Ciencia

Vídeo | Estas fueron las culpables de la tormenta solar perfecta de julio de 2012

Una tormenta solar. Imagen: archivo

El 22 de julio de 2012, una enorme nube de material solar estalló en la parte derecha del sol, extendiéndose en el espacio y atravesando en su camino una de las naves gemelas STEREO (Solar Terrestrial Relations Observatory), que la NASA dedica a la observación solar. Los científicos calcularon que esta nube gigante, conocida como eyección de masa coronal o CME , viajaba a más de 1.800 kilómetros por segundo cuando salió el sol.

Este fue la CME más rápida jamás observada por STEREO, que desde su lanzamiento en 2006 ha ayudado a hacer las mediciones de velocidad de las CME mucho más precisas. La medición de una CME a esta velocidad, viajando en una dirección segura lejos de la Tierra, representa una oportunidad fantástica para los investigadores que estudian los efectos del sol. Ahora, un artículo en la revista Nature Communications, publicado el 18 de marzo, describe cómo una combinación de eventos trabajaron juntos para crear estas velocidades increíbles.

"Los autores creen que este evento extremo se debe a la interacción de dos CMEs separados por sólo 10 a 15 minutos", asegura Joe Gurman, científico del proyecto STEREO en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA. "Además, las CMEs viajaron a través de una región del espacio que había sido barrida por otra CME cuatro días antes " .

Los investigadores describen el evento de julio de 2012 como una tormenta perfecta, en referencia a la frase acuñada en meteorología para describir un evento donde una rara combinación de circunstancias puede agravar drásticamente una situación.

Este trabajo ayuda a los científicos a comprender cómo se forman los eventos solares y extremos y cuáles podrían ser sus efectos si fuese dirigida hacia la Tierra. En la Tierra, el más áspero clima espacial puede tener fuertes efectos sobre el sistema magnético que rodea el planeta, que a su vez puede afectar a los satélites e interrumpir las comunicaciones de radio y GPS.

En su peor momento, rápidamente cambiantes líneas de campo magnético alrededor de la Tierra pueden inducir picos de tensión en las redes de servicios públicos de energía. Una de las mejores maneras de protegerse contra este tipo de problemas, y tal vez aprender a predecir la aparición de una de estas tormentas, es hacer modelos de ordenador a juego con las observaciones de los acontecimientos pasados.

En el caso del evento de julio 2012, tres naves espaciales ofrecieron datos sobre las CMEs: las dos STEREO y el Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO), que la NASA explota junto con la ESA. SOHO se encuentra entre la Tierra y el sol, mientras que las dos naves STEREO tienen órbitas que para la mayoría de su viaje le dan vistas del sol que no se puede tener de la Tierra. Cada nave espacial observó las CMEs desde un ángulo diferente, y juntos podían ayudar a trazar una imagen tridimensional de lo que pasó.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin