Cine

Gutiérrez Aragón: las series de TV han "enanizado" el trabajo de los actores

Madrid, 25 sep (EFE).- El cineasta Manuel Gutiérrez Aragón considera que las series de televisión, incluso las "muy buenas", han "enanizado" el trabajo de los actores porque los personajes están diseñados de antemano para todos los capítulos y "tienen que ser siempre los mismos", por muchas cosas que les sucedan.

"El trabajo del actor se ha reducido a la psicología de sus personajes", afirma Gutiérrez Aragón (Torrelavega, Cantabria, 1942) en una entrevista con Efe, horas antes de presentar en el Hay Festival de Segovia su libro "A los actores", publicado por Anagrama.

Cuando este realizador decidió dejar de hacer cine en 2008, se dio cuenta de que lo que más echaba de menos era "a los actores", mucho más que los rodajes, los estrenos de películas o que la labor de dirección.

Y por eso, su nuevo libro, a caballo entre el ensayo y las memorias, es fruto de su "propia extrañeza". Con él ha querido "devolver al lenguaje del cine lo que es el trabajo de actor y esa doble cara que tiene de ser personaje y de estar fuera del guion, de la película", porque también "vive en la vida real".

Gutiérrez Aragón se considera "un director de actores", aunque reconoce que "ahora las cosas han cambiado: se ha perdido mucho el taller de cine, donde se construía la película a través de los actores".

"A los directores de actores no se les mira muy bien en la industria, entre otras razones porque la norma principal del cine es la urgencia y parece que los actores tienen que ir ya con las emociones en el bolsillo", comenta el director de películas como "Habla, mudita", "Maravillas", "La mitad del cielo" o "Demonios en el jardín".

"Hacer que la película vaya inventándose, creándose delante del objetivo es un lujo muy caro, y eso es lo que me gusta a mí, que la película se reescriba mientras se hace, no eso otro que a mí me parece la negación de la credibilidad cinematográfica: poner imágenes a una cosa escrita antes", comenta este director y guionista.

En el libro recuerda sus experiencias con actores como Fernando Fernán Gómez y Ángela Molina, sus preferidos, o como José Luis López Vázquez, Clara Lago, José Coronado, Ana Belén, Fernando Rey, Juan Luis Galiardo, Óscar Jaenada, Eduardo Noriega y Alfredo Landa.

No se llevó mal con ninguno de ellos, pero admite que cometió "muchos errores de casting", aunque no quiere decir con qué actores se equivocó. "Un error de casting destruye una película", asegura.

El trabajo del actor es quizá lo que más se recuerda de una película, y eso "genera tensión entre el actor y el director". Este último se siente "un poco celoso", aunque sabe que tiene que "contar la historia a través de los actores".

"Lo que siempre sigue en la penumbra es el nombre del guionista, y hay que reivindicarlo porque, al fin y al cabo, es el primero que se inventa la película", dice este cineasta que, en contra de lo que recomienda la RAE, se resiste a quitarle la tilde a guion.

Elegido académico de la Lengua el pasado mes de abril, Gutiérrez Aragón tiene ya escrito el discurso de ingreso en la RAE.

Se titula "En busca de la escritura fílmica" y contiene "una reflexión sobre el cine desde la literatura y sobre la literatura desde el lenguaje del cine", concluye.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin