Blogs

Entradas con etiqueta ‘Egipto’

Cuba: La patética solución militar

Martes, 9 Julio 2013
Los disidentes cubanos de nuevo diseño están más perdidos que un pedo en un baile, o al menos fingen entretenimiento o extravío mental, si es que vamos a creer que no hay maldad en el tema, o “mariconá en El Líbano”, como se dice vulgarmente en Cuba.

Estos disidentes cuando no andan muy campantes apoyando el levantamiento del muy justificado embargo norteamericano (no existen otros embargos por parte del resto del mundo, de manera que Cuba puede comerciar y así lo hace con el mundo entero), pues entonces se agarran a la brocha gorda de la solución por la vía militar. O sea, que sean los militares los que tomen el poder en la isla.

Bien, primero, el poder de los militares en la isla se reinstauró en 1959 cuando un puñado de guerrilleros terroristas se apertrechó del poder tras una guerrita armada y pagada por los ingenuos del exilio y los idiotas de los norteamericanos.

Segundo, en cuanto a que la solución de Cuba pasa por los militares, pero, vamos a ver ¿qué militares? ¿Los dos viejos cagalitrosos militares que ostentan el poder desde hace más de medio siglo? ¿O por los militares corruptos, nombrados de a dedo “hombres de negocios” por el General Castro II y que no son más que los nuevos jerarcas que en lo único que se interesan como la mayoría de los comunistas es en robarse el dinero de los demás y en convertirse en supermillonarios, a lo soviético-ruso, y en seguir aplastando al pueblo hambriento? ¿Cuál es la moral de los militares cubanos, qué ideas de libertad defienden y nos estaríamos refiriendo, qué proyectos democráticos han originado y sostenido, y sobre todo qué respeto han tenido por el pueblo al que debieron de defender desde hace muchísimo rato, cuando no hacen más que denunciarlo amenazarlo, aplastarlo, explotarlo, encarcelarlo, y asesinarlo por las espaldas de manera baja y cochina?

¿Qué militar sería nuestro Charles De Gaulle elevándose a su altura con lo socotrocos que son la gran mayoría por no decir todos? Es que ni siquiera existen en el horizonte modelos a la manera de los zuavos franceses que en 1830 masacraron con estilo y estilete (a punta de bayoneta) en África. Que los zuavos no fueron suaves resulta harto conocido. Bien, los militares cubanos lo fueron mucho menos en África cuando les tocó el turno, no sólo bombardearon aldeas pobladas de mujeres y niños, sino que además algunas de esas aldeas fueron exterminadas con armas químicas. ¿Protestó alguien en el mundo ante semejante horror? No, que yo sepa.

¿Protestó frente ante semejante barbarie algún militar cubano convertido en disidente por obra y gracia de los dólares y los euros ganados con premios y pacotilla ideológica ? Absolutamente no.

¿Serían de confiar las informaciones que –según el Laureado Plusmarquista de Huelgas de Hambre asistidas por el régimen y Puño Levantado- esos mismos militares tan probadamente fidelísimos a los Castro estarían proporcionando a los opositores, o a él, como opositor muy particular en calidad de militar a militar?

Vamos, es que todo eso me da una risa tan grandiosa y saludable que llevo una semana riéndome sin parar, allí donde vaya. En el Métro, sin ir más lejos, iba yo riéndome a mandíbula batiente de semejante tesis absurda cuando varios viajeros, franceses todos, medio acomplejados (la mayoría de los franceses lo son) me preguntaron de qué me reía. Cuando les conté de lo que iba el asunto de mi risa, también se revolcaron en el piso pegajoso de Coca-Cola del Métro, luego intercambiamos teléfonos, y todavía nos llamamos para seguir riéndonos juntos acerca del mismo “sonsonete, prueba y vete”…

De modo que no me vengan con que la solución son los militares, ni con ningún cuentecito de la Buena Pipa, que eso no se lo traga nadie ni con Jalea Real ni con la mejor miel de la campiña francesa. Como único lo creería es que mañana mismo los militares destituyeran a los dos viejos dictadores y se colocaran junto al pueblo para defender sus bienes y sus libertades y la democracia futura. Como en Egipto, quoi!

Nostalgia de dictadores

Domingo, 21 Octubre 2012

Leo en alguna parte de estos periódicos abundantes en basura y labia sensacionalista y baratucha, que en Libia un año más tarde, sigue imperando la violencia. Lo que era de esperar. Los dictadores amarran todo de la siguiente manera: Después de ellos el caos. Y cuesta, costará mucho, armar el cosmos de la paz, la democracia, y sobre todo, la justicia, en medio de las multitudes enardecidas y enceguecidas por la religión.

También leo que en Egipto toquetearon en la Plaza Tahrir, nuevamente, a una periodista francesa, agrediéndola sexualmente. No se podría esperar otra cosa de esos sádicos bárbaros formados en el islamismo radical, cuya única divisa es la del odio (un odio visceral contra las mujeres, ¿dónde están los movimientos feministas que no protestan masivamente?), el abuso y el crimen.

Por otro lado, me entero de que un grupo de emigrantes cubanos arremete contra los ‘falsos mitos’ de su país, y continúo leyendo pensando que los ‘falsos mitos’ no podían ser otros que el Che y los Castro, pues no, para estos espías infiltrados, pingueros y jineteras sin oficio y con mucho beneficio, los falsos mitos son los disidentes y los opositores, así como el verdadero exilio, que si nos ponemos a ver, todavía suman unos cuantos miles más que ellos. Pero que si seguimos dejándonos ahí estarán para hacerle el juego a sus verdugos, y pasarnos la cuenta a nosotros, los que hemos defendido, apoyado, y hasta costeado con nuestros impuestos, su salida del país.

Nada, que muy pronto, ya lo verán, el verdadero sentido del derrumbe de las tiranías, el de la libertad, se irá transformando en la simplona nostalgia por los dictadores, en mayor y más sofisticada opresión. Pero como en Cuba siempre llevamos un paso de avance y cinco hacia atrás, ya algunos sienten esa nostalgia de dos viejos cañengos que tenemos como tiranos. Nostalgia desde lejitos, por supuesto, aunque con el estómago lleno, pero todavía amordazados. 

¿Movimiento joven contra las dictaduras o revolución?

Sbado, 26 Febrero 2011

Soy de las pocas que piensa, porque ha observado atentamente, que los movimientos recientes en los países árabes no deben ser llamados revoluciones, como ya han empezado a hacer los esepcialistas de las revoluciones, aquellos que les agrada armarlas bien lejos de sus casas, y desde las oficinas europeas o americanas, y deshacerlas también, sin sufrir las consecuencias, aquellos que creen que las revoluciones son generosas, maravillosas, y que traen la felicidad para los pueblos, lo que no es el caso, o siempre, a excepción de la americana.

Yo creo que hay revoluciones positivas, ellas son las humanistas, las artísticas, las que han iniciado movimientos culturales importantes, y que como hicieron los impresionistas, los surrealistas, los Beatles, aunque a mi juicio primero hubo un Elvis Presley, tanto en la pintura como en la música; así como en la literatura hicieron Henri Michaux y James Joyce., y que cambiaron la vida, al decir de Arthur Rimbaud.

Sin embargo, los jóvenes árabes que siguieron, continuaron un movimiento claro de descontento del pueblo árabe, saben que no pueden encasillarse en viejas formas, en antiguallas discriminatorias, y mucho menos permitir que ninguna religión y ninguna ideología secuestre su movimiento, sería una lástima.

Desde luego, en lugar de criticar a estos jóvenes y de clasificarlos de extremistas debemos darle aire, debemos apoyarlos en su lucha por la libertad y la democracia, y en contra de los dictadores. Ha habido muertos, ellos lo saben, lo lamentan; pero no es su culpa, es la culpa de los dictadores. Y si le entregan el movimiento a los islamistas y a los programadores de revoluciones, entonces, habrá todavía más muertos. Y en ese momento sí serán ellos los responsables

No son revoluciopnes, son movimientos libertarios.

Proteger a Israel o liberar a Egipto de una tiranía

Sbado, 5 Febrero 2011

Cuando Hezbollah tomó un cargo importantísimo de poder, recientemente en El Líbano, gobernándolo, oi a algunas personas decir que eso pudiera significar la seguridad de Israel, porque de este modo, los terroristas dirigidos por y desde Siria se guardarían de atacar a Israel, con el objetivo de evitar que este país bombardeara a El Líbano.

Sin embargo, en este momento, esas mismas personas piensan todo lo contrario, con tal de que no tome el poder la Hermanda Musulmana en Egipto, cuyos sucesivos gobiernos pactaron la soberanía de Israel, y la protegieron. Con los Hermanos Islamistas cabe la duda.

Entonces, en lugar de reclamar la libertad de todo un pueblo, algunos enarbolan única y exclusivamente la seguridad del pueblo israelí, y la democracia. Estoy de acuerdo que debemos cuidar y apoyar a Israel y a su democracia, pero no al precio de que otros pueblos vivan esclavizados.

Tal como se ha visto, así es, así se analiza. Si ya detrás hay otra cosa del estallido social en Egipto, que es lo que todos hemos visto, y todo un pueblo hace un teatro del tema, entonces el mundo anda verdaderamente a la deriva, y yo no me he enterado todavía.

Eso pienso mientras los paisajes de la campiña inglesa pasan a todo meter por la ventanilla del Eurostar que me regresa a París.

¿Por qué te ríes sola?

Lunes, 31 Enero 2011

Hoy se me pegaron las sábanas, estuve hasta la madrugada leyendo informaciones en internet. Me desperté con la vista nublada, , cansada, atiborrada de pesadillas; me vestí corriendo, y salí que chiflaba hacia el metro, se me hacía tarde para una cita de trabajo. Mientras corría pensaba en lo que acaba de leer en la prensa: el movimiento en contra de Moubarak que desde hace días azota las calles de Egipto, había convocado a una huelga general.

¿Sería una mala idea hacer lo mismo en Cuba? Primero, qué disidente en Cuba es suficientemente opositor para hacerlo, quiénes lo seguirían. No existen las comunicaciones masivas por internet ni a través del teléfono para conseguir un máximo de comunicación clandestina. Y de cualquier modo, el pueblo cubano hace más de cuatro décadas que no trabaja, que ha declarado una huelga general muda. El gobierno hace como que les paga, y ellos hacen como que trabajan.

Sin embargo, insisto en que no sería mala idea convocar a una huelga general desde los blogs, desde cualquier medio, pero que empiece desde adentro, tal como ha empezado en Egipto. ¿Sueño? Nada malo hay en soñar.

De súbito me entra la carcajada. Y una señora, vecina en el vagón, me pregunta que por qué me río sola. ¿Me río sola? No es francesa, los franceses no preguntan. ¿Que por qué me río sola? Ni yo misma lo sé. El exilio es duro, sabe usted, Madame, uno pierde los pedales… Ella sonríe, aterrorizada.

Un rostro con la bandera egipcia

Sbado, 29 Enero 2011

Sentada en un vagón del metro voy leyendo un manuscrito de Laure Fardoulis, es la hora de menos tráfico de pasajeros, y aún quedan asientos vacíos. Una joven sube al vagón, en su rostro lleva una pequeña bandera egipcia pintada, cruza sus ojos con los míos, sonreímos. Yo solidaria, ella agradecida.

Acabo de salir de casa, antes de hacerlo me detuve frente al aparato de la tele, Moubarak estaba dando un discurso en directo, después de haber sacado los tanques, de haber arrasado contra los manifestantes, después de 29 muertos, el tirano promete un nuevo gobierno, y continúa con su retahíla de promesas. Esto después de haber enviado un asesor a ver a Barack Obama. ¿Le habrá aconsejado eso Obama, que siga en el poder?

Sí, Obama le aconsejó que diera pasos hacia la democracia. El único paso que puede ser definitivo hacia la democracia es largarse y dejar un gobierno libre de islamistas extremistas -lo que ya es una redundancia-. Pero no lo hará, ningún tirano se va así como así. Hay que sacarlos a patadas, como hicieron los tunecinos con Ben Alí y su mujer. Pero Obama le aconsejó que siguiera aferrado al power. ¿Y quién coño es hoy en día Obama?

Algunos colegas me han dicho que lo mejor sería que Moubarak siguiera en el poder, lo que evitaría que se instaurara -con toda probabilidad- un gobierno islamista. Es lo mismo que me sacan cada vez que digo que a los Castro hay que sacarlos a patadas, siempre hay uno que me pregunta: “¿Y qué vendrá después? Es cierto que hay muy pocas posibilidades que en Cuba llegue al poder el islamismo, aunque con esa isla uno nunca sabe. Pero cuando tanta gente se tira para las calles a defender su libertad, no hay de dos, es porque están hartos, entonces, ¿por qué negarles la opción de echar al dictador temiendo que algo peor pueda acontecer? ¿Y si pasa todo lo contrario?

Hay que tener confianza, y dejar que las manifestaciones sirvan para lo que las empezaron, para que la gente recobre su libertad, y puedan probar la democracia, otra vez, o por primera vez.

La chica del metro con su bandera pintada egipcia en el rostro se bajó en Chatelet, no sin antes hacerme un signo de victoria con los dedos, lo que le respondí de inmediato, de la misma manera.