Cine

Dani de la Torre se aventura en una película de gángsters en los años 20

Málaga, 19 abr (EFE).- No sólo hubo gángsters en el Chicago de los años 20, sino que por las calles de Barcelona también a veces se resolvían las cosas a tiros, y así lo mostrará el director gallego Dani de la Torre en su nueva película, "La sombra de la ley", protagonizada por Luis Tosar.

"Es difícil pensar en una película de gángsters en España porque no se ha hecho ninguna, y los referentes son siempre películas americanas, obras maestras la mayoría", ha afirmado en una entrevista con Efe De la Torre, que hoy presenta un avance del largometraje en la sección "Cinco minutos de cine" del Festival de Málaga.

Aunque no se suelen rodar este tipo de historias en España, cree que ahora, "con la llegada de las series, el desembarco de las plataformas y la democratización de las tecnologías, se puede acceder a crear mundos de todo tipo dentro de nuestros presupuestos".

"Hace diez años, esta película tal y como está concebida era imposible, porque llenar la calle de coches de época era impensable por los presupuestos que se tienen que manejar, y vestuario, maquillaje, peluquería, todo en una película de época se dispara una barbaridad".

Se documentó con libros de la época, fotografías y archivos cinematográficos de la España de entonces y se dio cuenta "de que no distábamos tanto del Chicago de los años 20".

"Vestíamos igual, los coches eran los mismos y el ocio era el mismo, pero la problemática era diferente, porque allí con la Ley Seca había mucho contrabando de alcohol, mientras que aquí el alcohol y las drogas estaban permitidos, y las luchas eran a nivel laboral y sindical".

Eran unos "felices años 20" porque, después de la Primera Guerra Mundial, España "era productor de todo tipo de materiales para los países de la contienda, les vendía armas, ropa, alimentos y de todo, y hubo una burbuja económica, sobre todo en Cataluña y el País Vasco".

Esa burbuja "hizo que la gente demandara ocio, y había números en Barcelona que no había en París y Chicago, porque cuando hay dinero hay esplendor".

"Toca ya contar las historias que sentaron las bases de lo que hoy somos como país, porque muchos de los conflictos que hoy siguen ahí es porque no se resolvieron en el pasado y siguen latentes".

La película se inspira libremente en hechos reales "de la época del pistolerismo en Barcelona, cuando los pistoleros de la patronal y los anarquistas que reclamaban derechos y mejoras laborales limaban sus asperezas a tiros en las calles, y era habitual ver a sindicalistas tiroteados".

Ha podido contar de nuevo con Luis Tosar, al que considera su "amuleto", porque siempre piensa sus películas con él, "y si después quiere estar o no es cosa suya".

"Aparte de ser un actor que le da una verdad a los personajes que es muy difícil de conseguir, en esta película al leer el guion es que nunca había hecho un personaje como éste, que no habla, como Clint Eastwood, es acción pura, habla poco, con lo poco que habla sentencia y, si no, lo arregla con los puños".

"La sombra de la ley" llegara a los cines el próximo 11 de octubre, y De la Torre reconoce sentir "curiosidad" por el tipo de público que la verá, aunque cree que será "un público adulto al que le guste el cine de aventuras e histórico y que quiera ver la España de los años 20".

"Es una película de aventuras, por encima de lo histórico y de los conflictos, y una película para pasarlo bien, que no es sórdida aunque sí dura en algunos sentidos, pero se puede ver en familia", asegura el director.

José Luis Picón

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin