Blogs

Entradas con etiqueta ‘Iliana Curra’

Mandela, San Suu Kyi, Chanes de Armas, Roque, Garro, Biscet, Martha Beatriz, Payá…

Jueves, 28 Marzo 2013

Tuve la suerte de cruzar a Nelson Mandela en una de las presentaciones que hizo en Francia, hoy la ciudad de París lo nombra Ciudadano de Honor, título muy merecido en su compromiso por la paz mundial. Mandela es un hombre de rostro apacible, todos conocemos sus años encarcelado, en prisión domiciliaria, que fueron veintisiete en total. Mandela no fue sin embargo quien liberó a Sudáfrica, un conjunto de situaciones, presiones y de personas hicieron que ese país pudiera arrancarse las cadenas del apartheid y del racismo. Desde un músico como Sixto Rodríguez, que lo hizo sin saberlo él mismo, a través de su música, y es lo que cuenta el filme Sugar Man coronado con el Oscar 2013, hasta  “Frederik De Klerk, quien inició el desmantelamiento del apartheid. Se levantó la proscripción que pesaba sobre el Congreso Nacional Africano y otras organizaciones políticas de izquierda, y se liberó a Nelson Mandela tras 27 años de prisión (domiciliaria). La legislación del Apartheid fue gradualmente retirada. En un referéndum de 1993, los blancos aceptaron otorgarle el derecho al voto a la mayoría negra, y al año siguiente, en 1994, se realizaron las primeras elecciones democráticas del país. Nelson Mandela fue electo presidente por mayoría absoluta en representación del CNA, partido que se ha mantenido en el poder desde entonces. El aislamiento internacional que pesaba sobre el país llegó a su fin.” Lo entrecomillado lo encontrarán en Wikipedia, pero yo añado lo que se ha dicho y corroborado tantas veces por los mismos sudafricanos que la enorme presión del embargo que las naciones le impusieron a Sudáfrica contó y mucho para que este país saliera de la opresión en la que se desangraba.

Durante años participé en el Comité de Apoyo en Francia a Aung San Suu Kyi, sigo apoyando a esta gran dama de la libertad en Birmania. La historia de San Suu Kyi se cuenta extraordinariamente bien en el filme que le dedicó Luc Besson, The Lady (2011). San Suu Kyi perdió a su padre cuando era niña, lo mataron los militares que luego devendrían los tiranos de su país. Ella pudo irse de Birmania siendo joven a estudiar en Europa, su madre quedó en Birmania. Cuando su madre enferma ella regresa a Birmania, allí descubre las manifestaciones de los jóvenes, la represión sangrienta en las calles, entonces advierte que esos estudiantes empuñaban carteles con la foto de su padre, que su padre había devenido un ejemplo para ellos. San Suu Kyi comprendió que ella debía hacer algo más que apoyarlos. Y aunque decidió regresar a Inglaterra ya llevaba una idea fija, la de hablar con su marido, prepararlo, y llevar a sus hijos a Birmania. Le permitieron una segunda entrada familiar. Su marido y sus hijos la acompañaron, San Suu Kyi conviertió la casa familiar en un verdadero cuartel para luchar y consolidar la libertad y la paz. Su madre murió entonces. Sus hijos y su marido ya corrían peligro en Birmania, las amenazas y detenciones se multiplicaban, además, ella deseaba que sus hijos vivieran en libertad y que se convirtieran en hombres de bien. Regresaron con su padre a Inglaterra. A ella le adviertieron las autoridades que si sale nuevamente del país no podrá entrar nunca más. San Suu Kyi es entonces encarcelada, durante veinte años la condenaron a férrea prisión domiciliaria. No pudo acudir a la entrega del Premio Nobel de la Paz, en su lugar lo recogieron sus hijos y su esposo. Su esposo murió de cáncer cuando San Suu Kyi todavía se hallaba encerrada.

El embargo que le impusieron las naciones libres a Birmania, la actitud de San Suu Kyi de firmeza, y de tanto dolor, doblegaron en parte a los militares. En la actualidad Birmania, como Sudáfrica, rebosante de yacimientos preciosos y de una riqueza económica emergente es la diana de los hombres de negocios más importantes del mundo. San Suu Kyi fue elegida diputada, sigue luchando por la libertad de su país que no ha sido conseguida del todo, y ha sabido priorizar la libertad y la apertura económica conjugándolas al mismo nivel, aclarando que sin una no puede existir la otra. El embargo ya ha sido levantado. El país respira apenas, los militares asesinos de su padre siguen en el poder, aunque acorralados por las advertencias internacionales ganadas por la celebridad y apoyo mundial a esta mujer, que se jugó la vida durante años para conseguir a medias lo que ella desea para su país, el sueño de su padre, la libertad. Para mí constituyó una emoción enorme estrechar la mano a su paso por París de quien había estado tanto tiempo alojada en mis pensamientos y en mi trabajo como defensora de las libertades.

Mario Chanes de Armas es el preso político que en el mundo ha estado más años en una cárcel, en una cárcel de verdad, tras los barrotes, aislado, como Preso Plantado. 30 años sin poder siquiera presentar un proyecto político. Había sido un luchador en contra de Batista y después, ante los desmanes de Castro, se enfrentó y pagó con la mitad de su vida, y con la vida de su hijo. El hijo de Chanes de Armas nació y murió y su padre no pudo asistir a su nacimiento ni a su entierro. Para que se lo permitieran le pedían que vistiera el uniforme de preso común, y Chanes de Armas, medio desnudo, durante los treinta años de su encarcelamiento en una de las peores cárceles del mundo, jamás aceptó que no se le reconociera su estatus de Preso político Plantado. Finalmente fue liberado, en uno de esos negociazos chantajista de Castro, y llegó al exilio a una edad en la que empezar de cero no es fácil, sin embargo Chanes de Armas nunca decayó en su lucha.

Lo conocí mientras él servía de testimonio en un foro europeo contra los desmanes de la tiranía castrista. Estuvo más tarde en mi casa en varias ocasiones. Era un hombre jovial, de bellísimos ojos entristecidos, que reían incluso nublados por la tristeza. Nunca se enriqueció ni gozó de una existencia cómoda y mucho menos privilegiada usando su pasado de preso político anticastrista como pasaporte al triunfo o tarjeta bancaria Paypal, vivió siempre en un nivel de vida humilde, por no decir pobre. Murió visitado solamente por sus allegados, otros prisioneros que compartieron destino con él, en un Home (Asilo) de Miami, apagada su memoria. Jamás se le ha reconocido mundialmente lo que se le debe y lo que su historia ha significado y significa para las libertades, para los DDHH, y para la paz mundial; ignorar el sufrimiento de un hombre como Mario Chanes de Armas es encarcelarlo de nuevo en el olvido.

El exilio cubano lo ignoró en buena medida, lo ignoraron y lo ningunearon. Como hicieron con Eusebio Peñalver, al que destinaron junto con Chanes de Armas, Ángel de Fana y el poeta Ernesto Díaz, a darle la vuelta al mundo mostrándolos en foros internacionales en los que siempre les atacaban, intentaban aplastarlos y acallarlos. Pocos los apoyamos entonces, nunca el exilio se movilizó masivamente para que el mundo los reconociera más, no se invirtieron millones en giras, en prensa, en televisiones, para que el mundo supiera de estas personas. Así como tampoco se ha hecho con las Presas Plantadas, mujeres que fueron torturadas, violadas, y asesinadas en las ergástulas castristas, testigo son Cary Roque, Iliana Curra, entre otras, que allí están en Miami, sin que nadie haga algo por que sus historias sean evidenciadas en películas, documentales, y documentos de relevancia y a los que tenga acceso el gran público; son historias, sin embargo, de una relevancia importantísima para la libertad y la paz mundial. En una época se mencionó que harían una película en Hollywood, lo que nadie mencionado nunca más.

Oscar Elías Biscet lleva años luchando por la libertad de Cuba, lo que le valió once años en la cárcel en total, contando una breve liberación intermedia para volver a ser arrestado en la Primavera Negra del 2003. Ahora vive en Cuba amenazado de muerte constantemente, bajo licencia extrapenal, que no significa la libertad total. Como a Ángel Moya, otro prisionero de la Primavera Negra, tampoco lo dejan viajar al exterior para que hable, por ejemplo, no tan solo de sus experiencias, sino de su proyecto político Emilia. Su esposa, Elsa Morejón, se encuentra en la actualidad en Miami, su presencia pudiera pasar inadvertida dado que la prensa se ocupa de otros menesteres por el momento, y sin embargo esta señora no se cansa de acusar al régimen castrista de querer asesinar a su esposo. Oscar Elías Biscet es un luchador pacífico, un hombre de gran carisma, y un líder indiscutible que aspira a la democracia y no a la imposición de su liderazgo como no sea por la vía de las elecciones libres, que ni siquiera él ha mencionado, lo menciono yo como una posibilidad.

Martha Beatriz igualmente estuvo años en la cárcel, condujo y redactó junto a otros opositores importantes uno de los proyectos políticos más humanos y completos de los que se han conseguido producir en Cuba: La Patria es de Todos. La han acusado de lo humano y lo divino. Le han tendido trampas desde todas partes y desde todas las instancias, incluida la misma disidencia, penetrada por el DSE. Ella sigue en su lucha, también pacífica. Recientemente se vio en la obligación de abandonar su casa de toda la vida, y hubo de permutar, debido al acoso que los vecinos le impusieron, un acoso pactado con la DSE (Departamento de la Seguridad del Estado). Hace unos días denunció la violencia con la que en su nueva casa los vecinos la golpearon y golpearon a sus amigos y visitantes que se encontraban en el interior de la vivienda. Las pruebas, dentro de una cámara fotográfica, fueron destruidas por la policía. Martha Beatriz estuvo en varias oportunidades en celdas de castigo. En las mismas condiciones que que hoy se encuentra Calixto Martínez, periodista independiente.

Sonia Garro Alfonso y su esposo Ramón Alejandro Muñoz se hallan encarcelados desde hace un año, sin juicio. Ella tiene un quiste en un riñón, según informa su hermana, y él una úlcera de gravedad. A ambos les han negado los medicamentos y los alimentos que su hermana les ha llevado y que en la cárcel no le suministran sus carceleros ni los médicos. Nadie sabe por qué, no se lo explican, no se ha celebrado juicio como se ha hecho ya con otros. Lo único que pedía esta pareja hace un año, en el mes de marzo, cuando el Papa Benedicto XVI visitó la isla, era entrevistarse con el Pontífice para hablarle de los DDHH en Cuba, junto al grupo de mujeres también pacíficas, las Damas de Blanco. La iglesia castrista no hizo ni ha hecho nada para liberarlos, ni siquiera los menciona. Como tampoco los menciona esa “disidencia” de nuevo diseño del raulismo light en su gira mundial, y sin embargo, es de éstos de los que la prensa izquierdista se ocupa y a los que oye.

Y sin embargo, todavía demandan más prensa y todavía se preguntan por qué les tienen miedo. Nadie les tiene miedo y cuentan, por supuesto, con toda la prensa del mundo.

Oswaldo Payá Sardiñas y Harold Cepero fueron asesinados por la dinastía de los Castro, sí, por la dinastía castrista, porque para mí todos, desde el más viejo hasta el más joven de esa familia es culpable de cada una de los crímenes políticos que se han producido en Cuba. No estuve ni estoy de acuerdo con Payá ni con el Proyecto Varela, así se lo hice saber de frente. Pero Payá era por encima de todo un demócrata, y como escribí en La Ficción Fidel, con ese hombre había que contar en una Cuba futura. A él sí le temían los Castro, por eso lo mataron. Tampoco he estado de acuerdo con Biscet y con su excesiva religiosidad para mi gusto, pero Biscet ha sabido continuar pese a mis críticas, porque como mismo apoyé a otros, siempre lo he apoyado, sin embargo, Biscet ha sido abandonado por el exilio, y no cuenta con hordas masivas apoyándolo en internet, nada raro, lo que no importa para nada, porque quien tiene que apoyarlo es el pueblo de Cuba en las calles, y eso lo veremos, estoy segura, más temprano que tarde.

Una vez, un disidente me dijo: “Lo peor de ser disidente es que los Castro pueden matarte”. Y añadió: “Pero lo peor de ser disidente captado y que ha pactado con esta gente es que te matan y ni siquiera puedes reclamar nada, porque aún después de muerto te conservan el expediente de chivatón”. Entonces recordé el libro Útiles después de muertos (1969), de Carlos Manuel Pellecer.

Payá y Cepero no podrán serles útiles al régimen ni aún después de muertos, fueron anticomunistas, fueron pacíficos, defendieron al país desde la firmeza, como hicieron Mandela y San Suu Kyi, y sin dobles discursos. Les arrebataron la vida porque les temían, a ellos sí les temían. Hoy su hija puede defender y reclamar una investigación internacional porque nada le podrían sacar que los embarre, que los ensucie y que destruya su discurso. Porque nacida en la oposición, la hija de Payá no ha conocido más que represión, ataques, amenazas de muerte, y la muerte misma de uno de sus seres queridos. Es una joven valiente que hoy exige el reconocimiento de la verdad, que habla en nombre de la reconciliación, pero con justicia. Es una mujer a la que sí le tienen miedo, como le tenían a su padre, a sus hermanos, a su madre, a los que los cobardes de la dictadura continúan amenazando de muerte. Muchos les temen, y no solamente en Cuba. Pero por encima de todo, les teme el castrismo, que es el modelo de esa izquierda internacional dueña de los medios de prensa que los ignora. Esa misma izquierda que privilegia a unos por encima de otros, que inventa a unos y borra a los principales, que manipula, y coloca a sus elegidos en posiciones privilegiadas mientras tapa y silencia a los que en Cuba y fuera de ella siguen luchando por la verdad y la justicia.

Me gustaría que rectificaran, que le dieran la cobertura que Rosa María Payá necesita ahora mismo. Me gustaría que se conocieran los casos de los que he mencionado junto a Mandela y a San Suu Kyi. ¿Sería mucho pedir? ¿Sería mucho pedir que además Mandela antes de morir se ponga por fin del lado de los demócratas cubanos mencionándolos y no de parte de un régimen que ejerce un apartheid criminal en contra de los cubanos? ¿Sería mucho pedirle a Aung San Suu Kyi que apoye a Rosa María Payá y que exija una investigación internacional en el extraño accidente en el que murieron su padre y su amigo? Espero que no sea pedidos a los que les sea difícil negarse, sobre todo ellos, y ojalá que se decidan a apoyarlos lo más pronto posible. La vida de esos cubanos está en juego y bajo amenaza permanente.

Iliana: La Curra de Cuba y de Miami.

Martes, 27 Noviembre 2012

screenshot026.jpg

Iliana Curra en brazos de su mamá.

Llevo años oyendo acerca de Iliana Curra, y leyéndola. Esta mujer es una importante figura del exilio y de la oposición dentro y fuera de Cuba. Porque es una persona firme, clara, como podrán comprobar con sus agudas y concisas respuestas. No hay trastienda con Iliana Curra, con ella la verdad va por delante siempre. Y sin miedo a nadie, sin contemplaciones con los que no hay que tener ninguna, persevera con sus opiniones y con la razón, y no se deja meter el pie nunca. Su blog La Curra de Cuba se ha convertido en referencia habitual de los que saben que no podemos continuar regalándole el tiempo a los dictadores, a los esbirros, y a sus secuaces.

Mientras regresaba en el metro, desde la Biblioteca François Mitterrand, me dije que hacía rato tengo esta conversación pendiente con ella. Una conversación que podría extenderse, en cualquiera de mis próximas visitas a Miami.

ZV: –¿Qué recuerdas de la educación en Cuba? ¿De tus padres? ¿Dónde naciste? ¿Cómo eras de niña?

IC: -Mi educación en Cuba fue sobre marchas, himnos de guerra, consignas a gritos y una pañoleta de pionero comunista que nos imponían gracias a una “educación gratis” y revolucionaria.

Nací en el ultramarino pueblo de Regla, en La Habana en el año de la desgracia (1959), un pueblo pintoresco que fue perdiendo su brillo hasta convertirlo en parte de una Habana destruida como lo es toda hoy.

Fui una niña tranquila, con sueños que se fueron esfumando a través de los años en un país donde, soñar, se convirtió gradualmente en una pesadilla.

ZV: –¿Podías imaginar siendo una adolescente que te tendrías que ir de Cuba?

IC: -No, a pesar de todo me sentía cubana y que no cabría en otro lugar. Ya de joven me di cuenta que mi mente y mi cuerpo no podían seguir viviendo encerrados entre las rejas de una prisión llamada Cuba.

ZV: -¿Cuáles fueron las razones por las que te encarcelaron? ¿Qué defendías?

IC: -Comencé, junto a mi hermano y un grupo de amigos, haciendo propaganda clandestina con carteles y octavillas que decían “Abajo Fidel” y pidiendo democracia para Cuba. Defendía una libertad que nunca había conocido pero, que más allá de nuestro mundo cerrado, había algo que se llamaba ser libre sin tener que gritar consignas ácidas y absurdas. Fueron métodos simples y sencillos que en cualquier país libre puedes hacer sin enfrentar un castigo tan cruel como es la prisión. Al ser arrestada, estuve 84 dias en Villa Marista, el cuartel general de la Seguridad del Estado y con un cambio de medidas esperando juicio, me fui a la casa. Inmediatamente me convertí en una opositora abierta en un grupo llamado Agenda Nacionalista.

ZV: -¿Cuántos años estuviste en la cárcel? ¿Cómo fueron esos años para tí y para tu familia?

IC: -Me condenaron a tres años de trabajo forzado (correccional con internamiento). Primero me negué a trabajar. Y al mes de estar en el lugar provoqué un motín debido a una reclusa que saldría de pase esa mañana con denuncias que yo había redactado y las guardias la golpearon impunemente.

Mi familia sufrió las consecuencias de mi rebeldía porque los castigaron a ellos de la manera más inhumana y cruel que se conozca al trasladarme hacia la provincia de Camaguey, a unos 600 kilómetros de La Habana. El traslado fue a una prisión de máximo riesgo, de mujeres, en Camagüey, conocida como Kilo-5, porque me cambiaron la medida y el correcional quedó atrás para pasar a prisión cerrada.

Especialmente mi madre sufrió mucho, además de la persecusión a que fue sometida, amenazas y registros.

ZV: -¿Podrías explicar los métodos de los carceleros?

Los métodos son, primeramente, enviarte a galeras con reclusas de altísima peligrosidad, viviendo el temor todo el tiempo de ser agredida físicamente. Vigilada por reclusas comunes que se prestan a todo por ganarse alguna simple prebenda. Acosada por la Seguridad del Estado y por un mundo hasta ese momento desconocido, donde tienes que convertirte en alguien extremadamente fuerte mental para evitar las trampas y las provocaciones. Es un poco difícil de explicar.

ZV: -Finalmente pudiste irte al exilio. ¿Era tu meta o fue algo impuesto por una u otra razón? ¿Qué tiempo llevas exiliada?

IC: -Vine al exilio casi inmediatamente de salir de la prisión. El sufrimiento de mi madre y mi familia tenía que parar de algún modo, pues mi carácter y mi rebeldía ya establecida harían que fuera nuevamente a la cárcel. Llevo 15 años en el exilio donde he mantenido mis convicciones e ideales con los cuales voy a morir, posiblemente lejos de mi patria.

ZV: -¿Saliste con toda tu familia o debiste pasar por todo un trayecto de dificultades para sacarlos a ellos después?

screenshot028.jpg

La mamá de Iliana Curra con su biznieto.

IC: -A mi madre la denegaron, increíblemente y tuve que pedir una reunión en Cuba con el Dpto. de Refugiados. Luego mi madre fue citada y, al venir yo para el exilio, ya estaba estaba aprobada para salir de la isla. Tres meses después nos encontrábamos en Miami las dos.

ZV: -Eres periodista, me parece que has hecho radio, ¿Has trabajado en Radio Martí o en otra radio?

IC: -No, no soy periodista graduada. Fue la carrera que quise pero que me fue imposible en Cuba. Nunca he trabajado en Radio Martí. Estuve tres años trabajando en “La Voz de la Fundación”, de la Fundación Nacional Cubana Americana (FNCA) (1998-2001) hasta que la cerraron, gracias al desinterés de Jorge Mas Santos, hijo del líder indiscutible, Jorge Mas Canosa. En el 2002 me vinculé al Consejo por la Libertad de Cuba (CLC) que fueron directores de la FNCA que se separaron al no estar de acuerdo con lo que estaba pasando y crearon esta otra organización.

ZV: -¿Qué opinión tienes de lo que está ocurriendo acerca de Cuba en la actualidad, oposición, disidencia, exilio, viajes de artistas pro castristas y personalidades del castrismo a Estados Unidos, crees que es justo que eso ocurra?

IC: -Mi opinión sobre todo esto es que ha sido una labor de zapa permante del régimen castrista para minar de alguna manera el exilio y hacerlo implosionar. La famosa mano larga del comunismo que habla Eudocio Ravines en su libro, “La Gran Estafa” que ha llegado a penetrarse hasta en las altas esferas del gobierno norteamericano (léase la espía Ana Belén Montes). Ya se conocen nombres de esbirros que han torturado y cometido violaciones a los derechos humanos en Cuba, que han mentido al Dpto. de Inmigración para radicarse en los Estados Unidos.

Los viajes de artistas pro-castristas y personalidades de la dictadura a Estados Unidos es parte de un programa nombrado “Contacto de pueblo a pueblo” que ya lo habíamos padecido con el ex presidente Bill Clinton, pero que ahora ha sido reforzado con el Presidente Barack Obama, quien ha decidido ser flexible con enemigo, lo que ha permitido que en nuestro patio tengamos a personas que insultaron, vejaron, golpearon y hasta torturaron a los que ahora vivimos en el exilio. Es una total verguenza.

Y sobre la oposición o disidentes, se que existen muchos valientes que han sido pateados por hordas de la dictadura, que han sido encerrados injustamente, torturados, vejados y hasta asesinados, mientras una fracción de otros que se hacen llamar disidentes, viven por encima de la media, gracias al dinero que envía el exilio para la isla, convirtiéndose en “vacas sagradas” que nada hacen por Cuba y que apoyan hasta el levantamiento de restricciones para darle oxígeno al régimen. Es una innegable realidad que no podemos ocultar.

screenshot029.jpg

El hijo de Iliana Curra.

ZV: -¿Existe una juventud cubanoamericana a la que crees que se le pueda marear con estos viajecitos y cuentecitos, o crees que hay también una resistencia por parte de los hijos de los exiliados, nacidos y crecidos en Estados Unidos?

IC: -Los hijos de los verdaderos exiliados están muy conscientes de la realidad de Cuba, son los que entran en debates, foros y discusiones en inglés (que es su idioma) para aclarar puntos y hablar claramente sobre el tema. Gracias a Dios han sido criado con los valores necesarios para continuar este exilio.

ZV: -¿Tú crees que al gobierno los Estados Unidos le conviene que la dinastía Castro se consolide hasta sus hijos y nietos? ¿Por qué?

IC: -Obviamente ha habido siempre una actitud de tolerancia hacia los crímenes de la dinastía de los Castro. Un ejemplo cercano fue el derribo de las avionetas con cuatro pilotos de Hermanos al Rescate, donde la administración Clinton nada hizo al respecto. El crímen ha quedado impune y al final, la flexibilización cada vez es mayor, especialmente con administraciones demócratas, posiblemente llevando a Cuba al camino de la China comunista.

ZV: -¿Qué mensaje desearías mandarle a los opositores a Cuba? ¿Con cuáles te identificas?

IC: -Hay muchos opositores buenos en la isla, valientes de verdad que dia a dia arriesgan su libertad y hasta su vida. Arriesgan hasta la libertad de su familia, incluyendo hijos, como es el caso de Sara Martha Fonseca, para poner un ejemplo. Ahora mismo hay mujeres encarceladas que están viviendo un infierno en la prisión “Manto Negro” en La Habana, una de las cárceles más violentas en Cuba.

Mi mensaje es que nunca pierdan sus valores, su dignidad, su entereza y que sepan que hay un exilio que nunca las olvida, a pesar de la penetración, la flexibilidad de algunos llamados líderes en el Exilio, asi como la actitud del gobierno norteamericano, europeo y latinoamericano.

screenshot030.jpg

Iliana Curra con su hijo.