Blogs

Archivo de la categoría ‘Sociedad’

Desahucio y fe

Lunes, 10 Octubre 2011

Una mujer recibió los papeles del desahucio, sintió que corazón se le paraba de un tiro. Vive sola con su hijo, y no puede pagar la hipoteca, ni tiene a nadie que la ayude. No solo perderá su casa, también perderá la casa de su hermano, que ya estaba pagada, pero que ella había puesto en garantía para adquirir la suya. Dos familias arruinadas, dos familias desahuciadas.

Del banco la llamaron, el banquero le explicó que no podía continuar en rojo, con la cuenta a descubierto, que debía demasiado ya, y que estaba obligado a cancelarle las tarjetas bancarias. El banquero ajustó el nudo de su corbata, hizo varias muecas, tragó en seco, los labios despellejados, como llagados de tanto mordérselos, le extendió un contrato de seguro en caso de muerte, le preguntó antes si fumaba, si estaba enferma de algo, si, si, si…

La mujer salió a la calle, pasó el primer semáforo, no esperó la verde, sentía un enorme peso en el pecho, le faltaba la respiración, mejor acabar con todo… Pero ¿y su hijo adolescente?

Llegó a la casa, antes llamó a una amiga que le recomendó que se cobijara debajo del edredón y esperara al día siguiente. No pudo hacerlo, la cama le devoraba la mente, y la hundía en un estado agobiante.

Se dirigió a la cocina, encendió una vela. Fe, lo único que le queda es fe. Todo su capital es la fe.

En orfandad de Steve Jobs, el genio y el poeta

Viernes, 7 Octubre 2011

Otras veces he escrito en este blog sobre Steve Jobs, al que todos llaman de manera muy merecida el genio creador y confundador de Apple, y con razón, porque además de genio, Steve Jobs fue un poeta, un hombre que tuvo una vida difícil, y supo salir de sus dificultades con un inmenso esfuerzo de voluntad y un acto de humildad poética que muy pocos en el mundo estarían dispuestos a hacer.

Steve Jobs fue adoptado, su madre lo entregó en adopción porque estaba esperando una hembra y les nació un varón, en los documentos de la adopción se exigía que la familia que lo recogiera (palabra dolorosa) prometería darle una educación al niño. La familia de adopción, sus padres desde entonces, se esforzaron con vehemencia para cumplir lo prometido. Pero Jobs, el niño nacido en el seno de una familia musulmana y acogido por una familia de origen armenio judío, sabía que estaba perdiendo el tiempo en la universidad, que no daría la talla tal como se esperaba que él hiciera, y le dio vergüenza que sus padres estuvieran gastando todo un dineral en su educación y que el resultado fuera un irremediable fracaso. Esta manera de pensar, y de asumir su vida, es un acto poético de humildad por parte de Jobs, un acto que muy pocos estarían dispuestos a realizar y otros a reconocer.

En un discurso, cuando le dieron el doctorado en la universidad de Stanford, contó su vida a los estudiantes, los instó a que hicieran siempre lo que les gustara hacer, y sobre todo, que fueran verdaderos, sinceros, y amplios en su visión individual de sí mismos, que no se contuvieran a la hora de aceptarse o criticarse. Lo dijo con otras palabras, pero ese era uno de los sentidos.

Muy pocos, con todo lo que ganó Jobs en los años posteriores, estarían dispuestos a recordar y a confesarse públicamente de la manera en que él lo hizo en aquel caluroso mediodía; la gran mayoría habría preferido olvidar y esconder el pasado, y habrían hecho un discurso pomposo cundido de autobombos. No fue su caso, y ese discurso es un verdadero poema a la vida, de sencillez y entrega.

Es una lástima que nosotros no le hayamos brindado más ternura y reconocimiento, como dijo un lector de mi blog personal.

Es una lástima que no haya recibido el Nobel; aunque al parecer Jobs no era una persona que se interesara demasiado en las condecoraciones, puesto que muy pocas figuran en su curriculum de wikipedia, el que por cierto, es sumamente preciso, y escueto, si comparamos todo lo que hizo. Porque Steve Jobs es nuestro Poincaré, el que decía que “al final de todas mis ecuaciones me está esperando la poesía”.

Acabo de leer que antes de morir Jobs autorizó una biografía, con la única intención de que sus hijos lo conocieran más. Para un hombre al que todos querrían conocer, resulta sumamente modesto. Creo que, de manera metafórica, todos somos sus hijos, los hijos de un siglo en cuyo cambio él ha sido uno de los protagonistas principales.

Steve Jobs nos adoptó a todos, lo hemos amado y admirado a través de sus invenciones. Todos nos hemos quedado huérfanos.

La elegancia de Steve Jobs

Jueves, 25 Agosto 2011

Resulta muy difícil ser elegante en los tiempos que corren, todavía más cuando una delicada enfermedad invade a una persona y la fragiliza al punto de que pudiera perder todo sentido de la mesura, y desesperarse hasta convertirse en incómoda.

No ha sido el caso de Steve Jobs, al que se ha llamado el Edison de nuestros tiempos, quien como creador e inventor que es y que tantos compromisos había contraído con un mercado que no se detiene nunca, como es el de la informática, y el de Apple, decidió retirarse después de padecer cáncer, del que ha sido operado y tratado durante años.

Todos conocemos y admiramos la obra de Steve Jobs, es por eso que se aprecia mucho más su actitud lúcida de apartarse en el momento adecuado, y dejar en manos de otras personas probadamente competentes el destino de esa magna empresa. No solo se trata de una acción inteligente, además es elegante. Y cada vez nos encontramos con menos gente elegante. La brusquedad es lo común.

Muchos deberían aprender de Steve Jobs, sólo nombraré a algunos: primero que nadie, los Castro, el dictador coreano, le seguirían Chávez, Zapatero, Ortega, y unos cuantos más.

Pero sobre todo pienso en Castro I y en Chávez, viejo y enfermo el primero, gravemente enfermo el segundo, y todavía dando por sainete póstumo. ¿No es una vergüenza?

Una reverencia ante Steve Jobs.

El circo cubano

Domingo, 14 Agosto 2011

“Créame, todo es un circo”, confesaba una velada Marlene Dietrich hacia el final de su vida, recluída en su apartamento de la rue Montaigne en París, a un periodista. Y desde luego que tenía toda la razón, el mundo es un circo, pero Cuba lo es todavía más.

Ayer 13 de agosto fue la fecha escogida por una parejita de enamorados para casarse. Ellos son Wendy Iriepa, que se declara “patriota y revolucionaria”, y él es Ignacio Estrada, dice que gay, aunque ha tenido relaciones con mujeres, de ahí que le guste Wendy, porque es transexual operada, además Ignacio es disidente, y seropositivo.

Wendy Iriepa trabajaba con Mariela Castro, la hijaza de Raúl Castro, en el Cenesex, que es invento de estudios sexuales creado y dirigido por la Castro, para estudiar y aceptar a homosexuales castristas, los otros no tienen cabida. Es la razón por la que expulsaron -aunque ella niega de que haya sido expulsada, pues aclara que ella misma se largó- a Iriepa cuando se enamoró en menos de tres meses de Ignacio Estrada, también gay, pero disidente.

La parejita de enamorados, se casó ayer, en lo que la prensa ha querido calificar de boda gay, cuando en verdad no lo es, porque Wendy aparece como mujer en su carnet de identidad, e Ignacio, como él mismo ha dicho, es bisexual. Veremos a ver si a partir de ahora, dos hombres, o dos mujeres, podrá presentarse en un juzgado y casarse por lo civil, de manera normal, sin que se les reprima por su condición de homosexuales reales. En un país donde existieron los campos de concentración para homosexuales, religiosos, y artistas, las UMAP, creadas por los mismos Castro, todavía la herida está muy abierta, y la mayoría de las víctimas viven y no han podido ser considerados que han sido retribuídos emocional ni socialmente por el daño que les hicieron, resulta cuando menos una falta de respeto que este tipo de ceremonia como la que se celebró ayer, apadrinada por la bloguera Yoani Sánchez, quien tuiteó minuto a minuto la boda como en los peores espectáculos del corazón sea tomada como desagravio por parte de la sociedad castrista a los homosexuales y a los cubanos.

Para colmo, la boda fue celebrada en esa fecha, el 13 de agosto, porque se trata del día del cumpleaños de Fidel Castro, y ese fue el “regalo” que ellos decidieron hacerle al dictador. Me pregunto si eso habría sucedido de tal modo en la Alemania Nazi, o en el Chile Pinochetista.

Paralelamente artistas latinoamericanos y cubanos decidieron celebrarle el cumpleaños real al tirano la víspera en el teatro Karl Marx, el antiguo teatro Blanquita, donde Silvio Rodríguez proclamó que Fidel Castro era el padre de la patria, olvidando que ya hay un padre de la patria, que es Carlos Manuel de Céspedes, en un acto de guataconería pavorosa.

En cuanto al último número que se vio en la isla ayer, creo que ha sido el más acertado, el más sincero, puesto que fue el concurso circense de payasos, también en el Karl Marx. ¿Delirante? No, abismalmente vergonzoso.

Xenofobia y odio racial

Viernes, 12 Agosto 2011

Algunos se aventuran a escribir acerca de los últimos acontecimientos de Londres, y alegan de que no ha habido odio racial ni xenofobia alguna en esos actos. Bien, no sé qué les hace pensar de ese modo, porque incluso, algunos de los que así se han manifestado jamás han puesto un pie en Londres, ni en Inglaterra.

Desde hace tiempo viajo bastante a Londres, dos o tres veces por año, y a veces más, y puedo decir que pese a que la sociedad inglesa es una sociedad bastante multirracial, los ingleses no han aceptado del todo que algunos inmigrantes no se integren de manera correcta y constitucional a la sociedad. Una de las mayores pruebas es el mismo Dodi Al Fayed, uno de los hombres más ricos del mundo, antiguo propietario de Harrod’s, quien jamás pudo obtener la ciudadanía británica. Es cierto de que su caso constituye una excepción, pero no es el único ni mucho menos.

Durante los recientes sucesos de violencia en Londres y en otras ciudades del Reino Unido, murieron cuatro personas, todas de orígenes extranjero, y dos de ellas musulmanas. Todos hemos visto el video del joven asiático que después de haber sido horrendamente golpeado, incluso deberá ser operado de la mandíbula, también lo desvalijaron delante de todos. El video le ha dado la vuelta al mundo.

Hoy se sabe que entre los líderes de semejantes actos de vandalismo y criminalidad se encontraban el hijo de un millonario y una joven atleta reconocida. Además de la cantidad de menores que robaron, apalearon, y apedrearon, sin contemplaciones.

La crisis económica ha sido sin duda alguna uno de los déclics (detonantes) en estas jornadas guerrilleras, pero también, como se ha escrito en múltiples periódicos ingleses, su origen ha sido la desigualdad y el odio racial. Mientras que los extranjeros llegan, se instalan, abren tiendas, y hacen dinero, ellos ven cómo sus familias pierden trabajos y penan para llegar a fin de mes. Sí, eso es una realidad, frente a la cual no podemos aventurarnos a escribir cualquier tontería guiándonos por los argumentos conservadores a los que ahora les urge librarse de su parte de la culpa, que todos tienen.

Si la xenofobia y el odio racial han traído como consecuencia lo que hemos vivido en la última semana, pues entonces habrá que buscarle una solución, pero la xenofobia y el odio racial, con otros matices y tonos: los de la guerrila urbana, no pueden ser las respuestas.

Disturbios y perturbaciones

Lunes, 8 Agosto 2011

Una película sangrienta de Tarantino, eso es el mundo en el que vivimos. El fin de semanas hubo grandes disturbios en Londres, los que las provocaron se hacen llamar “indignados”, pero al parecer esa indignación, como la española, está manipulada desde los sectores de la izquierda radical y de la social-democracia. Entonces ya ni se puede creer en la indignación del pueblo, porque no es tal, es la indignación de unos cuantos, que necesitan ser reelegidos y controlan y monitorean la indignación de los pobres.

Por otro lado, las perturbaciones vuelven a los aeropuertos y a las terminales de trenes, justo en el momento en el que el pueblo se marcha de vacaciones. Estas huelgas ya nadie las entiende, porque estas huelgas sólo perturban el bienestar de la gente de a pie, ya que los políticos y millonarios viajan en jets privados y eso no los incomoda ni un milímetro en sus planes. Lo únicos que salen perdiendo son los de siempre, los tontos que todavía apoyan a estos huelguistas que deberían hacer sus huelgas, por ejemplo, en época de máxima faena laboral, por cierto, también mangoneados por los dirigentes sindicales, que viven como Carmelina, algunos de ellos.

El mundo, ya lo dijo un filósofo de pacotilla, se ha convertido en un huéleme el nabo indescriptible -perdonen la vulgaridad de la frase, pero el planeta ha caído tan bajo que esa frase suena finísima en comparación a la realidad. Y no añado que se podría comparar a un “bollo de perra”, como dirían el filósofo guabanacoense, porque las perras no tienen la culpa de nada. Y ya saben que yo, soy muy perra, perrísima.

Oro y sal

Sbado, 30 Julio 2011

El oro sube, me advierte una amiga mía. El dinero no valdrá nada. Será el oro lo que tendrá más valor. Si tienes joyas de oro guárdalas, porque con la crisis ya verás cómo aumentará, continúa. Otra, sin embargo, me aconseja que venda ahora lo que tengo en oro, que es el buen momento para hacerme de unos billetes.

Yo no tengo mucho oro, la verdad. Pero me gusta el oro, siempre me ha gustado. De mismo modo que también me gusta el dinero, nunca lo he negado. El que diga que odia el dinero es porque es un mentiroso y un comemierda. Pero, bueno, hay gente que va por ahí, haciéndose los que encuentran que el dinero ensucia, y toda esa bobería.

Mi amiga continúa con que todo se acabará: el dinero, los bancos; y nada más existirá el oro. Y yo sin un lingote, ¡qué digo! Incluso sin un lingotito miserable. Sólo poseo unas cuantas prendas, y nada como para ver el arcoiris encima de mi cabeza.

¿Será verdad lo que dice ésta, que se acabará el dinero? Me pregunta otra amiga desesperada, porque ella si que no tiene nada de nada en oro. Nunca le ha gustado el dorado, siempre se ha comprado joyas de plata, sin más.

Me quedo enfurrada ante semejante burrada, aunque no puedo impedir inquietarme. ¿Y si de repente tambien pierde el valor el oro? ¿Volveremos a la sal? 

Muertos y más muertos

Lunes, 25 Julio 2011

No hay un perro día en que no abra la prensa, no encienda la tele, no oiga la radio, que no me hablen de puros muertos y de putos asesinos. Todos son muertos. Japón, por cierto, ya casi olvidado. El torero que en vez de matar a un toro mata a un chofer inocente (el simil del toro fue él el primero que lo usó, sin ningún tipo de respeto por la víctima). Le siguieron los muertos de Noruega y después Amy Winehouse. Todo esto cuando todavía estamos llorando los muertos de Haití. Bueno, los estamos llorando todavía los que tenemos memoria.

Es que no se puede no ya vivir, ni siquiera respirar, el ambiente apesta a cadáver. En las vacaciones muchísimo más, los accidentes de carretera suman cada día más fallecidos. Sumen los asesinatos de mujeres, las violaciones. Vivimos en un mundo donde sólo se enaltece la muerte, si no hay muerte no hay espectáculo, y como de eso se trata, del terrible espectáculo de matar, de fastidiar al próximo, no cesa; pues eso es lo que trajo el barco, sin más, no hay más vida sin esa retahíla de muertes.

Entras en las páginas de cultura no hay más que ver la cantidad de muertos, de malas noticias referidas a defunciones, de gente que mete droga, que se hincha de pastillas, y luego estallan. Tan simple como eso. Estallan hinchados de drogas y pastillas, y de todo eso se hace el mayor show, que durará máximo un mes. No, si es que esos shows no llegan a veces ni a los quince días. ¡Qué época tan espantosa, por favor!

Me pregunto qué clase de mundo le estamos presentando a los adolescentes, a los niños. Un mundo infernal, por supuesto. No quiero ni imaginar lo que vivirán las futuras generaciones después de haber crecido en esta caca de mundo barato de tumbas y cenizas. Pero para ese momento ya yo estaré muerta. Más tarde que temprano. Bueno, ojalá que no sea a la inversa.

Que tengan felices vacaciones plenas de vida y de buenas noticias.

El hombre de la palmera

Domingo, 10 Julio 2011

Fui a tomar el metro y me encontré con un hombre que cargaba una palmera, pequeña, por supuesto, paunque de dimensiones considerables, más alta que él en todo caso. Entró en el mismo vagón que yo, y la plantó en el piso para poder descansar. Estaba empapado en sudor. Los penachos de la palmera molestaban a todo el mundo y hasta una señora empezó a estornudar visiblemente airada.

Me dio idea de preguntarle hacia dónde llevaba la palmera. Y luego de acercármele un poco lo hice. “A mi casa” respondió. ¿Dónde vive? Insistí. “En una pequeña pieza, en Montmartre”, musitó. ¿Y por qué una palmera? Continué. “Adoro el trópico”. Entonces ya no tuve nada más que comentar.

El tipo de la palmera salió al cabo de algunas paradas, con su palmera al hombro, y ya nunca más lo veré. En el metro entonces la gente empezó a preguntarme ¿qué me había respondido en relación a la palmera?

Nada, más o menos que le gusta el trópico, contesté. Entonces cada cual volvió a lo suyo, y ni gracias me dieron.

A todo el mundo le extrañó ver a un hombre con una palmera, sin embargo, estoy segura que les hubiera extrañado menos ver a uno con una bazuka. Vivimos tiempos tontos, peligrosamente tontos.

Escapar de Cuba en un paquete DHL

Lunes, 4 Julio 2011

Sandra de los Santos es una cubana que escapó de Cuba hacia Las Bahamas, y desde allí, dentro de un paquete DHL hacia Estados Unidos.