Buscar

"Mi familia italiana", una comedia a la italiana con mucho sabor español

EFE
15/07/2015 - 17:56
Más noticias sobre:

Madrid, 15 jul (EFE).- Película italiana, directora italiana, "pasta" italiana... y cuatro intérpretes españoles conforman el esquema de la nueva película de Cristina Comencini, hija de uno de los padres de la "commedia all'italiana", Luigi Comencini, en la que se refleja "la doble vida" de los actores.

"Eso al revés, en la cinematografía española, como que no sucede mucho...", apunta a Efe Candela Peña, una de las protagonistas españolas junto con Marisa Paredes, Lluis Homar y Jordi Mollá de la película que se estrena en España el próximo viernes.

"Mi familia italiana" es la traducción española de "Latin Lovers", una película ambientada en un pueblo italiano de la región de Puglia, donde se reúnen las cinco hijas y dos de las exmujeres (Virna Lisi y Marisa Paredes) del gran galán del cine italiano Saverio Crispo para conmemorar el décimo aniversario de su muerte.

La historia gira en torno a los secretos, rivalidades y pasiones que salen a relucir en el homenaje al desaparecido.

"Nos sentimos muy 'mónicas belluccis', un poco hijas de Marcello (Mastroianni)", bromea Peña sobre la oportunidad de formar parte, aunque sea de forma ficticia, de la historia del cine de oro italiano.

La actriz cómica Angela Finocchiaro, la italiana afincada en Francia Valeria Bruni, la finlandesa Pihla Viitala y la cantante australiana Nadèah Miranda, que hará de norteamericana, completan el elenco de hijas de Saverio Crispo.

Hablar de la historia del cine italiano implica hablar de "la Signora" de los años 60, Virna Lisi, fallecida hace tan solo unos meses, que interpreta a la gran "madonna" de esta historia, la primera y "última" mujer de Crispo.

"Es un poco como trabajar con Marisa. Ellas dos eran como las estrellas", apunta con ternura y admiración Peña.

Con Lisi compartieron anécdotas y conversaciones sobre películas que la "diva" había decidido no hacer, como "Barbarella", o sobre su amistad con Mastroianni, ante lo que Peña no pudo resistir preguntar cosas más "cochinas", dice.

"Descubres que detrás de una gran estrella, que era guapa, no, lo siguiente, y podía haberse relacionado con todos los 'chulazos' de la época había una señora fiel, que incluso llegó a romper un contrato en Estados Unidos para volver a Italia con su marido y sus hijos. Y digo yo 'hija mía, qué desaprovechada', toda esa cara para un marido que jamás le dijo que era bella", apunta Candela.

Lisi tenía "esa parte de estrella" que le llevaba a ser la única que disponía de un coche con chófer y que cada vez que rodaban en los exteriores recibía el aplauso de la gente.

"Pero es que era un estrella", argumenta Marisa Paredes, aunque lo llevara "con mucha dignidad y con poco ego".

Al público, sostiene Paredes, "le gusta mucho verte como estrella, les gusta mucho que el mito se mantenga".

"A mí me dabas respeto", reconoce Homar ante Peña, a lo que esta le responde con sarcasmo: "¿Por mi belleza?.