Buscar

Mujer y Ciencia: la 'miopía' de "los sesgos inconscientes"

11/02/2019 - 10:18
  • En el CSIC, sólo un 25% de mujeres alcanza un puesto en la escala superior
  • "Los estereotipos, factor considerable" en el descenso del número de científicas
Susana Marcos, directora del Laboratorio de Óptica Visual y Biofotónica del CSIC.

Hace poco más de un año, en diciembre de 2017, murió Gabriela Morreale. Probablemente, el nombre de esta científica italoespañola sea un desconocido para la mayoría. No obstante, la prueba del talón puede que sí se ubique mejor en el imaginario colectivo. Ella fue su inventora. Morreale, con un largo currículum en investigación y bioquímica, está catalogada como un referente en la ciencia a nivel mundial. Entre sus diferentes logros, la posibilidad de detectar precozmente el hipotiroidismo congénito en los recién nacidos. Su deceso no acaparó la luz de los titulares. En este Día Internacional de la Mujer y la Niña en Ciencia, Susana Marcos, directora del Laboratorio de Óptica Visual y Biofotónica del CSIC, admite para ecoDiario.es, como síntesis de las claves para la visibilidad y reconocimiento,la importancia de rebanar "los sesgos inconscientes", toda vez que el número de mujeres en las carreras STEM, ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, ha mermado, según datos de la Fundación Gadea.

Susana Marcos se encuentra inmersa en la dirección de un grupo multidisciplinar que se ha fijado por objetivo diagnosticar, corregir y frenar el progreso de las patologías oculares más prevalentes, "como la miopía, que afecta al 30% de la población Europea y cuyas causas no se conocen con exactitud. O la presbicia, que atañe a todo aquel que esté por encima de los 45 años". Cuando esta salmantina de 48 años cursó sus estudios de Física, el 25% del alumnado en esta rama eran mujeres. Hoy, sin embargo, "se sitúa sobre un 11%".

¿Cuál es la razón de ese descenso? Para Marcos, "los estereotipos y las redes han jugado un factor considerable en ello. Vemos igualmente cómo se dan casos en que los evaluadores, y evaluadoras también, ven menos competitivos los proyectos de las mujeres. En suma, sesgos inconscientes. A veces, pienso que me los he podido encontrar en mi carrera y no percibirlos". Por ahí, atendiendo a la científica Clara Benedí, "una mujer tiene que ser 2,5 veces más productiva que un hombre, en citas y publicaciones, para que sean considerados por igual, según un estudio". Hoy, aunque ellas son más en fase predoctoral en el CSIC, sólo un 25% alcanza un puesto en la escala superior, el de docente de investigación. Por eso, "la brecha salarial es clara en ciencia, hay más hombres en las escalas más altas de la carrera científica", manifiesta Marcos.

Recetas

Esclarecidas las causas, ¿cuáles son los remedios? Susana Marcos reivindica 'regar la raíz', "necesitamos una educación en ciencia más interactiva y que enganche desde la escuela". En ese sentido, una encuesta realizada por Gadea, ente del que Marcos es consejera y que cuenta ya con más de 260 integrantes, revela que el 78% de las científicas de la Fundación ven insuficiente el esfuerzo del sistema educativo por motivar a las niñas a ejercer como profesionales de la ciencia.

Además, hay que acabar con una miopía para la que la ciencia como tal no tiene maniobra, "es fundamental gozar de una mayor presencia en la agenda política porque visibilizar es comunicar que las mujeres llegan, que sientan que pueden competir. Ahora tenemos a la primera mujer que preside el CSIC, Rosa Menéndez. Con ella ya hay muchas directoras de centros", cuenta satisfecha Marcos a este medio. De esta forma, algo que es excepcional puede arrastrar una tendencia y convertirse en norma. Eso quiere este 11 de febrero.

¿Y las cuotas? "Considerarlas como medidas, a veces, resulta un tanto controvertido porque a una mujer le gusta pensar que lo ha conseguido por sus méritos y no por ser mujer. Por eso, espero que, en el futuro, el género no sea más noticia que la noticia en sí. Pero todavía quedan tendencias muy claras que corregir en ciencia para la igualdad". Nunca es tarde para levantar los párpados.

Comentarios 0