Cine

El luso Salaviza estrena en Venecia "Montanha", un film sobre la adolescencia

Lisboa, 6 sep (EFE).- El cine funciona como una lupa para poder dilatar la perspectiva de un cuerpo adolescente en transformación en el largometraje "Montanha", del portugués João Salaviza, que estrena hoy su obra en la Semana Crítica del Festival de Venecia.

Por medio de esa inmersión sensorial, la narrativa se apropia de modelos clásicos para concentrarse en la metamorfosis de David, un adolescente de 14 años.

"Hay un poco de esa idea del 'perdedor' de las películas americanas de los años 50. El chico guapo que, a pesar de eso, pierde todo, pierde al abuelo, a la chica que le gusta, la amistad con su mejor amigo. Es una especie de transición muy dura", explicó a Efe Salaviza.

En el primer largometraje de su carrera, Salaviza se traslada a una óptica de naturaleza más orgánica para analizar una problemática existencial del personaje.

Más allá de los cambios físicos, David (interpretado por David Mourato) se encuentra ensimismado con el conjunto de eventos fatídicos que anticipan su entrada en la vida adulta.

En el punto álgido de la pubertad, David se niega a afrontar la muerte inminente de su abuelo, pero su escudo infantil se desmorona en el instante en el que es necesario que alguien asuma el papel de "hombre de la casa".

"Montanha" se desarrolla en un apartamento en el octavo piso de un edificio en la zona de Olivais, uno de los barrios más populosos de Lisboa, donde también habitan las memorias del cineasta.

Los espacios interiores de la casa, la cama deshecha, el sofá y el suelo constituyen el marco cinematográfico de las escaladas de David, una elección que para el director "propone una especie de salvación a través de la intimidad".

Actúan junto a David los jóvenes actores Rodrigo Perdigão y Cheyenne Domingues, que forman un triángulo amoroso.

"Hay inmensas camadas de actores que se van revelando con el tiempo. Y suceden cosas en la vida de las personas durante el proceso, en la mía o en la de los actores, que pesan en la película y nos llevan por otros caminos", resaltó de su experiencia con su primer largometraje.

A pesar del guión, el proceso se desarrolló de forma flexible y abierta para ir al encuentro de los actores, lo que aportó profundidad y actualidad a la narrativa.

"¿Por qué estoy haciendo un filme atado al guión, cuando tengo tres muchachos vivos, llenos de vida y de deseo, aquí y ahora?", se preguntó Salaviza.

Ésta es la tercera obra en la que el realizador deambula por los problemas de la adolescencia, en lo que la crítica considera una "trilogía por accidente".

A los 31 años, Salaviza ya cuenta con dos galardones internacionales: el Oso de Oro de la Berlinale (2012) por su cortometraje "Rafa" -un niño que descubre que su madre está detenida- y la Palma de Oro del cortometraje del Festival de Cannes (2009) por "Arena", una caricatura de un joven que vive en prisión domiciliaria.

En "Montanha", no obstante, el director quiso alejarse de los personajes estigmatizados para dar vida a un "proceso".

"No quiero que el hecho de que mi personaje sea un presidiario brasileño en Portugal sea más importante que la forma de mirar, de caminar o de sentarse, o de cómo habla con su mujer", explicó.

Tras la Semana Crítica del Festival de Venecia, la película participará en el Festival de San Sebastián, que se celebra entre el 18 y el 26 de septiembre, para ser exhibido en la sección Zabaltegi.

Con "Montanha", Salaviza se despide de esa serie cinematográfica protagonizada por los adolescentes de Lisboa para comenzar nuevos proyectos.

"Me gustaría filmar en Brasil en el futuro", reveló.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin