Ciencia

Ojos de distinto color: la extraña característica de un 0,67% de la población

  • Los gatos blancos son más propensos a presentar la heterocromía
  • A veces puede ser originado por enfermedades como el glaucoma
Imagen: Dreamstime.

¿Conoces a alguien con un ojo de cada color? Este rasgo, denominado heterocromía iridum, es especialmente extraño. Mucho más que el de tener los ojos verdes, una tonalidad que sólo comparte un 2% de la población mundial y que es inexistente en algunos continentes como el americano.

La heterocromía del iris (iridum) suele tener orígenes genéticos, si la persona nace con esa diferencia de colores, o ser adquirida, lo que dependería del desarrollo de algunas enfermedades, de lesiones o traumas sufridos en la zona ocular. Al tratarse de un elemento tan poco común y, a menudo, anecdótico e inofensivo, no hay registros exhaustivos de las personas que lo poseen. Sin embargo, un estudio realizado por el Departamento de Enfermedades Raras del Gobierno de EEUU recogió que el 0,67% de los niños investigados presentaban heterocromía. 

En Viena, otra investigación médica arrojó como conclusión que sólo el 0,25% de la población tenía cada ojo de un color -con mayor prevalencia en las mujeres que en los hombres-. Y la web médica Medicine.net cita otra cifra: seis de cada 1.000 personas presentan este rasgo. Otro dato que recogen diversos sitios científicos se refiere a una prevalencia de 11 personas de cada 1.000 en EEUU. 

La media de estas distintas investigaciones arroja la cifra de un 0,67% de la población mundial. 

El color que adopta el iris depende de la cantidad de melanina que se concentra en el área. El tono azul, por ejemplo, se constituye por una mayor carencia de melanina en el desarrollo del ojo. 

No es una enfermedad

La heterocromía iridum no está ligada necesariamente a una enfermedad. En muchos casos, es genética e inofensiva. En otros, puede establecerse un vínculo con dolencias como el glaucoma o su tratamiento o el melanoma en forma de tumor ocular. Algunos casos se originan por alguna lesión, como le sucedió al artista David Bowie, famosa estrella con un ojo de cada color, que sufrió un traumatismo en la zona en una pelea en sus años de colegial y que acabó derivando en una alteración de la melanina del iris. 

Otros personajes conocidos con heterocromía son los actores Henry Cavill (protagonista del último Superman) y Jane Seymour, quien encarnó a la heroína de la popular serie Doctora Quinn en los años 90. Y entre las celebridades españolas, no podemos olvidarnos de la actriz Elena Anaya (La piel que habito) o del exfutbolista del FC Barcelona Xavi Hernández.  

Este rasgo no es sólo propio de las personas. De hecho, es bastante más común en algunas especies del mundo animal, como los gatos, los perros y los caballos. Los gatos que presentan heterocromía suelen tener uno de los ojos de color azul, y son blancos en la mayor parte de las ocasiones. Algunas razas, como los gatos de Van -una región turca- los desarrollan por un gen característico. En el caso de los perros, el rasgo aparece comúnmente entre los husky siberianos. 

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin