Blogs

Entradas con etiqueta ‘Max Jacob’

Lecturas veraniegas conflictivas

Domingo, 12 Julio 2009

Lo sé, es un conflicto que tengo, o dos conflictos. Primero: no me acabo de acostumbrar a las vacaciones. Segundo: Durante las vacaciones leo libros difíciles. Nada de lecturas veraniegas facilonas. No es lo mío.

Ahora mismo puedo recomendarles un texto extraño de Robert Musil, titulado: De la Bestialidad, publicado en Francia, no sé si en España se ha editado, pero lo recomiendo arduamente. Robert Musil es un autor que he leído y releído desde la primera juventud, recuerden esas dos maravillosas novelas: Las tribulaciones del joven Törless, que también se llevó al cine de forma espectacular; y El Hombre sin Atributos. Musil es un escritor para aprender a vivir en la literatura, en su interior.

Otro libro para leer durante las vacaciones y no sentirse estafado son los Poemas de Paul Morand, o aquella novela memorable Venecia. Paul Morand es autor crucificado al ser catalogado de “derechas”. Sin embargo, qué inmenso autor. Les ruego, con las manos juntas y todo, que lo lean este verano, les cambiará la vida. Porque él es un autor que enseña a vivir dentro de las palabras y del pensamiento que ellas provocan.

Después, hay un libro demasiado loco de Max Jacob, El cornetín de dados, con un prefacio de Michel Leiris. Es un libro repleto de centauros y de críticos de arte, casi es lo mismo. Gallos, perlas, frases memorables, como buen surrealista. Max Jacob es un ángel, dicen que dijo Picasso cuando los alemanes se lo llevaron, “sabrá cómo salvarse”. Pero Max Jacob no se salvó, no pudo salir volando, murió en un campo de concentración. Uno de sus mejores amigos, Picasso, no hizo ninguna gestión a su favor. Sólo esa frase, que no lo salvó. Tampoco salvó a Picasso, supongo.

Para terminar, les recomiendo algo más ligero, pero no menos interesante. Hemingway en Cuba, del escritor, también francés, Gérard de Cortanze. Ya saben, otro tipo de tribulaciones, las de aquel escritor en medio del mar, pescando aquella aguja bárbara, gigantesca. Un escritor perseverante ese Papa Hemingway, hasta para suicidarse.

¡Espero que tengan buenas e inteligentes lecturas de verano!