Blogs

Entradas con etiqueta ‘Passa Porta’

Rumores de festivales literarios

Martes, 31 Marzo 2009

Acabo de formar parte de los 10 escritores invitados al Festival de Literatura Passa Porta 2009, que cumplía 10 años de existencia. Allí, en Bruselas, conversamos sobre democracia y cultura, sobre nuestras obras, y la primera noche leímos fragmentos de nuestras novelas, relatos, testimonios, etc. Me detendré sobre dos de ellos más adelante. Este tipo de encuentro suele ser simpático, o al menos todos intentamos serlo. Mucha buena educación y politesse, ya saben… todo esto a pocos pasos donde Verlaine y Rimbaud se fajaron a trompadas, y el primero tiró sobre el segundo, en múltiples ocasiones, a causa de sus celos.

El asunto es que durante una cena de éstas, amistosas, donde yo apenas hablo, ¿para qué?, oí decir que en España existían sólo dos agentes literarios, Carmen Balcells y Mercedes Casanovas, que las demás eran obsoletas, o no existían. Lo que me enfureció enormemente y como me dolía demasiado la cabeza, preferí dejar el tema para un post, aparte de que no valía la pena convencer a los ya convencidos. En primer lugar, eso es incierto, hay muchos agentes literarios en España de una gran seriedad, y puedo decir que Anne-Marie Vallat, mi agente, es una de las personas que mejor ejerce su profesión, con discreción, con elegancia, con preocupación, y por la que ha sido reconocida, y hasta condecorada en múltiples ocasiones.

En segundo lugar, les voy a contar algo, conmigo Carmen Balcells se portó bastante mal, como una puerca. Ni siquiera quiso saber de mí alegando que ella no representaba a mujeres. A mí no me lo dijo, se lo dijo a mi editorial de la época. Pues bien, esta señora acaba de dar una entrevista a El Mercurio de Chile, que si yo fuera autor suyo, me iría corriendo. La dio, muy oronda, desde la casa de Max Marambio, El Guatón, uno de los chilenos que más dinero hizo en Cuba a costa del dolor y de la pobreza de los cubanos de a pie. Ella misma lo reconoce, que la criticarán por estar en casa de El Guatón. Les recomiendo mucho la entrevista.

Además de tanta desfachatez y falta de respeto, esta señora se refiere a sus autores como si fueran productos de mercadeo. No se pierdan cómo trata a la viuda de Guillermo Cabrera Infante, Miriam Gómez, y al autor, que ella misma representó hasta hace poco tiempo. De “paranoides”, a dos personas víctimas de una dictadura de la que ella, Carmen Balcells, se confiesa absolutamente admiradora. Y de la viuda de Donoso, ¡qué horror!

El entrevistador la llama, por cierto, “dama de blanco”. Por favor, las Damas de Blanco son mujeres que viven en Cuba y luchan segundo a segundo por la libertad de sus familiares presos entre los que se encuentran periodistas, poetas, e intelectuales que seguramente Carmen Balcells tampoco se atrevería a representar, para no herir al desmemoriado Gabo, y mucho menos al loco de Castro. Dama de blanco, no, metiéndole a la santería en la misma costura, ella misma lo ha dicho públicamente.

Da asco leer una entrevista de este tipo, por cierto, en la que también asegura que su autor mimado, Gabo, no volverá a escribir. Pues, en aquella mesa de Bruselas, me aseguraron que no lo hará porque sufre un Alzheimer galopante. Raro, hace poco, esa misma agencia de Carmen Balcells, anunciaba un nuevo libro de Gabo. ¿En qué quedamos?

Poca seriedad, y sobre todo, la prueba de por donde van los tiros a la hora de sentarse a discutir en estos términos, cuchillo entre los dientes. Podrán imaginar que este post me traerá sin duda alguna, no pocos problemas. Resulta espantoso tener que aguantarle a esta señora decir tantas estupideces juntas y que nadie le recuerde que un buen agente jamás trata a sus autores de paranoides, ni se le suelta la lengua y cuenta que uno de ellos (no menciona nombre), quiso comprarse una casa en Londres y le pidió un premio literario. Dos autores que vivieron en Londres han sido Mario Vargas Llosa y Carlos Fuentes, ¿no? Lean la entrevista a Carmen Balcells, aquí. Título: “Yo no soy de verdad, soy un personaje proyectado.” Pues sí, que no es de verdad lo deja clarísimo. La entrevista un señor de nombre Pedro Pablo Guerrero, que comete el segundo mal gusto de llamar “mítica” a esta mujer.