Cine

"Sin fin", un cuento de amor romántico sin pudor con María León y Javier Rey

Madrid, 19 abr (EFE).- María León y Javier Rey protagonizan una historia de amor en la película "Sin fin", un cuento romántico que juega con la ciencia ficción y los viajes en el tiempo, para mostrar, sin pudor, "el amor verdadero".

Coinciden en la explicación sobre la esencia de la película los directores José Esteban y César Alenda, y los actores, que hacen un ejercicio de concentración para interpretar a la pareja en dos momentos diferentes de sus vidas pero en escenarios idénticos.

Un trabajo "duro" y "complejo", han reconocido ambos, pero con un resultado excelente cargado de "confianza mutua" y con los directores.

"Había que hilar muy fino para no perder al personaje", explica María León, que pasa en la película de ser una mujer adulta, atormentada, sola y al borde del suicidio, a una chica luminosa, enamorada y capaz de parar el tiempo por el amor de su vida.

Javier es un joven científico idealista que, a los veintipocos años cree que conseguirá crear la máquina del tiempo que permita viajar al futuro y al pasado; tras una vida en común con María se ha vuelto insensible, desatiende a su amor y no percibe la infelicidad de su pareja.

Los cambios de imagen que hacen creíble esa evolución complicaron el rodaje, han explicado, porque se hizo en "agosto, en Madrid y Málaga y en medio de una ola de calor", María León la mitad del tiempo portando una larga peluca de melena negra.

Aún así, la actriz ha reiterado a lo largo de la rueda de prensa en la que presentaban la película su "enamoramiento" con el cine y con su profesión y las ganas que tiene de que "no tenga fin".

La historia ya estaba apuntada en el corto "No es el fin", que presentaron en Málaga, y que ha servido a los hermanos Esteban Alenda de banco de pruebas; hacer el largo, han dicho, era "el paso que nos faltaba".

Así, la película, proyectada hoy, compite por la Biznaga de Oro en la Sección Oficial del 21 Festival de Cine en Español.

César aclara que "Sin fin" crece a medio camino entre la ciencia ficción y el cine romántico, pero "le puede lo romántico y, sí -concede- cuando ves que te metes ahí, el pudor se pierde, apuestas por la emoción desde lo natural y te vas a buscar el contraste para destacar lo que se ha deteriorado".

De refilón, pero como parte de la trama, hay un par de planos de Penélope Cruz, que también reflejan la misma evolución de María, el personaje que quiso ser actriz y se quedó en el camino.

Los Esteban Alenda trabajan juntos sin sentir, apenas discuten -"dormíamos en la misma habitación", dicen en su defensa, y ambos tienden al indie americano, han dicho: en su imaginario ,"Olvídate de mi" y "Blue Valentine".

Para el actor, de total actualidad por su protagonismo en la serie de TV "Fariña", los dos personajes que interpreta, por distintos que sean, son "uno", con "un salto en el medio, pero es que todo el mundo evoluciona, es una pareja", dice Rey, y León completa la frase: "una pareja que lleva cada uno una mirada y una mochila con sus cosas diferentes".

César agrega que la cinta es "un poco todo lo que pueda ver el espectador"; hay segundas oportunidades -algo que sólo el cine permite, recuerda el director-, de perdón y de arrepentimiento, pero sobre todo "es una relación de pareja, de ver cuánto dura el amor, y de las fases por las que pasa. Reflexiones en torno a un pareja".

A Javier Rey le gusta de la película "la idea de que puedes modificar las decisiones que tomas y que eso puede cambiar las cosas (...) y pensar en lo que cada persona está dispuesta a hacer por amor.

Para María León, la verdadera historia de la segunda oportunidad se da cuando los personajes hacen el acto de amor más grande, que es dejar al otro 'ser', "ese -opina la sevillana- es el amor verdadero".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin