Buscar

Japón lanza un satélite para crear lluvias de estrellas artificiales

18/01/2019 - 18:56

Un cohete japonés ha puesto en órbita este 18 de enero un minisatélite concebido para crear estrellas fugaces artificiales, diseñado por la startup nipona, Astro Live Experiences (ALE).

ALE 1 fue lanzado al espacio junto a otros seis pequeños satélites a bordo de un cohete Epsilon desde el Centro Espacial de la JAXA (agencia espacial japonesa) en Uchinoura. Todos los satélites alcanzaron la órbita, informa la agencia Jiji.

La misión del pequeño satélite es producir la primera lluvia de estrellas artificial sobre la ciudad de Hiroshima a principios de 2020.

Los satélites de ALE están diseñados para rociar pequeñas bolas metálicas de aproximadamente 1 centímetro de diámetro fuera de la atmósfera. A medida que vuelven a entrar en la atmósfera, las bolas brillan intensamente de 60 a 80 kilómetros sobre el suelo como estrellas fugaces naturales. Un satélite puede transportar aproximadamente 400 bolas y 20 se usarán en un evento típico.

La tecnología de ALE le permite controlar los satélites, la dirección de las bolas y el color y el brillo de las estrellas fugaces. Fundado en 2011, los inversores de la startup incluyen un fondo de riesgo asociado a la Universidad de Ciencias de Tokio.

La firma ha elegido Hiroshima teniendo en cuenta factores como el clima y el paisaje. Japan Airlines y la cadena de tiendas de conveniencia FamilyMart patrocinarán el espectáculo.

Si tiene éxito, ALE intensificará su comercialización en el extranjero. "También esperamos unirnos a grandes eventos como los Juegos Olímpicos y la Copa del Mundo de Fútbol", dijo Lena Okajima, fundadora y CEO de ALE.


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

El flash: toda la última hora