Blogs

Entradas con etiqueta ‘Miguel Ángel Moratinos’

Los hombres -sobre todo Moratinos- deberían llorar más

Sbado, 23 Octubre 2010

“Los hombres también lloran”, ha declarado el ex Ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos. Lo ha dicho sin pudor de ningún tipo, escudándose en los tiempos de la igualdad de géneros.

Pues, en tiempos de la igualdad de géneros, una mujer llora menos que un hombre, sobre todo cuando la expulsan de un cargo, de su trabajo. La mujer tiene menos tiempo para llorar, porque debe invertir más tiempo y energías en volver a encontrar trabajo, y en hacerse revalorizar por sus nuevos jefes.

Pero sobre todo, una mujer llora cuando tiene a un hijo enfermo, producto de una negligencia médica, y nadie repara en ello. Si embargo, la mujer siempre encuentra fuerzas, para al menos hacer algo, por ejemplo, un blog, como éste: Injusticias a un ángel. y contar lo que le pasó a su pequeño hijo en Cuba. Esa Cuba que Moratinos se ha negado a escuchar y a reconocer en múltiples ocasiones, y de la que no ha querido apiadarse ante su llanto.

Moratinos debería llorar más, mucho más, al recordar no sólo por qué perdió su puesto como ministro, sino cómo ha perdido su valor como hombre, como ser humano, ante los miles de cubanos que sufren bajo la dictadura castrista. Debería llorar más, de vergüenza. Entretanto, sus lágrimas de Moracodrilos no se las cree nadie.

Ariel Sigler Amaya llegó a Miami

Jueves, 29 Julio 2010

El ex carcelado Ariel Sigler Amaya llegó a Miami ayer, con una visa humanitaria del gobierno de los Estados Unidos. Fue de los primeros en salir de la cárcel con una licencia extra penal, hace sólo un mes y unas semanas, en esta ola de ex carcelamientos. Su cuerpo torturado, enfermo, hemipléjico, resistió durante 7 años en condiciones infrahumanas, encerrado en celdas tapiadas.

En el 2003, en lo que fue la Primavera Negra de Cuba, tres hermanos de la familia Sigler Amaya cayeron presos, bajo condenas de entre 20 y 25 años de cárcel. Su madre, una frágil anciana fue salvajemente golpeada. En este blog yo coloqué videos donde ella clamaba por la libertad de sus hijos. Murió un tiempo después sin ver a sus hijos en libertad.

El primero en salir de la cárcel fue Miguel Sigler Amaya, y pudo irse hacia los Estados Unidos con su familia. Ahora sale Ariel, pesa 100 libras, y su rostro es el de la muerte. Su mujer y su hijo quedaron en Cuba. Su hermano Guido también, enfermo en la prisión.

Así llego este ex boxeador a Miami, después de haber cumplido 7 años. En el hueso y en el pellejo.

Eh, eeeh, Willy Toledo, ¿dónde andas? Mira esto… ¿No te da vergüenza? Eeeeh, Miguel Ángel Moratinos, ¡entérese de una vez!

La desfachatez

Mircoles, 21 Julio 2010

A Miguel Ángel Moratinos no le da ninguna vergüenza contar hoy en los diarios que al negociar con las vidas de presos políticos cubanos, mandándolos al destierro en España, y tratándolos como inmigrantes, se conseguirá levantar el “bloqueo”.

Si no fuera por la tragedia, pudiéramos hasta reírnos con las gracias de Super Culete, como lo llama Juan Abreu en Emanaciones.

Cada vez que Estados Unidos ha querido levantar el bloqueo, notoriamente con Jimmy Carter y con Bill Clinton, Castro le han llenado de hambrientos, locos, y asesinos, el territorio norteamericano, o le han tumbado aviones. Todavía Super Culete no se ha enterado de que los Castro se niegan que les levanten el bloqueo porque han hecho de ello un negocete. Es la razón por la que la UE no paraba de darle créditos, antes de que vivieran pegados a la teta de la antigua URSS.

El envío de presos a España, y ahora a Estados Unidos, es otro Mariel por debajo del tapete. Un Mariel silencioso, dijo Raúl Rivero. Los presos están saliendo hasta con veinte personas de compañía, lo que es merecido.

Tremendo peso que se están quitando los Castro de encima. Cuando no negocian con la vida de los presos, abren las fronteras del mar. Al exilio o a la muerte, es el destino de los opositores cubanos.

Para ser ministro de exteriores Moratinos sabe poco de historia, y menos de política castrista. Él todavía no ha entendido en qué patas de los caballos se ha metido. A estas alturas los Castros deben estar desternillados de la risa, burlándose del gordo nalgón sin sesos al que le están llenando el país de gente que, si han pasado siete años entre rejas y celdas tapiadas, por no callarse, no vendrán a España a que los entollen, con o sin vaselina.

¿Y los presos y sus familiares? Mal, gracias. Tirados en un albergue de inmigrantes, después de haber pasado 7 años y meses en las cárceles, enfermos, torturados. ¿Habrían hecho lo mismo con los chilenos y con los argentinos en sus tiempos de dictaduras militares? Claro que no.

¡Por supuesto que no! Todavía en España se recuerda muy bien al agentón El Guatón, Max Marambio, incluso Carmen Balcells le publicó un libro. Pues en el día de hoy, el chileno que más millones ha recaudado a costa de la pobreza de los cubanos y haciendo de mercader y espía, está siendo llamado a contar por la “injusticia” castrista, debido a un caso de corrupción en el que están involucrados los Castro, como en todo, pero como son ellos los que juzgan

Así es la vida y los negocios con los Castros, un cachumbabé. Que se prepare Desatinos para el clase de chantaje que le montarán a su hora. Y toda hora llega con los Castro.

¡Qué desfachatez la de estos dictadores, pero aún peor la de Moratinos!

En fin, me voy al metro, son los últimos días de la expo de Munch.

Los presos de Moratinos

Mircoles, 7 Julio 2010

Moratinos se cree que los presos cubanos son suyos, que son sus esclavos, que puede negociar con ellos como antes negociaban los colonizadores con los indios.

Moratinos se los quiere llevar a España y a Francia, para, de este modo, tan democrático, tan de amor a la libertad, desterrarlos, como mismo se hizo con José Martí, y que se mueran fuera de su país.

Moratinos quiere aliviar a sus socios, los Castro, de lo que ellos es el yugo del presidio político cubano.

Moratinos lo que quiere es que los hoteleros de ETA y del Opus Dei sigan haciendo negocio con los criminales. Esa es la política exterior de España. Eso es su ministro de exteriores.

No tiene nada que ver, pero algún castigo le caerá encima, porque, eso sí, ya no nos queda más que la justicia divina.

Por favor, que alguien le avise a este ministro que ya los tiempos de la colonia se terminaron.

¡P’al carajo!

La piltrafa

Mircoles, 21 Octubre 2009

A los presos políticos cubanos el régimen castrista los han convertido en piltrafa -la peor parte de la carne. Allá va un ministro europeo a pedirle un cariñito con la lengua afuera a Raúl Castro, y éste le lanza desde su despacho tres piltrafas: dos presos políticos y un empresario español a punto de ser juzgado. Un empresario español entra en la misma categoría que los presos político, ¡otro insulto para los presos políticos!

De Allá, de Aquella Isla, regresó Moratinos, ministro de Exteriores español, muy contento con sus tres piltrafas apresadas entre colmillos y jarretes. Le dieron lo que pidió; no mucho más. A cambio, Moratinos deberá conseguir que la Unión Europea ”normalice” sus relaciones con Cuba. ¿A qué le llama Moratinos normalizar sus relaciones con Cuba? A que le den más créditos, a que le soporten la deuda enorme que tiene Cuba con Europa, y a que los Castros hagan y deshagan a su antojo en cualquier materia. El video que le deben tener a Moratinos guardado -como chantaje futuro- debe ser realmente comprometedor para que un ministro se porte de la manera como se comporta este señor: con un desprecio total por la democracia y por los demócratas cubanos.

Si a los presos de consciencia los han rebajado a la categoría de piltrafa, imagínense ustedes en qué categoría estará el pueblo de a pie, como mínimo al de picadillo de soja extendido o fricandell. ¡Ah, pero ya me olvidaba que la carta de racionamiento está a punto de cantar el Manisero! O sea, que se acabaron estos productos, que no es que llegaran importados desde Jauja, no, tampoco. El picadillo de soja extendido se lo di una vez a mi perro y perdió el pelo en medio día. El fricandell lo mató; murió clínicamente envenenado. Es cierto que el perrito era delicado: un York Terrier. Cuando el veterinario lo vio se le hacía la boca agua. Me lo llevé corriendo no fuera a ser que -al igual que Chaplin- lo confundiera con un pollo de granja.

Los cubanos somos huesos duros de roer, porque durante treinta años comimos las sobras soviéticas, aquellas latas en conserva que arribaban a la isla con fecha de vencimiento pasadas de dos y tres años (y aquí nos tienen, vivitos y coleando). Cuando encajábamos el abridor de latas en ellas, el chorro apestoso que subía al techo -cual géiser grasiento- pintaba de tal manera que para quitar la mancha había que raspar y lijar. Así que no les cuento cuando el ají relleno y agrio caía en el estómago, o cuando el baboso pollo a la jardinera se hacía una pelota en el páncreas, o cuando la carne rusa (con sabor a carne de rata), la que había que enjuagar y tender al sol para que perdiera la costra de manteca que la envolvía se asentaba en un costado de la barriga y las hilachas se trenzaban en las tripas y en los intestinos durante semanas. Para los estreñidos aquello no tenía perdón de Dios. Verdaderamente los cubanos somos de acero, después que se largaron los rusos, nos tuvimos que adaptar a comer huevo, pero no del que pone la gallina, no, cojón de toro molido ligado con soja, pellejo de pollo molido ligado con soja (a eso le llamaban picadillo extendido), en cuanto al fricandell (aún no he conseguido averiguar de qué se componía). Dicen que era de ave, de averigüa. Lo que sí es cierto es que hasta las auras tiñosas se perdieron, así como los gatos y los perros callejeros.

Pero volviendo a la piltrafa. Muy mal debe de andar España económicamente cuando en lugar de exigir carne de primera, Moratinos se contenta con la piltrafa. 

Yo sigo sentada en un café parisino, a la espera de que pase el cadáver…

El cocinaíto de Desatinos.

Lunes, 19 Octubre 2009

Desatinos, ministro de Enredos Exteriores de España, se ha ido a Cuba en visita relámpago a hacer de las suyas, que según él es todo normalidad. Sobre todo si se marcha a jalarle la leva a unos dictadores de ano y cerebros convalescientes. Desatinos va a buscar su maleta repleta del mierdal castrista, a tirarse la foto ñángara y a actualizar el amuleto, que la prenda se gasta sobre todo si no la frota el brujo. Y si no que le pregunte a Hugo Chávez: caballo de Changó.

Desatinos llega a la Perla de Las Antillas -devenida La Cagarruta de Chivo del Caribe- y el brujo le pide que le pase la lengua entre las nalgas, y luego que le bese la punta de la pirinola, en cuatro patas. Y Desatinos obedece, con esa cara de vieja dama indigna regordeta que luce. Desatinos pagará, incluso para que le obliguen a cometer semejantes humillaciones. Pero no hay izquierdoso más feliz que aquel al que le propinan unas buenas patadas por el sainete póstumo. Sobre todo si se trata de la bota de uno de los Castro.

Desatinos regresa con la lengua afuera, babeante, a descansar la barbilla sobre una pierna de Zapatiesta; y le cuenta que acaba de regresar de Aquella Isla, “la más hermosa que ojos humanos”, bla, bla, bla… y que no hay presos políticos, ni nada de lo que cuenta la gente, y que Felipito y Lagito están de lo mejor, encerrados en sus casas, porque decidieron retirarse del mundanal ruido… así porque sí.

Desatinos, viejo mediocrón donde los haya. Un día el pueblo cubano te dará tu merecido: Una enorme trompetilla en pleno tímpano, y te mandará directamente, de una buena patada en tu trasero fofo, al reino del olvido. Eso, si no lo hace antes el pueblo español