Blogs

Entradas con etiqueta ‘Trinidad y Tobago’

De Trinidad y Tobago a Durban II.

Martes, 21 Abril 2009

Una vez más la Cumbre de las Américas centró su atención en Cuba, y los Castro reincidieron en defraudar a sus aliados, casi pongo secuaces. Obama pitó fuerte, Raúl manoteó con esa gestualidad de mendigo borracho que lo caracteriza. Se hicieron la foto, y no llegaron a ningún acuerdo. ¿Por qué? Porque al castrismo no le dio la gana.

Hugo Chávez cometió otra payasería al regalarle el peor libro que se ha escrito en América Latina sobre ella misma, lo cometió Eduardo Galeano, se titula Las venas abiertas de América Latina. Confieso que leí y hasta admiré a Galeano, tengo ese libro dedicado por él, cuando lo leí todavía yo andaba La Habana con la venda en los ojos, acababa de cumplir veinte años. Sí, hace ratón y queso, además ese es un libro que se ha puesto viejo, esa América Latina no existe ya. ¿Se puso viejo o nació viejo? Espero que Obama haya tirado el volumen a la basura lo más rápido posible.

Se acabó la Cumbre, y la prensa pasa al siquiente espectáculo semiterrorista: Durban II. El racista Ahmadineyad en un evento contra el racismo acusa a Israel de racista, era de esperar de la parte de semejante bizco, dictadorzuelo, persecutor de homosexuales, lapidador de mujeres, pero muy célebre entre la izquierda caviar y las feministas. Estoy segura que Rosa Regás lo venera. Al menos varios miembros de la UE se levantaron en masa y se largaron. Pero, claro, Francia tuvo que asistir. Francia es cada vez más cómplice. Los petrodólares recortan cada vez más el puente que nos conducirá a Eurabia. ¡Ay, Oriana Fallaci, cuánta razón te asistió siempre!

De Trinidad y Tobago, con un pedófilo, un Mico Mandante, un borracho castrista que va de loca reprimida, un indio cocalero, y demás personajes de feria, hacia Durban, con otro de la misma calaña, un puerco que dice que no come puerco y que no bebe alcohol, un asesino en una tribuna democrática. Sigamos “comiendo tanta pinga, Comandante”, que vamos como lo quería el Ché, hacia el hombre nuevo hitleariano. 

Hilaria, y Cumbre.

Viernes, 17 Abril 2009

Después de que Castro escribiera que las medidas tomadas por Obama eran mínimas y que ni siquiera se había referido al bloqueo, ya saben, lo mismo de lo mismo, hubo un silencio, y la gente se preguntaba cuál había sido y será el papel de Hillary Clinton en todo esto. Hilaria, como me gusta llamarla, por fin apareció, para recordarle al régimen de La Habana que Estados Unidos espera reciprocidad. También el presidente O. manifestó que Washington espera señales de La Habana. Esas señales tendrán que ver con el respeto a los derechos humanos, liberación inmediata de los presos políticos, abrir vías hacia la democracia, lo que supongo yo.

Ya me extrañaba que Hilaria no hubiese dicho nada hasta ahora, porque no creo que ella se deje vencer ahora por dos dictadores, los Castro. Antes se dejó vencer (en apariencia, ella a la larga ganó prestigio) por el marido que la engañaba con una becaria de la Casa Blanca, entre otras; luego se dejó vencer por O; no creo que llegue hasta dejarse vencer por esos dos viejos, uno cagalitroso y el otro borracho. ¿Han visto el video de la llegada de Castro II a Venezuela? Parece un pelele al lado de Hugo Chávez, que tira de él como si de un osito lleno de parches y de huracos se tratara.

La Cumbre empezará -o empezó ya- en Trinidad y Tobago, de otra parte, llena de vetaciones, Chávez ya vetó la declaración inicial. a lo que se le juntará la comitiva de ineptos mamertos: Evo aMorales, el pedófilo de Daniel Ortega (lo acusa su hijastra Zoilamérica Narváez, la acusación se puede leer en internet), el Correa y demás. Esperen el espectáculo de esta Cumbre de las Américas, porque será realmente risible vista desde la sala de la casa a través de la televisión, pero imaginen las consecuencias que tendrá para esos pueblos latinoamericanos que con el comunismo se volverán cada vez más pobres y sombríos. Pero como en un bolero, ellos lo han querido así.

Una Cumbre titereada por dos dictadores, los castristas. Con una diferencia, un presidente norteamericano de nuevo corte, ¿realmente nuevo o en la sintonía de un Carter? Al menos, con un nuevo matiz, ojalá no les haga la genuflexión o la geniflexión que hizo ante el rey Abdullah.