Blogs

Entradas con etiqueta ‘Zoé Valdés’

Desfile de esclavos, ostentación de esclavistas

Domingo, 1 Mayo 2011

La Plaza de la Revolución habanera donde se celebran usualmente los desfiles y concentraciones políticas se quedó vacía este 1ro de mayo. Atención, no se quedó vacía porque los cubanos no hayan asistido masivamente como acostumbran a hacer, como perritos de Pavlov, no. Es que el régimen muy hábilmente dio cita para Santiago de Cuba, y allá asistieron los santiagueros en masa. Quiero que sepan que en Santiago de Cuba es donde supuestamente más hambre y represión hay, pero así y todo los esclavos asistieron gustosamente -como se puede apreciar en el video más abajo- a la cita de los esclavistas.

No me extraña que el régimen haya organizado el acto y el desfile en Santiago de Cuba, hace rato que los hermanos Castro quieren cambiar la capital de sitio, y bautizar a Santiago como capital de Cuba, dejando a La Habana sin su título original. Eso tiene que ver con que los tiranos nacieron en Oriente, y como buenos dictadores necesitan convertir todo lo que tenga que ver con ellos en símbolo de su dinastía castrocomunista y culto a la personalidad.

Mientras esto ocurría yo tomaba mi metro en París y me iba a degustar un sabrosísimo helado en una de las mejores heladerías parisinas, con un ramito de muguet en la mano, eso sí…

Mañana cumplo 52 años y jamás he visto a mi país libre del castrismo.

 

Festival EÑE en Lima

Mircoles, 13 Abril 2011

He viajado hasta Lima, desde Miami, para participar en el Festival EÑE. Ayer me fui hacia el Centro de la ciudad, que se encuentra bastante alejado del barrio en donde me han alojado, el de Miraflores. El Miraflores de Mario Vargas Llosa.

Encuentro al periodista y escritor Enrique Planas, que me cuenta que muy pronto se inaugurará lo que se llamará La Ruta de Mario Vargas Llosa, que será como un  paseo por los sitios de sus novelas, sobre todo en el barrio de Miraflores.

Recorro las librerías, a un paso de la Catedral, ya en el Centro, descubro la célebre Librería El Virrey, en la calle de Los Escribanos. Observo a los limeños, algo callados, después de la primera vuelta de elecciones, en la que quedaron a la cabeza Ollanta Humala (seguidor de Hugo Chávez y del castrismo) y Keiko Fujimori, la hija del ex presidente para algunos, dictador para la gran mayoría.

Elegir entre esos dos, ahí está el trauma de estas elecciones, pero los peruanos sabrán salir del atolladero. Perú crece, me dice el taxista que me regresa al hotel.

Esperemos que Perú siga creciendo, y que sepa- a la hora de votar de nuevo- que de una dictadura de derechas se sale, pero de una de izquierdas… que observen lo que ha sucedido en Cuba, y en Venezuela, que calculen fríamente. Eso les deseo, sabiduría.

Devoro un ceviche en la Avenida Pardo, compro otro libro, alzo los ojos a la neblina que inunda la ciudad y que transforma el cielo en un esponjoso velo medio soleadito, como dicen ellos achicándolo todo.

El Festival EÑE ha iniciado sus jornadas, con grandes escritores, y hermosos proyectos de futuro literario. ¡Enhorabuena!

Atardeceres

Domingo, 10 Abril 2011

Miami es una ciudad de grandes contrastes, puede que un nubarrón empañe el cielo, y de súbito, en menos de dos segundos, el cielo se despeja, y aparece un sol radiante, del sol radiante podemos pasar también al sol achicharrante, con igual rapidez.

Yo no las tenía todas con Miami, había empezado a detestar la ciudad, porque además de que no podía caminarla, aquí todo se hace en automóvil, el metro es un desastre, y los buses son peores. Pero empecé a reconciliarme con Miami cuando, sentada en una terraza, mientras pensaba en lo que ha ocurrido en Japón en las últimas semanas, y lo que está aconteciendo en el mundo, pude disfrutar de uno de los atardeceres más hermosos de mi vida. Lo retuve en la retina, apretando los párpados, creyendo que no volvería a ver uno igual. Fallo mío. Al día siguiente tuve otro atardecer todavía más bello que el anterior, y así ha sido, atardecer tras atardecer, la hermosura no deja de sorprenderme.

De vez en cuando, en medio de los contrastes de esta ciudad, y de los horrores del mundo, hay que detener la maquinaria, y ponernos a contemplar atardeceres. Toda la respuesta de la vida está en ellos, en su misterio, en el dibujo perdurable que dejan en nuestros recuerdos.

Una Cuba legal y universal

Viernes, 31 Diciembre 2010

Hace tiempo que algunos amigos y lectores de este blog me preguntan sobre el futuro de Cuba, acerca de cuáles creo yo que pudieran ser las soluciones para que Cuba pueda volver a ser un país normal, con todos los derechos y deberes que los ciudadanos deberían disfrutar (no le tengamos miedo a la palabra, los deberes también se disfrutan), en una Cuba democrática.

Debo empezar por aclarar que este texto sólo agrupa algunas reflexiones primordiales que me he ido haciendo a lo largo de veinte años. Cuatro años antes de mi exilio, dentro de Cuba, cuando empecé a sopesar la idea de que había que dar un vuelco radical a lo que ha estado aconteciendo en mi país desde hace 52 años; a esos cuatro años debo sumarle los 16 años de mi exilio, que se cumplirán el próximo 22 de enero. Los cuatro años antes de mi exilio los cuento por puro respeto a la verdad, pero puedo afirmarles sin que me quepa la menor duda, que la claridad con la que he visto las cosas sólo la he conseguido en el exilio.

No existe un país ideal, ni situaciones o realidades perfectas. En el año 1959, Cuba no era un país ideal, pero podía ser considerado un modelo cultural y económico para varios países del área, e incluso para algunos europeos; y lo había sido desde el punto de vista democrático en el pasado. Hace varios años, ya estando fuera de Cuba, le pregunté a una persona muy próxima a Fidel Castro, quien vivía y vive exiliado desde mucho antes que yo, en Puerto Rico, ¿por qué razón ellos habían decidido hacer la revolución? (Fue la palabra que usé “revolución”, hoy no creo de ninguna manera que esa sea la palabra adecuada). Esperaba cualquier tipo de respuesta, menos la que me dio: “Porque éramos muy ignorantes, y pensábamos que Cuba era el peor país del mundo. Fuimos irresponsables e ignorantes.” Esa fue su respuesta. Y esa es también la que da, en biais, el inmenso escritor Guillermo Cabrera Infante, en su magnífica novela Cuerpos Divinos. Y yo añadiría otro hecho: El cubano estaba demasiado ocupado en disfrutar, en gozar, de las bonanzas que ofrecía ese país para ocuparse de asumir la libertad y el futuro del mismo como algo sumamente serio.Entonces, los cubanos permitieron que el país fuese secuestrado por un grupo de facinerosos que ocuparon a través de una revuelta oscura con pretensiones comunistas un país que se merecía otro tipo de cambio, un cambio que nos devolviera la democracia. Desde entonces la isla ha estado sujeta a los acaloramientos de un grupo de bandidos que lograron fama internacional a través de la prensa izquierdista norteamericana. Visto desde el lado internacional, que no quepa la menor duda fueron los Estados Unidos de Norteamérica los mayores promotores de ese horror, los que decidieron que el reemplazante de la posible democracia en Cuba fuese un joven de 33 años, churrupiero, bandido y pendenciero, con una jerga arenguista y extravagante, locoide e histérico, más que pesado, que tomara el poder por las armas, militarmente, de un país que no había sido precisamente una joya en democracia, pero que, no lo olvidemos, en los años cuarenta, cuando Europa se hundía en las garras del fascismo, aquel pequeño país dio varias lecciones de democracia al mundo y enfrentó al nazismo apostando por la libertad de la humanidad antes que por los negocios que hubieran podido enriquecerlo, tal como hicieron muchos otros países durante la Segunda Guerra Mundial.

Yo no tengo la intención de someterles ningún proyecto personal para el futuro de Cuba, ni pretendo erigirme más que en lo que soy: escritora. El proyecto, por demás, ya existe, para mí, el mejor, es el de La Rosa Blanca, pensado y escrito por Rafael Díaz-Balart, y discutido y aprobado por las personas que compusieron, en el exilio de Nueva York, una suerte de partido político del exilio (el único inteligente que ha habido hasta el momento). El proyecto de La Rosa Blanca lo publiqué en mi blog personal, y les ruego que tomen el tiempo de leerlo para aquellos que todavía no lo hicieron. Dentro de Cuba, otro proyecto, a mi juicio, posee carácter universal y reúne a los cubanos de adentro y de afuera, y es aquel llamado La Patria es de Todos. Es cierto que para aquellos que luchamos contra los nacionalismos la palabra “patria” nos chirriaba, pero aquel documento podía servir de transición entre lo que existe hoy en Cuba y una propuesta como la de La Rosa Blanca del Dr. Rafal Díaz-Balart. Entre paréntesis, para los que creen que el señor Díaz-Balart es un representante del gobierno de Fulgencio Batista, primero, nadie lo niega, segundo, reflexionen y comparen a aquel gobierno con el estado totalitario en que nos han sumido los Castro desde hace ya más de medio siglo. Batista no podrá regresar a Cuba, ni tampoco regresaremos a aquella época. Sin embargo, los Castro y su herencia todavía pueden quedarse en el poder, sin pudor, durante numerosas décadas más. Díaz-Balart fue un señor que, mediante la política y un pensamiento abierto político, pudo sopesar y medir acontecimientos y realidades. No estaba solo, un equipo reforzó sus ideas. Otros proyectos han existido, como ha sido el Proyecto Varela, y otros podrán seguir emergiendo.

Cuba necesita de proyectos de unidad más que de líderes. Cuba necesita más de ideas que de ideólogos, más que de personalidades que, fabricadas y propuestas por ajenos a nuestros intereses (no hay nada malo en tener intereses democráticos cubanos), nos impongan sus individualidades y egoísmos desde un marketing demasiado parecido al que inventó Fidel Castro. Cuba necesita –sobre todo- la madurez del pueblo, y que el puebla comprenda que tiene todo el derecho de lograr un futuro diferente pleno de vida y de proyectos verdaderos de vida real. Cuba necesita que su pueblo, el que vive dentro, sepa que el castrismo no es la solución eterna que ellos se merecen, que el castrismo ha sido el lastre, la gruesa piedra en el camino que les ha impedido durante décadas ver la luz, luchar por el futuro de sus hijos, por la prosperidad de generaciones enteras. Para saberlo, el pueblo cubano necesita activistas que viajen la isla de una punta a la otra, que informen, y preparen a las personas para la formación y organización de partidos políticos. No de grupos políticos, no, de verdaderos partidos políticos. Esos activistas deben representar la democracia, estar movidos por ella, y no solamente por las ambiciones personales y por las lascas que se puedan sacar de la situación, pero incluso con esos personajes oportunistas tendremos que contar. Pero ahí es donde el exilio juega un papel fundamental, el exilio debe ser crítico y manifestarlo, sin miedos. La democracia es un derecho, y los que vivimos en democracia debemos demostrarle y enseñarle a los que viven dentro de Cuba, que la democracia es aceptar o no una propuesta, estar a favor o en contra, y expresarlo sin pelos en la lengua. No se trata de apañarnos con lo que hay, se trata de ser mejores, y más críticos con lo que hay, se trata de arrancar el mal de raíz, de sacar a los dictadores del poder. No se trata de apañarse con los dictadores y pedirles un cambio. Nadie que no haya cambiando en 52 años cambiará nada más, y mucho menos si tenemos en cuenta que a los criminales los mueve la avaricia, la riqueza personal que se han construido, los mueve ser dueños de un país, manipular a sus ciudadanos como esclavos o ficheros de un juego que siempre los favorecerá a ellos.

Los dictadores no cambian, que alguien me ponga un ejemplo de un dictador que haya cambiado a favor del pueblo. Ni uno solo. Por lo tanto, los cubanos debemos conseguir la unidad y pedir unánimemente a todas las democracias del mundo que los Castro y sus secuaces sean juzgados y condenados en un tribunal internacional y sean invitados a abandonar el poder por los representantes de la democracia mundial. Es hora de que todos los cubanos demandemos nuestro derecho a ser libres, absolutamente libres del castrismo. Para conseguir que nos escuchen debemos unirnos en ese sentido, el único: Sacar a los Castro del poder lo antes posible. Urge sacar a los Castro del poder. Es el primer paso, el paso decisivo, y para que nos escuchen, para que el mundo nos oiga, debemos conseguir la unidad de todos los cubanos en ese único objetivo, y sin complejos de ningún tipo: Eliminar a los Castro del poder.

Lo siguiente no es tarea fácil, pero soy de las que piensa que la solución no viene de los jóvenes únicamente y mucho menos de los jóvenes que no conocen más que el castrismo. Ya hemos tenido la experiencia de haber permitido que un iluminado de 33 años asaltara nuestras libertades, marcara nuestros nacimientos y nuestras existencias y dominara nuestras vidas durante 52 años. No podemos permitir que otros iluminados, por muy frescos y jóvenes que sean, se introduzcan en la vida política del país y la manipulen a su antojo para conseguir beneficios personales, y mejoras en sus ficticios modos de existencia. No, eso no es la política, y mucho menos la democracia. Sin embargo, creo que dentro de Cuba existe una generación compressée que cuenta entre 40 y 70 años, dormida o adormilada, que ha vivido la experiencia del castrismo y que conoció, por diferentes vías, lo que fue y es el capitalismo; que posee ideas para lo que pudiera ser una Cuba futura. Recordemos que 70 años no es una edad vieja para la vida política, quizás límite, pero no es para nada una edad desechable.

Vivimos en sociedades que sólo piensan en restituir lo viejo por lo joven, lo que es natural que suceda, pero no debería ser la única opción. Yo pertenezco a una generación que todavía leía y lee autores clásicos, que todavía se emocionaba y se sensibiliza con los consejos de los mayores, que no reemplazaba, que agregaba, sumaba, analizaba y sacaba conclusiones. Pero la vida ha cambiado.

Sin embargo, la vida no debería cambiar tan rasamente después del fenómeno de Internet. Internet es una herramienta para la cultura, pero no es la cultura, y mucho menos la educación. Internet no puede llegar a anunciarnos que sólo lo joven vale porque es joven, porque ¿qué pasará cuando esos jóvenes estén en el clímax de la sabiduría en la edad madura o sabia? Internet debería incidir en hacernos comprender en que lo que vale es lo auténtico, lo sustancialmente inteligente, profundo, lo que nos mueva a vernos y a comprendernos y a comprender el mundo de una forma más penetrante y sólida. Internet debería hacernos huir de las frivolidades cotidianas, o al menos, debería ayudarnos a discernir y a actuar más rápido con nuestras opciones personales. Pero creo que Internet apareció demasiado temprano, no estábamos preparados para ello. Y en el caso de algunos ha sido una magnífica herramienta para hacer lo que hizo Fidel Castro en 1959 con las armas, una revolucioncita que ha traído consecuencias desastrosas para nuestro país y para el mundo, una de esas consecuencias ha sido el terrorismo. Internet es un maravilloso instrumento para desarrollar la inteligencia y la cultura, pero puede convertirse, de hecho, ya se ha convertido, en un arma explosiva que eche al traste con siglos de lectura, de apreciación de la buena música, de las bellas artes, de los hondos análisis de la información, y de la gran política. Internet puede convertirse en una dictadura en manos de aquellos que sólo han convivido bajo estados totalitarios. Si sólo los leemos a ellos, si sólo nos dejamos dirigir por ellos, a través de una pantalla de computadora, y no vemos, y no observamos y analizamos la verdadera realidad, la que viven a diario millones de seres humanos, ¿a dónde creen que irá a parar el mundo? Al punto donde nos encontramos los cubanos hoy.Cuba, en estos momentos, podría darle una lección al mundo de verdad humana, con seres humanos reales, reclamando libertad y vida, derechos a la dignidad y al arte. Cuba es el último país anclado en la Guerra Fría, congelado en el pasado. Cuba podría despertar y decirle al mundo, tal como lo hicieron los iranís hace poco, y los iraquís (aunque de manera incompleta), despierten, la vida es dolorosa, pero pudiera ser hermosa, y debemos seguir luchando por la vida, por la libertad, y por la belleza de la verdad, y no por seguir escondidos detrás de unas pantallas de computadoras. Creo que algunos cubanos han conseguido hacerlo, algunos han ido de la disidencia a la cárcel, de la cárcel a la disidencia organizada en la calle, se han modernizado a través de blogs y de Twitter, pero no han renunciado a la vida y a la libertad reales y dignas. Es el caso de Martha Beatriz Roque Cabello, y de Jorge Luís García Pérez Antúnez, de Osvaldo Payá Sardiñas, por poner sólo tres ejemplos. No menciono a los presos políticos, entre los que se encuentra el Dr. Oscar Elías Biscet, porque a estas alturas no conocemos el estado en el que se encuentran. No, Internet todavía no ha llegado tan lejos, su conquista no ha sido tan vasta.

Una vez que los Castro no estén en el poder, o estén en vías de abandonarlo, la oposición tradicional y la reciente oposición (no todos son jóvenes, cuarenta años ya no significa juventud, aunque en política es como estar en pañales), unida al exilio, deben concentrarse en formar partidos políticos, presentar proyectos de estos partidos a los gobiernos democráticos del mundo, y aceptar que el exilio tiene un derecho seguro a participar de la vida política y democrática interna del país. Confío enormemente en las figuras de la estructuración económica real del exilio, en aquellas personas que han tenido éxito económico y político, que han sido discretos y no se han dedicado a la bambolla o al pantallerismo, que unidas a las que han tenido experiencias políticas en el exilio, puedan contribuir y actuar, en un futuro gobierno democrático en la isla. No se trata de elegir a una persona, sino de actuar y asimilar que lo que se intente deberá llevarse a cabo con un grupo de personas, capaces, efectivas, que amen la vida y la libertad; lo que sólo se consigue con gestiones económicas y sociales inteligentes, e inmenso amor y respeto por el pasado, y por la historia de un país, que dio pruebas de coraje, tolerancia, de cultura, educación y generosidad al mundo. Esos, a mi juicio, serán los instrumentos, con los que podremos restituir la libertad y la democracia.Creo que partiendo de estos principios nos respetarán más, y el mundo comprenderá lo que quieren, y urge a los cubanos: Libertad y vida.

Les deseo un Feliz Año 2011, y que nuestro sueño se cumpla: el de una Cuba legal y universal.

Ciudad abierta

Jueves, 23 Diciembre 2010

El automóvil nos conduce hacia Roma, a la salida de París nos perdemos. Luego bajamos hacia el sur, la nieve desborda techumbres y cipreses. Montañas, túneles. Un frío glacial. Y de súbito Firenze, y enseguida Roma, la ciudad abierta.

Hace 16 grados centígrados en Roma, merodeamos el Coliseo, soleado y rodeado por romanos vestidos como en la antigüedad, que proponen que nos hagamos fotos con Julio César, en posición de sumisión al antiguo emperador. Nos quieren vender pedacitos del Foro Romano para pegarlos en la puerta del refrigerador, falsos, claro.

Frente al Museo Capitalino, y La Cordonnata de Michelangelo, advierto la foto de Shalit, el soldado israelí, rehén de los palestinos. A pocos pasos la foto de Sakineh, joven, bella e inocente, envuelta en el shador negro. Una joven de luto permanente.

Todo indica que la gente celebrará la Navidad de manera modesta. Los nacimientos son fabulosos, pero sin el aparataje mercantil de otras ciudades, poca publicidad. Roma no la necesita, y mucho menos en esta época. Anocheciendo empieza a llover y me refugio en una de las dos iglesias de la Piazza del Popolo, en la de Santa María de la Miracolosa (Milagrosa), la misa llega a su fin.

Me arrodillo, pido por todos nosotros, por Cuba, por el mundo.

¡Felices Navidades a todos! Muy especiales a ex carcelados cubanos que pasarán su primera navidad en libertad, por suerte junto a sus familiares.

¡Viva Cristo Rey y a comer mucho jamón, como Dios manda!

El sinnobelado Fidel Castro

Lunes, 11 Octubre 2010

Fidel Castro lleva años soñando con el Nobel. Aunque con anterioridad había hecho como que no le interesaba el premio, y ni siquiera se preocupaba por aparecer como un pacifista, más bien todo lo contrario.

Sin embargo, este año, además de publicar libros, deseando imitar a su amigo Gabriel García Márquez, ahora se dedica a la crítica de libros que no lee. O sea, espera a que un grupo de traductoras del inglés le traduzca y le hagan un resumito, para que entonces él pueda adelantar de qué va la cosa en una de sus Reflexiones, a las que yo llamo Riflexiones. Así, de este modo, se da a la tarea de divulgar que escribirá próximamente sobre el último libro de Bob Woodward. No lo ha leído, pero escribirá sobre lo que otros le leen, le traducen y le resumen.

Para el Nobel de la Paz de este año estaba sumamente embullado (entusiasmado), ya estaba confeccionándose la maxifalda, puesto que él pensaba que si el año pasado se lo dieron a “un negro inútil”, por qué no irían a dárselo a él: ¡un pacifista consagrado! Será descarado y racista. Entonces se dio a la tarea de escribir sobre la paz, y a dar entrevistas donde declaraba que si durante la Crisis de los Misiles él puso al mundo en peligro de una Tercera Guerra Mundial, fue por culpa de los rusos, que seguramente le habrán metido los tanques de a porfía.

No sólo no le dieron el Nobel de la Paz, además se lo dieron al disidente chino Liu Xiaobo, preso político del comunismo chino. De contra, el Premio Nobel de Literatura fue a parar a Mario Vargas Llosa, quien no ha parado ni un instante de su vida en defender a los cubanos de la tiranía de los Chacumbeles I y II. Se le cayó el caché a Castro con su amiguito Gabo, Premio Nobel, etc…

A continuación, verán a uno de los escritores lamebotas de la dictadura castrista, Miguel Barnet, al que todos llaman Mimí Yo-Yo, exigiendo el Premio Nobel para Papá Chacumbele I, para la Maruga Guerrillera, ¡qué horror de intelectuales, caballeroooooo! Una partía todos de propagandistas del régimen:

15 años más tarde, una invitación personal

Jueves, 23 Septiembre 2010

Un verano caribeño

Sbado, 3 Julio 2010

Arena, sol, y playa, el sueño de todo mortal. La bocina del hotel recuerda un hit de los años ochenta: For eve young. Lo que queremos ser todos, eternamente jóvenes. Música, bailes, espectáculos, comida para botar, de hecho se bota, y ocio.

Llevo sólo dos días de mar transparente, incadescente sol, y arena caribeña, y también ya varias horas buscando una pistola para matarme o matar a alguien. La gente del Caribe sólo repìte: “Déjese llevar, doña”. Como si yo estuviera loca al pedirles que arreglen una gotera que tengo en la habitación, al informarles que el refrigerador no enfría, que el aire acondicionado no funciona con este calor de mil grados, y que el wifi no marcha, ni en el lobby, ni en el internet center. Ellos lo miran a una como si padecieran esquizofrenia, y mi voz fuese una más, entre las tantas que escuchan.

Me encuentro instalada en un complejo hotelero del que no lo dejan salir a uno más que para regresar al aeropuerto. Pero he podido constatar, por escapadas de las que acostumbramos a hacer los cubanos donde quiera que estemos, que alrededor del hotel, la vida diaria de los habitantes de este país, no tiene nada que ver con lo que vivimos, comemos y disfrutamos los turistas en el hotel. La pobreza hace ola.

Regreso bastante destruida, ya el sol, el mar, y la arena me saben a mierda. Lo que necesito es huir de aquí lo más rápido posible. Me juro que jamás cogeré un circuito turístico al tercer mundo, ni por solidaridad.

Ah, no diré el nombre del país, por pudor con sus habitantes. No se trata de Cuba, desde luego, que debe estar peor.

París se solidariza con las Damas de Blanco

Jueves, 13 Mayo 2010

A una iniciativa mía la ciudad de París y su alcalde Betrand Delanoë han querido solidarizarse con la causa de las Damas de Blanco. El alcalde de París siempre ha sido muy solidario con todas las causas de los derechos humanos en el mundo, y particularmente, hace algunos años, hermanó las bibliotecas de la capital gala con las bibliotecas independientes de La Habana, cuando fuimos a verlo para explicarle el nivel de represión y de censura que sufrían los bibliotecarios independientes en Cuba; desde el 2003 aún hay 17 encarcelados.

El martes 18 de mayo, a las 11 y media de la mañana, vestiremos de blanco las estatuas que guardan la entrada de la Alcaldía del Hôtel de Ville, en la gran esplanada, representativas del Arte y de la Ciencia, en homenaje a estas valientes mujeres cubanas. Serán vestidas con peplos griegos, símbolo de la poesía, de paz, de amor, de libertad y democracia, dado que algunos de los presos cubanos son poetas, periodistas, y escritores. Leeremos un poema de Paul Eluard, Liberté. Y nos reuniremos con todos los que quieran asistir para compartir un momento de paz, de libertad, y de solidaridad con los demócratas cubanos, en presencia de artistas, escritores, y del Adjunto del Alcalde de París en Relaciones Internacionales, el señor Pierre Shapira.

Desde ayer los anuncios lumínicos de la ciudad recuerdan este evento, e invitan a todo el que quiera participar en él. Sólo me queda agradecer a todos los que hacen posible este homenaje merecido, y esperarlos con todo el amor del mundo.

Más información en Mairie de Paris.

ipod-damesenblanc-026.JPG

Turbas castristas sitian a una familia, represión contra niños.

Jueves, 8 Abril 2010

¿Ustedes creen que los cubanos se merecen esto? No escribiré nada más, los dejo con los audios. La madre habla primero, entrevistada. La niña, en el segundo video, reclama libertad de todos los presos políticos, dirigiéndose a Raúl Castro, a mitad se echa a llorar. Esta familia lleva días sin poder salir de su casa a buscar alimentos… ¿Hasta cuándo?

Segundo audio en TV Cubana (aquí habla la niña de 10 años).