Cine

'La sombra de la ley' indaga "revolución posible" de Barcelona de los años 20

Pamplona, 30 sep (EFE).- El largometraje "La sombra de la ley", dirigido por Dani de la Torre, indaga en el ambiente político y social de los años veinte en Barcelona, una época en la que "realmente la revolución era posible" y concurrían las circunstancias "para que pudiera haber un estallido social".

Así lo ha aseverado en una entrevista concedida a Efe el navarro Patxi Amezcua, guionista de este filme, que se presenta el 5 de octubre en la sección Orbita del 51 Festival Internacional de Sitges y que llegará a las salas el día 11. Se trata de una película que sigue la historia del policía Aníbal Uriarte, quien es enviado a Barcelona para colaborar en la detención de los culpables del robo a un tren militar.

Luis Tosar es el encargado de dar vida a Uriarte, un hombre con perfil de tipo duro y oscuro, mientras que Michelle Jenner interpreta a Sara, una mujer joven de 18 años, a quien el policía conoce en Barcelona.

Sara, cuyo padre es sindicalista, ha vivido en su casa una educación anarquista que predica que "todos somos iguales y tenemos los mismos derechos y las mismas obligaciones", ha precisado Amezcua.

"Ella tiene un espíritu revolucionario y representa a esas mujeres jóvenes que empiezan a reclamar sus derechos y la igualdad", ha subrayado. Jenner encajaba en el papel por tener "esa mezcla de chica dulce, pero al mismo tiempo con energía y guerrera".

El también director de películas como "25 kilates" o "Séptimo" ha señalado que este proyecto se inició con la lectura de un libro sobre la biografía del anarquista Buenaventura Durruti, una obra que le pareció "un relato fascinante de aquellos años, de la vida de este personaje y de toda una época".

"Lo que se relataba en ese libro me parecía muy cinematográfico", ha aseverado, para añadir que se trataron de unos años "muy convulsos y muy violentos" y para él esa situación política y social supuso "un descubrimiento".

Como ejemplo de ello, ha destacado un dato que le pareció "alucinante y brutal" de la documentación recogida y es que en 1919 ingresaron treinta cadáveres en el Hospital Clínico de Barcelona en un solo fin de semana.

Amezcua ha matizado que en los anarquistas y en los empresarios existían diferentes facciones que divergían en las formas de actuar y, por ello, "no todo era blanco y negro" y el filme pretende "no caer en el maniqueísmo ni en los estereotipos".

Katrin Pereda

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin