Blogs

Entradas con etiqueta ‘Pedro Almodóvar’

Cannes: Festival de perros

Martes, 10 Mayo 2011

Cannes, otra vez. Fui miembro del Gran Jurado en el año 1998, hice amigos que jamás olvidaré, entre ellos mi querido Alain Corneau, que en paz descanse. Y tantos otros, que no nombraré para no alargar el espacio del post. Cannes es el festival de cine más regio del mundo mundial, pero también de los perros. De los perros directores, de los perros actores, de los perros fotógrafos, y de las perrísimas actrices.

En Cuba le llamamos “perro” a lo máximo, a lo que no tiene discusión, a lo extraordinario, a lo magnífico. De este modo, cuando Alicia Alonso bailaba la última Giselle, que la estuvo bailando alrededor de unos treinta años, siempre bailaba “la última”, además cada vez más ciega y más pesada, el público le gritaba. “¡Perra, perrísima!” Tanto le gritaban que ya en las últimas funciones levantaba la pata como si fuera a mear un árbol, en lugar de hacer un arabesque.

Cannes, sigamos mejor con el festival de cine, es un Festival perro, el más perro del mundo, insisto, donde nacen amores perros, y también odios perros -cuando no le dan la Plama de Oro a quien se la merecía, por ejemplo.

También es el festival más chic del mundo, con ese perro tapiz rojo, y esos perros culos de las modelos de L’Oréal, y de algunas actrices, y las perras tetas de las starlettes le paran el tolete a Masantín, el torero, mientras se pavonean por la orilla de la playa, y los perros caretones de los actores iluminan La Croisette, y los perros gritos de los fanes ensordecen a medio mundo.

Pero Cannes es también y sobre todo, el festival de los perrísimos filmes, y de algunos que dan perro aburrimiento

Aunque espero que este año, el perro cineasta que es Perro -digo- Pedro Almodóvar, gane por fin La Palma de Oro que se merece desde hace años, y que su película sea tan perra como las que nos ha legado en el transcurso de su carrera, y que los perrísimos Antonio Banderas y Elena Anaya, tan superperros ellos, también se lleven las condecoraciones a las respectivas y utramegaperras actuaciones.

Lo deseo perramente.

Blanca Portillo

Lunes, 16 Marzo 2009

Con las películas de Pedro Almodóvar siempre pasa lo mismo, a uno le da rabia que otros ya la hayan visto antes, porque al menos yo, las espero con gran ardor e interés. Sobre todo si se trata de una película con un título tan sugerente Los abrazos rotos, basada en una novela de un autor francés, si mal no recuerdo (si me equivoco que me disculpe Pedro), con Penélope Cruz y con todo el elenco en el que incluye a Blanca Portillo y Lola Dueñas, que son dos actrices de tronco y copa, sin contar a los caballeros.

Blanca Portillo me interesa especialmente. Siempre lo he dicho, tiene una fuerza telúrica que asusta y al mismo tiempo detiene y subyuga. Blanca Portillo es una actriz que se pasea en el cine con las armas del teatro, sin que esto se note, que es lo que resulta sobrecogedor y fabuloso a la vez. Supongo que es por lo que Almodóvar la aprecia.

Desde que la vi en Volver supe que “volvería” con Almodóvar y así ha sido. Y espero que un día esa diosa cabezota que se llama inspiración me ayude a escribirle algo a su tamaño, que me premie con una idea que honre su estatura como actriz. Lo que más me gusta es la cara de chicuelo que tiene, aunque también de señora muy seria, o de chica facilona a veces; o sea esa ambigüedad propia de los genios. Lo tuvo Gloria Swanson y Marlene Dietrich, así como Greta Garbo y Mae West.

Blanca Portillo es de las grandes, tiene un vibrato superior, le deseo que lo tense siempre que pueda, y se sirva de él como carcaj, y envíe la flecha bien lejos. Todos estaremos esperándola.