Ciencia

La explicación científica de por qué se duerme peor fuera de casa

Una niña durmiendo. Imagen: Pixabay

Cuando las personas duermen por primera vez en un lugar desconocido, como una habitación de hotel, por ejemplo, a menudo se sienten como si no hubieran dormido bien. Investigadores han descubierto, como revelan en un artículo publicado este jueves en Current Biology, la razón: en esas condiciones, uno de los hemisferios del cerebro se mantiene más despierto para vigilar.

"Sabemos que los animales marinos y algunas aves presentan sueño unihemisférico, un hemisferio está despierto y otro dormido -dice Yuka Sasaki, de la Universidad de Brown, en Estados Unidos-. Aunque el cerebro humano no muestra el mismo grado de asimetría que los cerebros de los animales marinos, los nuevos hallazgos sugieren que nuestros cerebros pueden tener un sistema en miniatura como el de ballenas y delfines".

Los investigadores han reconocido desde hace tiempo que la gente duerme mal la primera noche en una nueva ubicación, un fenómeno conocido como el efecto de la primera noche. Como resultado, los científicos del sueño suelen desechar los datos de la primera noche que una persona duerme en el laboratorio, analizando los datos sobre el sueño de la segunda sesión.

Sasaki y sus colegas, incluyendo Masako Tamaki, Ji Won Bang,y Takeo Watanabe, querían saber por qué se produce este mal sueño. Para averiguarlo, estos expertos utilizaron técnicas de neuroimagen avanzada para analizar el cerebro dormido.

Diferentes patrones de actividad

Esas imágenes revelaron algo inesperado: durante la primera noche de sueño, los dos hemisferios del cerebro mostraron diferentes patrones de actividad. Uno de los lados del cerebro dormía más ligeramente que el otro. Por razones que los investigadores todavía no comprenden, la parte más despierta del cerebro fue siempre el lado izquierdo.

El grado de asimetría observado en aquellos patrones cerebrales estaba relacionado con la dificultad que una persona experimentaba para caer dormida, una medida crítica en el efecto de la primera noche. Es importante destacar que el hemisferio con menor profundidad del sueño también mostró una mayor respuesta a los sonidos. Esas asimetrías observadas durante la primera noche de sueño no eran evidentes en las sesiones posteriores del sueño.

Sasaki dice que las personas podrían ser capaces de reducir este efecto al traer su propia almohada o alojarse en hoteles con habitaciones similares entre sí. También es posible que las personas que tienen que dormir en nuevos lugares a menudo aprendan a apagar esta vigilancia nocturna.

"Los cerebros de humanos son muy flexibles -dice esta experta-. Por lo tanto, las personas que a menudo se encuentran en nuevos lugares pueden no tener necesariamente la falta de sueño de manera regular". Sasaki adelanta que su laboratorio está tratando de bloquear temporalmente la parte "despierta" del cerebro mediante la estimulación magnética transcraneal para ver si mejora el sueño.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin