Ciencia

Ejercicios físicos y mentales, beneficiosos para los pacientes con esquizofrenia

Sala de ejercicios. Imagen: Efe

En tan sólo unos meses, los medicamentos antipsicóticos pueden controlar los delirios y las alucinaciones que caracterizan a la esquizofrenia, pero los fármacos hacen poco por revertir los problemas menos familiares en el cerebro que acompañan a la enfermedad. Sin embargo, nuevas investigaciones señalan que ejercitar tanto la mente como el cuerpo proporcionan mejoras significativas en estos enfermos.

La velocidad a la que el cerebro procesa la información, la atención, las habilidades de resolución de problemas y la inteligencia emocional son déficits sutiles pero profundos que pueden resultar más agobiantes que los síntomas más dramáticos y mejor conocidos de la esquizofrenia. "Tienden a ser cosas que llevan a las personas con esquizofrenia a ir hacia la discapacidad y llegar a ser incapaces de trabajar y estar socialmente aislados -afirma Keith Nuechterlein, profesor en el Instituto Semel para la Neurociencia y el Comportamiento Humano de la Universidad de California-Los Ángeles (UCLA), Estados Unidos-. Las familias pasan por una etapa casi como de luto debido a que su ser querido cambia tan drásticamente".

La esquizofrenia afecta al 1% de la población y la investigación ha demostrado que los juegos cerebrales basados en ordenadores a veces pueden revertir entre un cuarto y un tercio los déficits en las áreas de la memoria, las habilidades de pensamiento y la cognición social. Pero Nuechterlein y un equipo de investigadores en una clínica de esquizofrenia de UCLA han descubierto que esos beneficios aumentan drásticamente si están respaldados por el ejercicio aeróbico. "Parece que ejercitar el cuerpo junto con la mente tiene el potencial de alterar el curso de la esquizofrenia, especialmente si se aplica el tratamiento de forma temprana en la enfermedad", resalta Joe Ventura, psicólogo e investigador principal en el Instituto Semel.

En la edición actual de Schizophrenia Bulletin, Nuechterlein informa de los resultados de un reciente estudio piloto llevado a cabo en el Programa de Investigación Cuidados de UCLA, que evalúa y trata a las personas que tienen esquizofrenia y lleva a cabo investigaciones sobre la enfermedad.

Los resultados preliminares de un segundo trabajo en curso se presentan en la reunión bienal de la Sociedad Internacional de Investigación de Esquizofrenia, que se celebra del 2 al 6 de abril, de la mano de Nuechterlein, Ventura y Sarah McEwen, psicóloga investigadora asistente que trabajó como directora del programa de ejercicio. El Instituto Nacional de Salud Mental financió ambas investigaciones.

En el estudio inicial, que duró 10 semanas, Nuechterlein y sus colegas trataron a 16 adultos jóvenes que habían experimentado recientemente su primer episodio esquizofrénico. Nueve de ellos participaron en un curso de informática de cuatro horas a la semana de entrenamiento neurocognitivo para la percepción y las habilidades de memoria durante cinco semanas y luego cuatro horas semanales de entrenamiento cognitivo social para la inteligencia emocional durante cinco semanas.

Los otros siete siguieron la misma formación en informática y añadieron cuatro sesiones a la semana de ejercicio aeróbico hasta un total de 150 minutos por semana. Los participantes del estudio usaron monitores para garantizar que practicaban el ejercicio en su zona aeróbica objetivo. En el transcurso de la evaluación, el rendimiento cognitivo de los participantes del estudio que sólo realizaron la formación del cerebro no se movió, pero quienes participaron en el ejercicio físico mejoraron significativamente.

Una prueba midió la rapidez con la que el individuo podría terminar un complicado dibujo de unir puntos y el tiempo medio de realización para aquellos que hacían ejercicio mejoró de 37 a 25 segundos, frente a las personas de la misma edad sin esquizofrenia que completaron la tarea en un promedio de 22 segundos. En otra prueba, que examinó a las personas en el manejo de sus emociones en situaciones sociales, los participantes que hacían ejercicio redujeron el nivel de este tipo de problemas a la mitad.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin