Buscar

Jane Goodall alerta de la masacre que el coltán de los móviles causa en África

EFE
8/05/2012 - 14:00

Barcelona, 8 may (EFE).- La primatóloga Jane Goodall ha animado hoy a los españoles a reciclar los millones de móviles viejos que guardan para reducir los problemas que genera el coltan, un mineral básico en la telefonía móvil cuya extracción está provocando en África una masacre en vidas humanas, animales y ecosistemas.

"Movilízate por la selva" es el eslogan de esta campaña que la doctora, a través del Instituto Jane Goodall (IJG), ha presentado hoy en el Cosmocaixa de Barcelona para concienciar sobre la necesidad de entregar gratuitamente los millones de unidades móviles o consolas en desuso que contienen coltan, cuyo reciclaje servirá para financiar programas educativos y sociales en los países africanos en los que se extrae este valioso y escaso material.

El control por las minas de este mineral, y de otros como la casiterita, está generando una lucha armada en la República Democrática del Congo, marco de un conflicto bélico que ha provocado ya millones de víctimas y refugiados, fomentado la explotación de mano de obra infantil o semiesclavizada y con efectos devastadores en la fauna, no sólo de grandes primates (chimpancés y gorilas), sino también en sus hábitats con un incremento de la deforestación.

Según los datos de la IJG, en los países desarrollados tan sólo se recicla el 5 % de los móviles, ya que los ciudadanos tienden a guardar las unidades antiguas cuando cambian de terminal o los tiran a la basura.

Desde que se inició la campaña se han recogido más de 22.000 móviles en toda España, a través de colegios, entidades oficiales, y particulares.

La primatóloga ha dicho que el reciclaje de los móviles puede ayudar a reducir la extracción de coltan y con ello "del sufrimiento humano" que genera esta actividad que está acabando con los bosques que rodean las minas ilegales y con los animales de la zona, utilizados en muchos casos como alimento.

Goodall, que es también mensajera de la Paz de Naciones Unidas, se encuentra en Barcelona estos días con motivo del Global Meeting de todas las delegaciones del IJG repartidos por el mundo, una organización conocida no sólo por la defensa de las especies de animales y ecosistemas, sino por promover el programa "Roots&Shoots", presente en 130 países, para promover la educación entre los jóvenes.

El IJG también impulsa iniciativas de desarrollo sostenible en comunidades locales africanas como alternativas económicas a la caza furtiva de animales y el tráfico de especies.

En una rueda de prensa celebrada en el Cosmocaixa -donde esta tarde ofrecerá una charla- la doctora ha criticado la "avaricia" de millones de personas que tienen "mucho más" de lo que requieren sin ser conscientes de su huella ecológica.

Además, se ha referido al nuevo colonialismo que China está llevando a cabo en África, al igual que el practicado por los países europeos un siglo antes, aunque ahora dotado de una tecnología que lo hace mucho más voraz y dañino para los ecosistemas.

Preguntada por los safaris en los que se matan elefantes, Goodall, vivaz a sus 78 años, se ha mostrado contraria a estas prácticas, y sin señalar a nadie, ha remarcado que para ella "sería imposible" matar un elefante. "He pasado mucho tiempo observándolos, me hubiera gustado estudiarlos más. Son inteligentes y más simpáticos que los chimpancés y que las personas", ha asegurado.

No obstante, la primatóloga es realista y no considera la panacea el que se otorgase derechos a los animales como los que tiene el hombre, más allá de las ventajas que tendría en las pruebas de investigación científica. "Los hombres tenemos los Derechos Humanos y aún así hay personas que no son tratadas como tales", ha recordado Goodall, junto a la directora del CosmoCaixa, Anna Sanahuja.

El director ejecutivo del IJG España, Federico Bogdanovich, ha apuntado la responsabilidad que España tiene en el conflicto del coltán, por el gran número de usuarios de telefonía móvil, así como en la deforestación de África, por la gran demanda que existe de maderas tropicales.