Ciencia

La visión del Fantasma de Júpiter

Fantasma de Júpiter. Imagen: ESA

Los nombres de los objetos astronómicos son a menudo ambiguos, sobre todo cuando la denominación histórica de una cierta clase de cuerpo celeste precedió a su comprensión física.

Un caso notorio de nomenclatura abstrusa es la de las nebulosas planetarias, pintorescos restos de estrellas de baja y de masa intermedia. A diferencia de lo que ocurre con sus contrapartes más grandes, las estrellas con masas de entre 0,8 y ocho veces la del Sol no terminan su vida explotando como poderosas supernovas, sino que pacíficamente se inflar, liberan sus capas exteriores en el espacio circundante y crean nubes con bellas formas en el proceso.

Aunque estos fallecimientos estelares nada tienen que ver con los planetas, los astrónomos del siglo XVIII, los primeros que se fijaron en ellos, estaban desconcertados por su apariencia redondeada, y se les dio el nombre engañoso de nebulosas planetarias.

Y para hacerlo más complicado, la nebulosa planetaria que se muestra en esta imagen lleva un nombre aún más peculiar. Como se extiende por un disco en el cielo más o menos tan grande como el cubierto por el planeta Júpiter, recibió el apodo curioso de Fantasma de Júpiter. Por supuesto, este objeto también se conoce a través de sus designaciones de catálogo, la más reciente de las cuales, desde finales del siglo XIX, es NGC 3242.

La imagen revela cómo los potentes vientos liberados por la estrella moribunda -la estrella enana blanca en el centro- están dando forma a la estructura de doble concha de la nebulosa. El resplandor azul que llena la burbuja interior representa la emisión de rayos X a partir de gas caliente, que se calienta a más de dos millones de grados por perturbaciones rápidas en los vientos estelares contra el gas ambiente.

El brillo verde marca concentraciones más frías del gas visto en luz óptica a través de la emisión de oxígeno, revelando el borde de la cubierta interna en contraste con el gas más difuso que componen la cubierta exterior. Las dos características en forma de llama, visibles en rojo a la parte superior derecha e inferior izquierda de la burbuja interior, son las bolsas de gas aún más frío, visto también en luz óptica a través de la emisión de nitrógeno.

El Fantasma de Júpiter se encuentra a unos 3.000 años-luz de distancia, y es visible en la constelación austral de Hydra, la serpiente de agua, informa la Agencia Espacial Europea.

Esta imagen combina datos de rayos X recogidos el telescopio XMM-Newton de la ESA con observaciones ópticas del telescopio Hubble de la ESA/NASA.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin