Blogs

Entradas con etiqueta ‘Annie Girardot’

Annie Girardot, contra el olvido.

Martes, 1 Marzo 2011

Falleció en Francia la que ha sido considerada la más grande actriz de los últimos cincuenta años: Annie Girardot. Una mujer cuya divisa era “cuando estoy aquí, es que estoy aquí, cuando no necesitan de mí, me voy, es tan simple como eso”.

Annie Girardot además fue uno de los rostros más bellos de la pantalla grande y del teatro. Tuvo de compañeros de reparto a Alain Delón, Jean-Paul Belmondo, Yves Montand, y el que fue el hombre de su vida, padre de su única hija: Renato Salvatori. Con él y con Alain Delon hizo Rocco y sus hermanos de Luccino Visconti. Durante el rodaje de este filme se enamoraron y se casaron, sin embargo, Salvatori prefería salir solo, o sea con amigos, y empezó a tener amantes. Annie siguió rodando en Italia, hasta que se cansó de las infidelidades de su esposo y regresó a Francia con su pequeña hija.

En Francia fue llamada por Claude Lelouch, pero antes hizo una de sus grandes películas: Mourir d’aimer (1971), de André Cayatte, basada en una historia real de una maestra enamorada de su alumno, menor de edad, y que juzgada por abuso de menores fue condenada, Gabrielle Russier era su nombre, y se suicidó al enterarse de su condena. La película sobre la vida de esta mujer, actuada por Girardot, fue un gran acontecimiento de público en Francia, puesto que se realizó un año después del suicidio de Russier.

Annie Girardot, los ojos más vivos de la cinematografía italiana y francesa, la risa más límpida, la actuación perfecta, transparente, dejó de actuar en el año 1975, no porque ella no quisiera, sino porque como ella misma declaró cuando años más tarde le entregaron el César por toda su carrera, el cine francés la olvidó. Aquella entrega del César fue memorable, la mujer lo recibió con unas hermosas y sinceras palabras, el rostro empapado de llanto. En una de las lunetas la actriz Juliette Binoche tampooo podía contener sus lágrimas.

Annie Girardot elevó el récord de actuar durante 5 años, noche a noche, la pieza de teatro Madame Margarite, lo que constituyó uno de los sucesos más inesperados de la historia del teatro, durante esos años fue que su entorno reparó en que algo andaba mal en la cabeza de Annie. Entonces empezó a actuar con una oreillette en la que le dictaban los textos.

Empezó la travesía del Alzheimer, pero ella nunca quiso enterarse, hasta que ya no pudo actuar más; sin embargo ella deseó actuar hasta el último instante y su hija le proporcionó el placer aun cuando ella apenas podía enterar: Un documental sobre su vida y el desarrollo de la enfermedad fue filmado hasta el mismo día en que ya la gran dama del cine francés, sentada en un parque de la Plaza de Vosges, donde vivió tantos años, se preguntó qué hacía allí y perdió total conocimiento de su propia persona.

Annie Girardot estuvo casada siempre con el mismo hombre, Salvatori, luego tuvo relaciones amorosas que significaron mucho para ella; alguna la llevó a la ruina, perdió su gran apartamento en la Plaza des Vosges. Pero siempre tuvo a su hija, y a su nieta, que la acompañaron y se ocuparon de ella.

Claudia Cardinale, que vive en mi barrio, cuenta que Annie Girardot era la actriz más verdadera, la más sincera, la más plena, de una gran entereza, y que sólo el amor pudo quebrarla, pero pasado el tiempo recuperó su fuerza para dedicarse exclusivamente a su arte.

Que su viaje sea breve hacia ese lugar amable, tranquilo, florido que ella merece, donde quiera que esté: toda mi admiración.