Ciclismo

Lance Armstrong admite su derrota y deja entrever que no recurrirá al TAS

Armstrong durante una de sus participaciones en el Tour | Reuters

El ex ciclista Lance Armstrong tira la toalla. Tras ser condenado este lunes por la Unión Ciclista Internacional (UCI) a perder sus siete Tours de Francia y a no poder correr de por vida, el americano parece no querer luchar más. Al menos eso es lo que demuestra su cuenta oficial de Twitter de donde ha borrado la mención a las siete ocasiones en las que ganó la ronda gala. | La teoría de la conspiración

Este mensaje implícito podría dar a entender que no batallará por demostrar su inocencia ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), última instancia a la que podría recurrir el fallo anunciado ayer por Pad McQuaid. Esto es: Armstrong, en cierta medida, admite que se dopó. O eso, o prefiere no abrir un camino que no le garantizaría en absoluto la victoria.

La mayoría de los casos similares al suyo se saldan con derrota de quién recurre. Es uno de las consecuencias de uno de los puntos negros de su caso: la acusación también es juez y parte del proceso. Extraña circunstancia que supone uno de los principales escollos a cualquier búsqueda de la inocencia.

No recurrir y admitir su culpa, por su parte, podría llevar a Armstrong a ir a la cárcel después de que en 2005 asegurara, bajo juramento, que jamás se había dopado, algo que podría entenderse como perjurio con la consiguiente pena de cárcel según la legislación vigente en EEUU. Es lo que sucedió en su día con la atleta Marion Jones, quien fue condenada a la cárcel después de declarar en un juicio que no había tomado sustancias ilegales. Tiempo después, admitió lo contrario y por ello fue privada de libertad.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin