Blogs

Entradas con etiqueta ‘exilio cubano’

Coserse la boca y el alma

Lunes, 1 Octubre 2012

Un joven prisionero en Cuba se ha cosido la boca, no es el primero que lo hace, ni el último. No comprendo por qué lo ha hecho, en cualquier caso es un acto bárbaro, de protesta, frente a la barbarie imperante en las cárceles castristas.

Yo también he tenido ganas de coserme la boca, aquí, en el exilio, no por protesta, ni ante ninguna barbarie, porque no me rodea ninguna en efecto. No puedo comparar su situación con la mía. Él se encuentra en una cárcel y yo soy libre. Puedo vivir de manera libre, pero tal vez no lo sea tanto.

En diversas ocasiones me he cosido el alma, con una aguja de coser hojas de tabaco, y he sangrado fríamente por dentro. Después he olvidado el dolor. No debí de haberlo olvidado.

Como saben, mis recuerdos afloran vertiginosamente cuando viajo en el metro, casi siempre. Después llego a casa y debo anotar lo que he pensado, lo que me ha sucedido durante el trayecto. Pero a veces, como hoy, me digo y repito que todo es ya inútil. Lo más cómodo sería callarse, mantenerse inmutable ante los hechos que me sobrepasan, quedar al margen, permitir que se diga esto o aquello sin ninguna conciencia, o con toda la maldad del mundo estancada en la palabra, o en el pincel, permitir que pintorzuelos mediocres hagan caricaturas a mi costa, cómplices de los descarados que viven de la miseria cubana, que ya ni siquiera es humana.

Coserse la boca es muy doloroso, y admiro la valentía de ese joven encarcelado en una celda castrista, pero allí donde hoy me tendré que coser el alma, es cuando deberé frenar el ímpetu de anunciarle que a nadie en el mundo le importa que él se cosa la boca, que tampoco y mucho menos le importa a sus compatriotas. Y que yo le aconsejaría que se descosa la boca, que se cure, y que convierta su dolor en ira, en rabia.

Pero hoy no diré nada, me voy a quedar tranquila, en un rincón, con el alma cosida; para que el que quiera haga y deshaga -con su boca y con mi alma-. Por una vez, sólo por hoy.