Ciencia

El nuevo antepasado de los humanos modernos

Crándeo de 'Australopithecus Sediba' (Fotos: Science)

El árbol de la vida se tambalea. Cinco investigaciones con restos de dos 'Australopithecus Sediba' encontrados en una cueva de Malapa (Sudráfrica) sugieren que este homínido es el primer antepasado del género Homo (incluidos nosotros, los Homo Sapiens), en contra de lo que se consideraba hasta ahora.

Gracias a un cráneo, una pelvis, una mano y un pie de hace casi 2 millones de años, la teoría tradicional de la evolución humana acaba de dar un nuevo giro, según publica la American Association for Advancement of Science (AAAS) en nota de prensa.

Cinco estudios publicados este viernes en la revista 'Science' han analizado la morfología de de estos fósiles de 'Australopithecus Sediba' y han descubierto que no sólo presentan rasgos primitivitos, como era de esperar, sino que también poseen características muy modernas, similares a las que el género Homo desarrollaría más tarde.

Debido a este "mosaico" de atributos, los científicos creen ahora que este homínido es el mejor candidato a antecesor del género Homo. "El registro fósil de los primeros Homo es un desastre", explica Steven Churchil, investigador del estudio sobre la pelvis encontrada en Malapa e investigador de la Universidad de Duke en Durham (EEUU). "La atribución de muchos de esos fósiles a determinadas especies es cuestionable y su datación es muy pobre? El 'Australopithecus Sediba' presenta muchas características evolucionadas que comparte con el género Homo. Si tuviéramos que hacer una lista de todos los que comparten esos rasgos -los Habilis, los Rudolfensis y los Sediba- estos últimos tendrían mucho más a su favor que los otros dos, lo que sugiere que es muy posible que se trate del antecesor de la primera especie reconocida del género Homo: el Homo Erectus", concluye.

Más antiguo de lo esperado

El primer elemento sorprendente para los investigadores fue el cráneo del Australopithecus Sediba. El fósil tenía 1,977 millones de años, aproximadamente la misma edad que los primeros restos de los Homo. Hasta entonces, los fósiles de 1,9 millones de años estaban consideramos los más antiguos con posibilidades ser antepasados del 'Homo Erectus'. Ahora, la edad del cráneo de Malapa hace pensar a los investigadores que los Homo evolucionaron a partir de un linaje anterior.

Así, los nuevos descubrimientos ponen en jaque las teorías tradicionales de la evolución humana, incluyendo la creencia de que la pelvis humana evolucionó para adaptarse al mayor tamaño de nuestro cerebro. Incluso, existen pruebas que apuntan a que el 'Australopithecus Sediba' era capaz de fabricar herramientas.

Un homínido primitivo muy moderno

Los investigadores descubrieron que el cráneo del Sediba había contenido un cerebro mucho más pequeño que el de los Homo y, sin embargo, la pelvis (perteneciente a una mujer) era muy parecida.

La comunidad científica siempre ha barajado dos hipótesis de por qué evolucionó nuestra pelvis. Una teoría afirma que la razón hay que buscarla en el bipedismo y, la otra, en tamaño de nuestro cerebro. "Lo llamativo de los Sediba es que sus pelvis eran diferentes a las de otros australopithecus, aunque tenían el cráneo y el cerebro pequeños? Es difícil imaginar que no tenga algo que ver con el bipedismo", sostiene Churchil.

Otra de las investigaciones se centró en el fósil de una mano. Tras estudiar su morfología, un equipo del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva llegó a la conclusión de que los 'Australopithecus Sediba' no sólo eran capaces de trepar por los árboles, sino que tenía la capacidad prénsil necesaria para haber fabricado herramientas.

Por ultimo, los investigadores que estudiaron el pie y el tobillo de los Sediba comprobaron que estos homínidos caminaban erguidos sobre dos piernas, además de desplazarse por los árboles. La articulación del tobillo se parece mucho a la de los humanos, aunque otros rasgos son mucho más primitivos. "Si no hubiéramos encontrado los huesos juntos, habríamos pensado que pertenecían a dos especies diferentes", afirma uno de los investigadores.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum