Ciencia

El ADN desvela que los caballos ambladores nacieron en la Inglaterra medieval

Madrid, 8 ago (EFE).- El origen genético de los caballos ambladores -aquellos que se desplazan moviendo al mismo tiempo pata delantera y trasera del mismo lado- se encuentra en la Inglaterra medieval en torno al año 850, y desde allí se distribuyeron rápidamente, según un estudio publicado hoy en Current Biology.

Montar a caballo para desplazarse y viajar ha sido el principal uso doméstico de estos animales, y aquellos capaces de proporcionar un paso más confortable a sus jinetes, como los caballos ambladores, eran los preferidos, recuerdan los autores de este trabajo, que cuenta con participación española.

Trabajos previos habían mostrado que ese "paso" suave viene caracterizado por la mutación en un gen, llamado DMRT3, que está implicado en el desarrollo de la coordinación del movimiento de las extremidades.

Ahora, científicos liderados por el Instituto Leibniz de Investigación para Zoológicos y Vida Salvaje de Berlín han extraído ADN antiguo de restos de 90 caballos que van desde la Edad de Cobre, 6.000 antes de Cristo (antes de la domesticación), hasta la Edad Media, siglo XI, y lo han examinado buscando la representación más antigua de este gen mutado.

Arne Ludwig, investigador principal del estudio, indica "que han detectado el origen de los caballos ambladores en la Inglaterra medieval", en restos de dos caballos de entre los años 850 y 900.

Además, el gen mutado se ha encontrado en otros 10 animales en Islandia, con una antigüedad establecida entre los siglos IX y XI, pero no se localizó el gen en ningún caballo del resto de la Europa continental de aquella época, según una nota de prensa de la revista que publica el trabajo.

Ludwig explica que muy probablemente "los vikingos cogieron estos caballos -de Inglaterra- y se los llevaron a Islandia y los criaron allí. Más tarde, los caballos ambladores se distribuyeron desde Inglaterra o Islandia al resto del mundo".

Ludwig resalta la sorpresa de que esta mutación no apareciera antes en la evolución, sobre todo porque este rasgo ahora está distribuido en caballos de todo el mundo pero remarca que la cría de animales domesticados acelera enormemente la selección de una característica en particular.

Queda todavía abierta la cuestión de cómo las preferencias humanas han cambiado a lo largo del tiempo y cómo ha influenciado esto en los caballos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint