Ciencia

Las cabezas de la 'torre de cráneos' de México no son sólo de guerreros: nuevos datos sobre los sacrificios aztecas

  • Durante 500 años, los cráneos han permanecido enterrados
  • Nuevos interrogantes sobre la cultura de los sacrificios aztecas
  • En total, han sido desenterrados más de 650 cráneos
Los cráneos hallados. Imagen: Reuters

Las 'leyendas' sobre las torres de cráneos humanos que quitaban el sueño a los conquistadores españoles han sido transmitidas durante generaciones en México. Hasta ahora, los historiadores creían que eran las cabezas de guerreros derrotados que eran sacrificados para honrar a los dioses. Sin embargo, los arqueólogos han descubierto en la excavación que está en marcha desde 2015 que también hay restos de mujeres y niños, lo que abre nuevos interrogantes sobre la cultura de los sacrificios del imperio Azteca.

Durante 500 años, los cráneos han permanecido enterrados, hasta que un grupo de arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México decidió desenterrar los misterios de esta estructura para conocer más cosas sobre los aztecas. La torre, de seis metros de diámetro, se encuentra situada en el Templo Mayor, uno de los principales lugares de culto de lo que en su día fue la capital azteca, Tenochtitlán, y que más tarde se convirtió en Ciudad de México.

En total, han sido desenterrados más de 650 cráneos (aún no se ha llegado a la base), entre los que se han encontrado los de mujeres y niños. Este nuevo hallazgo rompe con la idea que se tenía hasta ahora: los restos no sólo eran de guerreros capturados que habían sido sacrificados para honrar al dios Huitzilopochtli, asociado con el sol.

Rodrigo Bolaños, encargado del área de antropología física del proyecto Huey Tzompantli, ha dicho que se han encontrado cráneos muy heterogéneos, de personas de diferentes partes de Mesoamérica y de distintas edades y sexo, con deformaciones cefálicas y mutilación dental.

"Esperábamos encontrar hombres jóvenes, ya que las mujeres y los niños no van a la guerra. Está pasando algo que no está registrado y es muy nuevo, una primicia en el Huey Tzompantli", dice Bolaños.

"La historia nos dice que había ciertas personas que podían desde una edad muy temprana ser deificadas y veneradas, por lo que podían ser sacrificados, pero eso lo sabremos a través de la investigación que está en curso", ha añadido Barrera.

El temor de los españoles

Se cree que la torre forma parte del Huey Tzompantli, unos altares donde se empalaban ante la vista pública las cabezas de los cautivos sacrificados con el fin de honrar a los dioses que atormentó a los conquistadores españoles durante la conquista de la ciudad.

De hecho, Andrés de Tapia, un soldado español que acompañó a Hernán Cortés durante la conquista de México, hace referencia a estas formaciones en varias ocasiones en sus relatos de la campaña.

El arqueólogo responsable del programa de Arqueología Urbana del INAH, Raúl Barrera, ha recordado que De Tapia hizo referencia al macabro edificio en una ocasión como una especie de "teatro" que en los extremos norte y sur tenía dos torres hechas de cráneos pegados con cal. Eso sí, durante las excavaciones actuales sólo se han encontrado los restos de una de las torres.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

luk
A Favor
En Contra

Y luego los bárbaros genocidas eran los conquistadores españoles... si si...ya lo vemos. Que se enteren algunos, que no les vendrá mal un poco de historia.

Puntuación 3
#1