Ciencia

La adicción al cigarrillo se apaga poco a poco

Un cigarrillo. Imagen: Archivo

En contra de los supuestos predominantes, a medida que la parte de la población fumadora disminuye, los fumadores que quedan realmente fuman menos y son más propensos a dejar de fumar que continuar con el hábito, según las conclusiones de un equipo de investigadores que analizó los datos de una encuesta que abarca 18 años en Estados Unidos y seis años en la Unión Europea.

Los autores de este análisis señalan que sus hallazgos desafían la necesidad de promover nuevas formas de suministro de nicotina, como los cigarrillos electrónicos, ya que la población fumadora continúa dejando de fumar como resultado de las políticas e intervenciones de probada eficacia. El documento, titulado 'La población fumadora en Estados Unidos y Europa está ablandando no solidificando", se publica en la edición digital de este miércoles de la revista Tobacco Control.

El tabaco sin humo y, más recientemente, los cigarrillos electrónicos se han promovido como una estrategia de reducción de daños para los fumadores que "están intentado o no quieren dejar de fumar". La estrategia, adoptada por la industria y algunos defensores de la salud pública, se basa en la suposición de que a medida que el tabaquismo disminuye en general, sólo aquellos que no pueden dejar de fumar se mantendrán. Este nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), Estados Unidos, ha encontrado todo lo contrario.

El concepto de reducción de daños, primero propuesto en la década de 1970, se basó en la teoría de que a medida que disminuye la prevalencia de fumar, será menos probable que el "núcleo duro" de fumadores que quedan deje de fumar o sea capaz de abandonar el hábito, un proceso llamado solidificación o endurecimiento. El estudio encontró que la población en realidad se está suavizando. "El hecho de que la población fumadora se esté ablandando tiene implicaciones importantes para la política de salud pública", afirma el autor principal Stanton A. Glantz, profesor de control del tabaco de la 'American Legacy Foundation' de la UCSF y director del Centro de Investigación de Control del Tabaco y Educación. "Estos resultados sugieren que las actuales políticas de control del tabaco han llevando al reblandecimiento de la población fumadora y sin la necesidad de promover nuevos productos de nicotina como los e-cigarrillos", añade.

El documento informa que que por cada caída de 1% en la parte de la población que fumaba, el número de fumadores que intentó dejar de fumar aumentó un 0,6% en Estados Unidos y se mantuvo estable en Europa. También demuestra que el porcentaje de fumadores estadounidenses que dejan de fumar aumentó en un 1,13%, mientras que el consumo diario de cigarrillos entre los fumadores restantes se redujo en 0,32 cigarrillos en Estados Unidos y 0,22 cigarrillos en Europa. Los niveles de consumo de cigarrillos total de los estadounidenses disminuyó con el tiempo, mientras que las asociaciones se mantuvieron estables en Europa.

Los resultados son significativos, según Margarete C. Kulik, investigadora postdoctoral en el Centro y primera autora del artículo, ya que los cigarrillos electrónicos no son inofensivos. Una revisión reciente de la ciencia sobre los cigarrillos electrónicos hecha por investigadores de UCSF informó que las emisiones de e-cigarrillos contienen nicotina y otras toxinas, como el formaldehído, y se asocian con probabilidades significativamente menores de dejar de fumar y con altos niveles de doble consumo - fumar cigarrillos electrónicos y normales- entre adultos y jóvenes. "Demostramos que no hay necesidad real para distribuir los cigarrillos electrónicos como parte de un paquete de políticas antitabaco porque la población fumadora se está ablandando. Las políticas de control del tabaco deberían continuar moviendo la población por estas líneas de ablandamiento en lugar de cambiar las políticas para promover nuevas formas de suministro de nicotina, especialmente aquellas como los cigarrillos electrónicos que son muy atractivos para los jóvenes", concluye.

Relacionados

comentariosforum3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

PROHIBIDO
A Favor
En Contra

LA POLÍTICA DE TABACO A LINGOTE.

PROHIBIDO FUMAR LOS POBRES.

Puntuación 0
#1
¡QUE POLíTICA ES ESA!
A Favor
En Contra

POLÍTICA DE ACOSO (DELITO) A LOS FUMADORES.

Puntuación 0
#2
DICTADURA
A Favor
En Contra

LA DICTADURA ANTI-TABACO.

Puntuación 0
#3