer, en la mañana, en una escuela judía de Tolouse, en Francia, ha vuelto el horror. El horror iba encasquetado, el rostro cubierto por el casco de una moto, se acercó a la escuela en un velomotor, pistola en mano. Mató a un profesor de treinta años y a sus dos hijos, de seis y tres años. A tiro limpio. Entró en el patio de la escuela, siempre pistola en mano, se le encasquilló el arma y desenfundó una segunda, con la que abatió a una niña de siete años, la hija del director de la escuela.

Pese a que en Francia se han cometido diversos actos terroristas contra sinagogas en el pasado, el hecho de que la diana hayan sido niños judíos ha contado a la hora de señalar culpables, sobre todo en el ánimo de la comunidad judía, lo que se comprende. Sin embargo, muchos son los que piden no condenar de antemano sin antes haberse logrado una investigación completa.

El asesino parece ser el mismo que pocos días antes abatiera a un paracaidista y a tres militares de orígen magrebí, lo ha confirmado la cámara de seguridad instalada en la calle, por la que se pudo constatar que la chapa del vehículo coincidía con la chapa de la moto en la que iba el asesino de los militares. Además, el arma.

No pueden descartarse las pistas de un neonazi de ultraderecha, o un islamista, o un loco tipo Breivik en Noruega, en el caso que así fuera, entonces actuaría en soledad y meticulosamente. En los casos anteriores pudiera tratarse de grupos organizados que habrían variado su forma de ejercer el terrorismo.

En cualquier tipo, el horror nos ha golpeado hondo. No creo que Francia olvide, y mucho menos perdone. Y seguramente encontrará al criminal. Pero cuatro cuerpos yacía esta noche en el suelo de la sinagoga de Toulouse, velados según el rito hebreo. Una madre quedó sola con una pequeña, perdió a su esposo y a dos hijos. Una pareja perdió a su hija. Son las dos de la madrugada, no puedo dormir. ¡El infierno!

Artistas y poetas en la calle

Martes, 24 Enero 2012

Hoy no tomé el metro, tenía ganas de caminar, y me fui por toda la calle Saint-Antoine en dirección al Museo Picasso, atravesé la Place des Vosges, y me encontré con los mendigos habituales, más harapientos, más viejos, más enfermos. A ellos se había unido un joven arpista, y una pareja de bailarines. Más allá un pintor hacía esbozos a color de la plaza y los vendía a 50 euros, próximo a él se hallaba un hombre, en la cincuentena, con un cartel que indicaba: Yo soy poeta.

Mientras el arpista tocaba en el arpa una melodía de ensueño, los bailarines marcaban el paso alejados, al son de un viejo jazz, el pintor continuaba con sus trazos al calco del paisaje, el poeta decía trozos de poemas de Verlaine, Ronsard, Víctor Hugo… Parecía un loco, y sin embargo, su voz se derramaba en el invernal mediodía como el vapor oloroso de una miel recién horneada… Nadie se le acercaba, nadie le dio una limosna… Al rato empezó a balbucear unos poemas, la voz se le fue helando, de cuyo autor no pude reconocer… Me acerqué con el pretexto de perguntarle quién era el autor y de este modo colocarle una moneda en la bolsita que tenía colocada junto a él en el suelo… Son míos, los escribí yo, ayer los escribí, añadió. Es un bello poema, creo que le dije, sinceramente, y sí que lo era, hablaba de unas madejas de hilo, enredadas en el gajo de un árbol, y de una joven Ariadna que intentaba desenredarlas, pero primero que nada alcanzarlas.

Me dio mucha pena ver a esos artistas de la calle, a ese poeta debajo de una arcada, soltando versos, con su bolsita pegada a un aterido pie poco abrigado.

Con la mundialización ha ocurrido esto, la poesía no se vende, la gente sólo lee las historietas faciloides nacidas en los buros y redacciones del mercantilismo. Los teatros cierran. Las galerías desaparecen. E internet acapara espacios en nuestros cerebros. Somos nada. Menos que nada. Ya las sobras de una civilización que no es ni su sombra.

Ropa vieja

Jueves, 22 Diciembre 2011

Ropa vieja es un plato exquisito cubano, a base de carne ripiada y vegetales, pero no es de la receta culinaria de lo que les hablaré, sino de la poca vergüenza de un francés que se ha atrevido a “donar” a la Cruz Roja una tonelada de muebles desvencijados y de ropa vieja, no sólo usada, además sucia, orinada y cagada.

Al parecer todos esos estorbos se hallaban en el apartamento de uno de sus inquilinos, y entonces el propietario no encontró mejor destinatario que la Cruz Roja. Así suelen ser los franceses, o algunos, una gran mayoría: pujones y pan con timba, por no decir zoquetos e hijos de puta.

La broma no sólo es de mal gusto dado que el trabajo de la Cruz Roja ha sido en muchísimas ocasiones ocuparse de los niños huérfanos, y de los pobres, además, el hecho de haber escogido la fecha para hacerla requiere que el tipejo tenga el corazón tan deshilachado como un trozo de carne de la ropa vieja cubana, sin la exquisitez, desde luego.

Hoy debí salir a la calle temprano, esta noticia me cosió al sofá. De sólo pensar que debía tomar el metro y tal vez toparme con varios franceses del género y estilo del “donante” sentí un picor en la garganta y tuve arcadas. Vomitar en estos casos, alivia.

Escritores y artistas piden al presidente de México la cancelación de las concesiones mineras en la tierra sagrada de los Huicholes

Viernes, 2 Diciembre 2011

GRUPO DE LOS CIEN INTERNACIONAL

1 de diciembre de 2011

 

ESCRITORES Y ARTISTAS PIDEN AL PRESIDENTE DE MEXICO LA CANCELACION DE LAS CONCESIONES MINERAS EN LA TIERRA SAGRADA DE LOS HUICHOLES 

 

Si bien México es el mayor productor de plata del mundo, no todo lo que brilla es plata, también los países brillan por sus mitos y sus ritos, sus tradiciones y su cultura, y el pueblo Huichol (o Wixárika) ha brillado en México por haber mantenido a través del tiempo sus propias creencias. Las peregrinaciones anuales de los huicholes por Wirikuta, su territorio sagrado, hacia el Cerro Quemado, la montaña mítica del Amanecer, son de fama internacional.

 

En noviembre de 2009 la compañía minera canadiense First Majestic Silver compró 22 concesiones mineras en el área de Real de Catorce, en el estado de San Luis Potosí. Estas  concesiones mineras permitirán a First Majestic Silver llevar a cabo en 6,327 hectáreas lo que la compañía califica como “un programa agresivo de perforación y exploración”.

 

El problema es que este territorio de San Luis Potosi es justamente la región desértica donde llega la peregrinación anual de los Huicholes. Desde hace siglos los hombres, mujeres y niños de este grupo étnico vienen caminando desde sus comunidades en la Sierra Madre Occidental en los estados de Jalisco, Nayarit, Durango y Zacatecas para realizar sus ceremonias religiosas, acompañados y guiados por los mara’akate, sus chamanes y sacerdotes.

 

La entrega de la tierra sagrada de los huicholes a la compañía canadiense First Majestic Silver para ser convertida en explotación minera de plata, para su beneficio económico, no sólo revela una mentalidad colonial de parte de los políticos y funcionarios que participaron en la venta de nuestros recursos minerales más emblemáticos, como es la plata, sino, –y esto es lo más grave —, implica la desecración de la tierra sagrada de los huicholes.

 

First Majestic Silver opera exclusivamente en Mexico, en sus minas La Parrilla, San Martin y La Encantada. La compañía canadiense espera sacar 7 millones y medio de onzas de plata de México en 2011.

 

Asimismo, la Minera Golondrina, filial de la empresa canadiense Lake Shore Gold Corp, pretende extraer oro en en el paisaje sagrado de la zona núcleo de la Reserva de Wirikuta con el método de tajo a cielo abierto, el cual sólo es posible mediante el proceso de cianuración. Ambas operaciones mineras representan una seria amenaza a los escasos recursos hídricos de la zona.

 

Cuando mucha gente se refiere a un México más grande y permanente que la violencia actual, se refiere a su historia y cultura, y decir Wirikuta nos remite a un grupo étnico profundamente mexicano, respetado en el mundo por su autenticidad y creatividad, mientras que decir First Majestic Silver y Goldcorp implica rapacidad y colonialismo.

 

Los abajo firmantes pedimos al presidente Felipe Calderón –quien fue testigo de la firma del Pacto Huaxa Manaka, bajo la cual los gobernadores de cinco estados se comprometieron a preservar la tierra santa del pueblo Huichol — que cancele las concesiones otorgadas a las empresas canadienses. Esperamos que el presidente Calderón no pase a la historia como el hombre que autorizó la destrucción de Wirikuta y sus lugares sagrados.

 

FIRMANTES

 

MÉXICO: Homero Aridjis, Elena Poniatowska, Francisco Toledo, Gabriel Orozco, Jean Meyer, Nicolás Echevarría, Juan Villoro, Rubén Gallo, Manuel Felguérez, Gilberto Aceves Navarro, Lydia Cacho, Jorge Zepeda Patterson, Coral Bracho, Bárbara Jacobs, Vicente Rojo, Gabriel Weisz, Ana Pellicer, Roger von Gunten, Chloe Aridjis, Eva Aridjis, Laureana Toledo, Miguel Calderón, Rogelio Cuéllar, Javier Aranda, Guillermo Fadanelli,  Tedi López Mills, Elsa Cross, Beatriz Rojas, Pablo Meyer, Marina Meyer,Matías Meyer, Jerónimo López/ Dr. Lakra, Abraham Cruzvillegas, Damián Ortega, Rosa Velasco, Gabriel Kuri, Ximena Cuevas, Eduardo Hurtado, Yoshua Okón, José Luis Paredes Pacho, Monica Manzutto, José Kuri, Isadora Hastings García, Natalia Toledo, Federico Campbell

FRANCIA: Yves Bonnefoy,  J. M. G. Le Clézio, Jean-Clarence Lambert, Gérard Titus-Carmel, Georgiana Colville, Pascale Montandon

SUECIA: Tomas Tranströmer, Kjell Espmark, Per Wästberg, Lasse Söderberg

TURQUÍA:  Orhan Pamuk

ESTADOS UNIDOS:  Lawrence Ferlinghetti, Paul Auster, Peter Matthiessen, Rita Dove, Junot Díaz (& República Dominicana),  Siri Hustvedt, Nicole Krauss,  Jonathan Safran Foer,  Robert Darnton, Michael Scammell, Edward Hirsch, Pete Hamill, Molly Moore, Tom Hayden, Jerome Rothenberg, Terry Tempest Williams,  Francisco Goldman, Bill McKibben, Deirdre Bair, Francine Prose, Eliot Weinberger, Robert Hass, Kwame Anthony Appiah, Ross Gelbspan, Robert Glenn Ketchum, Dr. Lincoln Brower, Betty Aridjis, Michael Palmer,  Clayton Eshleman, Askold Melnyczuk, Amory Lovins, Charles Bernstein, Alan Weisman,  Amy Evans McClure, Michael McClure, Anthony DePalma, Grace Schulman, Scott Slovic,  Serge Dedina,  Dick Russell, Eric Lax, Edmund Keeley, Mimi Gross, A. E.  Stallings, James Metcalf (&México), Ilan Stavans (&Estados Unidos), Janet Brody Esser, Elizabeth Ferber

CANADÁ:  Margaret Atwood, Michael Ondaatje, John Ralston Saul,  Linda Spalding, Graeme Gibson, Terence Gower, George McWhirter (&Irlanda del Norte)

REINO UNIDO: Simon Schama, Alan Riding, Ali Smith, Simon Winchester, Jonathon Porritt, Anne Stevenson,  Darian Leader, Lisa Appignanesi,  Cornelia Parker, Rosie Boycott,  Michael Schmidt, Mary Horlock, James Lasdun, Ruth Fainlight, Anthony Rudolf, Devorah Baum, Josh Appignanesi

BÉLGICA:  Pierre Alechinsky, Ivan Alechine, Wim Delvoye

NIGERIA: Chinua Achebe

CHILE: Alejandro Jodorowsky,  Ariel Dorfman,  José María Memet

RUMANIA: Norman Manea  (&Estados Unidos)

ESPAÑA: Carlos Garcia Gual, Frederic Amat

CUBA: Zoé Valdés (&Francia)

INDIA: Kiran Desai, Meena Alexander

COLOMBIA: Fernando Rendón,  Cecilia Balcazar, Angela García

NORUEGA: Eugene Schoulgin

PAÍSES BAJOS: Laurens van Krevelen

SUDÁFRICA: Breyten Breytenbach

CHIPRE: Lily Michaelides,  Niki Marangou, Christos Hadjipapas

ITALIA: Giuseppe Bellini,  Sebastiano Grasso, Patrizia Spinato, Franca Tiberto

NICARAGUA:  Sergio Ramírez,  Francisco de Asís Fernández

PANAMÁ: Gloria Guardia

JAPÓN: Satoko Tamura

ISLA MAURICIO: Ananda Devi

BRASIL: Ledo Ivo

URUGUAY: Carlos Fazio (&México)

GRECIA: Vassilis Vassilikos, Anastassis Vistonitis, Ersi Sotiropoulos, Dino Siotis,Yorgos Rouvalis

AUSTRIA: Peter Stephan Jungk (&Estados Unidos)

ALEMANIA: Helga von Kügelgen, Klaus Kropfinger, Fred Viebahn,Tobías Burghardt, Jona Burghardt

BANGLADESH: Hasna Jasimuddin Moudud

ARGENTINA: Octavio Prenz

SLOVENIA: Tomas Salamun, Gregor Podlogar

GRUPO DE LOS CIEN INTERNACIONAL / GROUP OF 100

December 1, 2011

 

WRITERS AND ARTISTS ASK MEXICO’S PRESIDENT TO CANCEL MINING CONCESSIONS IN THE SACRED TERRITORY OF THE HUICHOL PEOPLE

 

Mexico may be the world’s largest silver producing country, but not all that shines is silver. Countries also shine in their myths and rites, their traditions and culture, and the Huichol (or Wixáritari, in their own language) have shone in Mexico and the world by preserving their unique spiritual identity over time.  The annual pilgrimage made by the Wixáritari across the sacred desert landscape of Wirikuta to Cerro Quemado, the mountain where they believe the sun was born, is internationally famous.

In November 2009 the Canadian mining company First Majestic Silver bought 22 mining concessions in the Real de Catorce area, in the state of San Luis Potosi.  These concessions will allow First Majestic Silver to carry out what the company describes as “an aggressive drilling and exploration program” on 6,327 hectares of land.

The problem is that this part of San Luis Potosi lies in the middle of the Wirikuta Natural Reserve. For centuries Huichol men, women and children have made their way here from communities in the western Sierra Madre mountains in the states of Jalisco, Nayarit, Durango and Zacatecas to carry out their religious ceremonies, accompanied and guided by the mara’akate, their shaman-priests.

Handing over the sacred territory of the Huichols to First Majestic Silver to be mined for its own financial gain not only betrays the colonial mentality of the politicians and bureaucrats responsible for selling silver, Mexico’s most emblematic mineral resource, to foreign companies but, far worse, will entail the desecration of the ancestral lands of the Wixáritari.

First Majestic Silver operates exclusively in Mexico, at its La Parrilla, San Martin and La Encantada mines, and expects to produce seven and a half million ounces of silver in Mexico during 2011.

Minera Golodrina, a Mexican subsidiary of the Canadian-based multinational Lake Shore Gold Corp, plans to dig an open-pit gold mine in the sacrosanct core zone of the Wirikuta Reserve, extracting gold using the highly toxic cyanide process. Both mining operations would endanger the scarce local water supply.

When many people speak of a Mexico that is greater and more enduring than the current climate of violence, they are thinking of its history and culture, and mention of Wirikuta brings to mind an ethnic group which is profoundly Mexican and respected the world over for its authenticity and creativity, whereas mention of First Majestic Silver and Lake Shore Gold Corp brings to mind rapacity and colonialism.

We ask President Felipe Calderón — who witnessed the signing of the Huaxa Manaka Pact three years ago by the governors of five states who vowed to preserve the sacred territory of the Wixárika people — to cancel the mining concessions granted to both Canadian companies.  We hope that President Calderón will not go down in history as the man who authorized the destruction of Wirikuta and its holy ceremonial sites.

 

SIGNED BY:

 

MEXICO: Homero Aridjis, Elena Poniatowska, Francisco Toledo, Gabriel Orozco, Jean Meyer, Nicolás Echevarría, Juan Villoro, Rubén Gallo, Manuel Felguérez, Gilberto Aceves Navarro, Lydia Cacho, Jorge Zepeda Patterson, Coral Bracho, Bárbara Jacobs, Vicente Rojo, Gabriel Weisz, Ana Pellicer, Roger von Gunten, Chloe Aridjis, Eva Aridjis, Laureana Toledo, Miguel Calderón, Rogelio Cuéllar, Javier Aranda, Guillermo Fadanelli,  Tedi López Mills, Elsa Cross, Beatriz Rojas, Pablo Meyer, Marina Meyer, Matías Meyer, Jerónimo López/ Dr. Lakra, Abraham Cruzvillegas, Damián Ortega, Rosa Velasco, Gabriel Kuri, Ximena Cuevas, Eduardo Hurtado, Yoshua Okón, José Luis Paredes Pacho, Monica Manzutto, José Kuri, Isadora Hastings García, Natalia Toledo, Federico Campbell.

FRANCE:  Yves Bonnefoy, J. M. G. Le Clézio, Jean-Clarence Lambert, Gérard Titus-Carmel, Georgiana Colville, Pascale Montandon

SWEDEN: Tomas Tranströmer, Kjell Espmark, Per Wästberg, Lasse Söderberg

TURKEY:  Orhan Pamuk

UNITED STATES:  Lawrence Ferlinghetti, Paul Auster, Peter Matthiessen, Rita Dove, Junot Díaz (& Dominican Republic), Siri Hustvedt, Nicole Krauss,  Jonathan Safran Foer,  Robert Darnton, Michael Scammell, Edward Hirsch,  Pete Hamill, Tom Hayden, Jerome Rothenberg, Terry Tempest Williams,  Francisco Goldman, Bill McKibben, Deirdre Bair, Francine Prose, Molly Moore, Eliot Weinberger, Robert Hass, Kwame Anthony Appiah, Ross Gelbspan, Robert Glenn Ketchum, Dr. Lincoln Brower, Betty Aridjis, Michael Palmer,  Clayton Eshleman, Askold Melnyczuk, Amory Lovins, Charles Bernstein, Alan Weisman,  Amy Evans McClure, Michael McClure, Anthony DePalma, Grace Schulman, Scott Slovic,  Serge Dedina,  Dick Russell, Eric Lax, Edmund Keeley, Mimi Gross, A. E.  Stallings, James Metcalf (&Mexico), Ilan Stavans (&USA), Janet Brody Esser, Elizabeth Ferber

CANADA:  Margaret Atwood, Michael Ondaatje, John Ralston Saul,  Linda Spalding, Graeme Gibson, Terence Gower, George McWhirter  (&Northern Ireland)

UNITED KINGDOM: Simon Schama, Jonathon Porritt, Ali Smith, Simon Winchester, Alan Riding, Anne Stevenson,  Darian Leader, Lisa Appignanesi,  Cornelia Parker, Rosie Boycott,  Michael Schmidt, Mary Horlock, James Lasdun, Ruth Fainlight, Anthony Rudolf, Devorah Baum, Josh Appignanesi

BELGIUM:  Pierre Alechinsky, Ivan Alechine, Wim Delvoye

NIGERIA: Chinua Achebe

CHILE: Alejandro Jodorowsky, Ariel Dorfman, José María Memet

RUMANIA: Norman Manea  (&USA)

SPAIN: Carlos Garcia Gual, Frederic Amat

CUBA: Zoé Valdés (&France)

INDIA: Kiran Desai, Meena Alexander

SOUTH AFRICA: Breyten Breytenbach

COLOMBIA: Fernando Rendón, Cecilia Balcazar, Angela García

NORWAY: Eugene Schoulgin

THE NETHERLANDS: Laurens van Krevelen

CYPRUS: Lily Michaelides, Niki Marangou, Christos Hadjipapas

ITALY: Giuseppe Bellini, Sebastiano Grasso, Patrizia Spinato, Franca Tiberto

NICARAGUA:  Sergio Ramírez, Francisco de Asís Fernández

PANAMÁ: Gloria Guardia (&Nicaragua)

JAPAN: Satoko Tamura

MAURITIUS: Ananda Devi

BRAZIL: Ledo Ivo

URUGUAY: Carlos Fazio (&Mexico)

GREECE: Vassilis Vassilikos, Anastassis Vistonitis, Ersi Sotiropoulos, Dino Siotis, Yorgos Rouvalis

AUSTRIA: Peter Stephan Jungk (&USA)

GERMANY: Helga von Kügelgen, Klaus Kropfinger, Fred Viebahn, Tobías Burghardt, Jona Burghardt

BANGLADESH: Hasna Jasimuddin Moudud

ARGENTINA: Octavio Prenz

SLOVENIA: Tomas Salamun, Gregor Podlogar

NOTA: ESTA INFORMACIÓN PUEDE SER REPRODUCIDA EN TODOS LOS MEDIOS QUE ASÍ LO DECIDAN.

 

¿A qué olía el Che Guevara? A Fo.

Lunes, 7 Noviembre 2011

A mí me encantan las ferreterías y las boutiques de tarecos. Cerca de mi casa hay una boutique de vajillas que se llama La Vaissellerie, donde venden platos, vasos, cucharitas, todo tipo de porcelana fina. Llevo casi 17 años visitando y comprando en La Vaissellerie. Hoy pasé por allí a comprar unas cucharitas para el café, porque todas se me van por el tragante o las boto en la basura sin darme cuenta, y me quedan pocas. Entré en la tienda y lo primero que veo es unas velas, en unos vasos, perfumadas, claro. Una de las velas estaba aromatizada con ron, otra con tabaco, y la tercera el perfume era el del Che Guevara, según se podía leer en la etiqueta, bien grande, con la foto del aChesino de La Cabaña. Más abajo se podía leer también entre signos de admiración: ¡Viva Cuba Libre!

Cansada de armar siempre el escandalito cada vez que me topo con una barbaridad como ésa, me iba a largar sin hacer el menor comentario, pero cuando vi lo de ¡Viva Cuba Libre! se me encendió la sangre y fue como si me metieran las tripas y el cerebro en una mezcladora. Me contuve, sin embargo. Muy finamente les pregunté a la señora dueña del negocio, y al joven de abundante cabellera, que tenía como dependiente, si ellos no sabían que el Che Guevara era un asesino argentino que no tenía nada que ver con la verdadera Cuba, y ahí solté todo lo que sé del Che, pero pausadamente, como si yo fuera danesa o finlandesa. Mientras yo hablaba, parsimoniosamente, el joven se iba poniendo cada vez más rojo, de tez, tal vez de alma ya lo era, y la señora se deshizo en excusas.

-Comprendo, comprendo, es como si yo pusiera una vela con la foto de Hitler y el cartelito debajo que dijera: ¡Viva Alemania Libre! -añadió.

-Exactamente -, agregué yo, satisfecha, porque por lo visto me había explicado mejor que nunca.

La señora hizo ademán de retirar la vela, lo que yo agradecí, pero antes le pregunté si podía olerla y conocer el precio. Aceptó. Me la llevé a la nariz, era una mezcla de canela con jazmines. El precio 17 euros. Por nada me da un yeyo con cuatro requetetrepos.

-Además, este olor que se anuncia aquí como el del Che Guevara es una falsedad total, una mentira. Porque incluso se cuenta de que el Che olía a rayo encendido, que era un cochino, que no se bañaba, y le apestaban las patas a cicote (iba a compararlo con un queso, pero recordé que sería una mala comparación porque a los franceses mientras más apesta el queso más exquisito lo encuentran)... Los pies, sabe usted, le apestaban a cojón de oso-. La mujer estalló en una carcajada. El joven melenudo cada vez más rojo…

-Para colmo, ¿usted sabe lo que es pagar 17 euros por el supuesto olor de un terrorista asesino? Vaya, ni en la novela El Perfume de Patrick Süskind.

La mujer asintió seriamente, y retiró la vela. Me despedí de ambos, y bueno, ya en la calle, empecé a reflexionar, tipo francesa, y poco a poco me fui diciendo que a lo mejor la estúpida había sido yo, que igual debería coger y abrir una boutique con todas las pestes que tengan que ver con la Cuba castrista, enfrascarlas en vasos de cristal de Lalique, y venderlas bien caras. Por ejemplo, “Grajo de sobaco del Che, de cuando estuvo en Bolivia” (200 euros), “Cicotera de Fidel Castro de cuando estuvo en la Sierra Maestra” (300 euros), (”Sebingo de la Papaya de Celia de cuando estuvo en la Sierra”) (150 euros), y así sucesivamente… Podría hacer una pasta con eso, ya que son productos que les encantarían a los franceses, igual a los italianos, a los americanos ni se diga… Y ahí se desató mi mentalidad especulativa, como buena Tauro que soy. Y ya me veía yo millonaria gracias a toda esta repugnancia de pestes. La marca se llamaría Fo, qué peste. Sonaría como a chino. Muy de tendencia. Y luego haría un prêt-à-porter con el diminutivo de Fo.

De hecho, ahora que me acuerdo, no es la primera vez que me tropiezo con una vela perfumada con el supuesto aroma del Che Guevara. Las célebres Velas Cire Trudon, tienen una que se llama Ernesto, que huele a cuero y a tabaco; en aquella primera ocasión fui a comprar una para mi apreciado Ernesto Díaz, pero por suerte tuve la precaución de preguntar antes quién era el célebre Ernesto, viendo que las velas anteriores estaban dedicadas a Marie-Antoinette, reina de Francia, a Napoleón, emperador de Francia. La chiquita de la tienda me dice: Voyons, madame, Ernesto ça ne peut pas être un autre que le Che Guevara!. “¡Que no se diga, señora, Ernesto no puede ser otro que el Che Guevara!” Y lo soltó tan fresca, suave y bajita de sal, mientras me mostraba el vaso en cristal verde olivo. Precio de la vela en internet: 52 o 55 euros, en boutique: 82 euros. ¿Como les cae? Menos mal que no se la mandé a Ernesto Díaz, que estuvo 22 años en una cárcel castrista, condenado a 40 años.

No es justo. Tanta gente muerta, asesinada por este hijo de la gran puta, para esto. Para que en plena crisis, la gente se tope con unas velitas con el olor del Che Guevara. Me la corto que esta guanajada se le ocurrió a una pajarita parisina, seguro que sí.

Silencios y dudas

Martes, 25 Octubre 2011

Tomaré el metro, me dirigiré hacia una emisión de televisión, deberé quedarme en la estación Malakoff. Durante el trayecto iré pensando lo que diré de mi nueva novela. La verdad es que no tengo nada que decir de lo que escribí, pero tendré que hablar de algo, de cualquier cosa. Además, como ya es habitual, me invadirán las dudas. Si no fuera por las dudas tal vez no seguiría escribiendo.

Seguramente el programa transcurrirá tranquilamente, incluso si por dentro bullirá en mí el volcán, y claro, como ya es costumbre, también me preguntarán sobre política. ¿Qué contestar? Yo de política no sé nada, sólo poseo algunas pruebas, certezas, y más preguntas que respuestas. Las preguntas que hoy nos hacemos todos.

Me deslizaría con gusto a la plaza del entrevistador, y le preguntaría yo a él, o a ella, ¿qué sucederá con el arte, con la cultura, con la literatura, en un mundo tan pérfido, tan inseguro educacionalmente? ¿Qué pasará con el ser humano? Entonces esa persona que tendré enfrente, tratará de evadir la respuesta, con un malabarismo, y contestará con gesto versallesco unas palabras muy televisivas y en apariencia gratificadoras: “Las respuestas las tienen casi siempre los escritores. Escriba otro libro, tal vez allí encontremos descifrados esos enigmas”.

No encontraremos nada, tal vez no haya libro, tal vez no habrá yo. Sólo silencios.

Perdida

Viernes, 21 Octubre 2011

Mataron a Laura Pollán en Cuba, la líder de las Damas de Blanco. El régimen la envenenó, le inoculó algo, luego la incineraron, y ¡fuera catarro!… ¿Se acabarán las Damas de Blanco? Laura Pollán era la mujer más temida en la Cuba de los Castro, ¡qué mierdas Yoani Sánchez, era Laura Pollán!…

Por cierto, mientras mataban a Laura Pollán en un hospital de La Habana, secuestraban al graffitero El Sexto, y según declaraciones posteriores suyas le preguntaron mayormente por Yoani Sánchez, luego lo soltaron. Esta entrevista de El Sexto se la hicieron en Estado de Sats, que nadie sabe muy bien qué es, ni quien lo auspicia, pero ya se corre la bola en La Habana que el sostén material viene de Yoani Sánchez. Todo muy raro.

Entre tanto, una amiga muy anciana entró en una Maison de Santé, y para rematar murió mi querido amigo, el poeta cubano David Lago González, en un hospital de Madrid, ya está enterrado con las cenizas de su madre. Otro que no verá el fin de la dictadura castrista. David nunca fue considerado escritor por Babelia, jamás lo citaron entre los escritores cubanos importantes. Es el poeta más importante de su generación. El Mundo tampoco le dio un blog, prefirieron dárselo a la Quendi Guerra, que sólo cuenta mentiras a favor del régimen.

Hablando de finales, he pasado una y mil veces el video de Gadafi, el del dictador encontrado en una cloaca por los rebeldes libios, donde se ve cómo lo atraparon, cómo chillaba igual a una rata. Luego, ¡pum!, el tiro en la cabeza, perpetrado por un chico de 18 años, que se cogió la pistola de oro del mismo tirano. ¡Una pistola de oro, jolines! Para acabar como acabó, hecho una piltrafa, y su hijo al lado, molido como picadillo de soja.

Espero lo mismo para los hermanos Castro, aunque son ya tan viejos, que me temo que el espectáculo será más breve. Apúrense, cubanos.

Tan nerviosa estaba con estos acontecimientos que me perdí en el metro, tomé varios trenes, y en lugar de llevar a Bellevue, caí en Belleville. Todo ya es de los chinos. No parecía París, sino Cantón.