Cine

La industria y el Gobierno cambian el modelo de financiación del cine

Madrid, 14 may (EFE).- El Gobierno ha aprobado hoy un Real Decreto-Ley que modifica el régimen de ayudas a la amortización en la producción de cine que se especificaban en la Ley de 2007 y lo sustituye por una nueva línea de ayudas anticipadas a la producción de películas, tal y como quería la industria.

Según ha dicho hoy la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, este cambio permitirá la financiación progresiva de las producciones cinematográficas.

El cambio, ha dicho, permitirá disminuir los costes financieros en más de un 15 % y destinar la ayuda directamente a la producción y no, como sucedía hasta ahora, a pagar intereses de los créditos pedidos durante su desarrollo.

También se ha anunciado que, desde primeros de 2016, cuando entre en vigor la Ley, hasta 2018, el Gobierno mantendrá ambas ayudas, las vigentes -posteriores al estreno- y las nuevas -previas al mismo-.

Para asegurar la convivencia de la medida, en 2015 se ampliarán las ayudas a la amortización en diez millones de euros que, sumados a los 26,5 ya presupuestados, permitirán pagar las ayudas a la amortización de 2015 por completo, según han indicado a Efe fuentes ministeriales.

En esa línea, según los cálculos que maneja el Ministerio, para 2016 habrá 35 millones para amortización; 30 para nuevas ayudas y 10 millones más para películas no industriales.

En 2017 la cantidad sería de 30, 30 y 10 millones, respectivamente, y en 2018, entre 10 y 15 para amortización, 30 para nuevas producciones y 10 para películas no industriales.

Además, el Gobierno ha aprobado hoy un crédito extraordinario de 16 millones de euros para el pago de las ayudas correspondientes a 2014 y 2015, que engrosarán el Fondo de Protección de la Cinematografía de este 2015, que pasa así de 36,5 millones de euros a 52,5 millones.

El presidente de los productores audiovisuales españoles (FAPAE), Ramón Colom, ha dicho a Efe que la industria está "satisfecha" y los productores "muy contentos" con la reforma de la Ley del Cine porque culmina "un trabajo largo y laborioso", que "acaba, gracias al consenso", donde querían todos.

"Hoy tocamos las campanas y nos comemos los pasteles porque hemos terminado una parte del trabajo, pero esto ahora sigue", ha añadido.

El presidente de FAPAE ha destacado de la ley que "responde exactamente" a lo que ellos llevan pidiendo cerca de tres años: la seguridad jurídica, el respaldo del Estado en la confianza a los bancos y los fondos necesarios para "acabar con los prorrateos".

Los distribuidores, a través de su presidenta Estela Artacho, se han felicitado del cambio en la norma, aunque echan en falta la vuelta al IVA reducido para la Cultura, consideración que ha compartido el presidente de la Academia del Cine, Antonio Resines, que, además, ha afirmado que habrá que "seguir peleando" por la erradicación de la piratería.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha precisado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que los 16 millones se dividirán entre completar el pago de ayudas a la amortización de 2015 (10 millones), las de 2014 (5 millones) y un millón de euros para reforzar el capital de la sociedad de garantía recíproca que avala los créditos concedidos a los productores.

En cuanto al nuevo sistema de ayudas "a priori", ha señalado que se trata de un cambio "radical" que obedece a que el sistema actual "ha demostrado ser inservible para dar músculo industrial al cine español", que, no obstante, produce un "número excesivo" de películas si se mide por los criterios de la UE de una película por millón de habitantes.

"A España le tocarían 46 o 47 películas, mucho menos de lo que se produce actualmente", ha dicho, aunque la intención no es que se hagan menos películas, según fuentes ministeriales, sino "las que el sector considere que pueden hacerse con seguridad jurídica y que el mercado demande".

Las mismas fuentes han añadido que el sistema contemplará la obligación de reembolsar un porcentaje de las ayudas en función de la rentabilidad obtenida y se fijará un umbral de rentabilidad mínima a partir del cual hay que devolver un porcentaje.

Se tendrá en cuenta, asimismo, "la viabilidad proyecto, la capacidad de distribución y de producir rendimiento económico, y el impacto internacional", y también obtendrán puntos adicionales las coproducciones y las películas rodadas en España, unos criterios que se concretarán en la Orden que desarrolle el Real Decreto aprobado hoy.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin