Cine

Lady Gaga y su esfuerzo por hacer olvidar a Streisand, Garland y Gaynor

Madrid, 4 oct (EFE).- La polifacética artista Lady Gaga se entrega en cuerpo y alma al desafío de hacer olvidar nada menos que artistas como Judy Garland o Barbra Streisand en la nueva versión cinematográfica de "Ha nacido una estrella", debut en la dirección del actor Bradley Cooper.

Porque esta película que se estrena mañana en los cines españoles es la cuarta versión de una historia mítica que apareció por primera vez en la gran pantalla en 1937 con Janet Gaynor como protagonista, a la que siguió en 1954 la de Judy Garland, una de las más recordadas ya que fue dirigida por George Cukor y estuvo nominada a seis Óscar.

Pero fue la versión de 1976, la que dirigió Frank Pierson, la primera que convirtió a la protagonista en cantante; aquí, la ya reconocida cantante Barbra Streisand, en desesperada pareja con Kris Kristofferson, fue además -como Lady Gaga- creadora de las canciones de la película, y logró un Óscar por el tema central, "Evergreen".

Hasta Bradley Cooper ha dicho que la de Streisand y Kristofferson (que se estrenó un año antes de que él naciera) dejó en su subconsciente "imágenes de cómo estos personajes se introdujeron en la cultura americana".

"Reverberaciones que quedaron como un eco en los años 80", dijo durante la presentación de la cinta en el 66 Festival de Cine de San Sebastián.

El director, también el protagonista alcohólico de su propia versión, sabe que cada una de las versiones tuvo su propia identidad, aunque de la de Cukor, en concreto, solo tuvo noticias después de meterse en su propio proyecto

Por cierto que el origen de "Ha nacido una estrella" habría que situarlo en una película anterior, rodada también por Cukor en 1932 con el título "Hollywood al desnudo", que ya tenía un argumento muy similar.

Pero la que "oficialmente" es la primera es la que William A. Wellman dirigió en 1937, con guion de Robert Carson, Dorothy Parker y Alan Campbell, que lograron un Óscar por su trabajo y cuya historia, con pocas variaciones, se ha mantenido hasta la versión de 2018.

Una chica de pueblo, Esther Blodgett, llega a Hollywood con el sueño de convertirse en una gran actriz. En su camino se cruza Norman Maine (Frederic March), un actor famoso cuya carrera cae en picado entre otros problemas, a causa del alcohol, con el que acaba teniendo una historia de amor.

La película cuenta cómo la propia productora organiza la caída de Maine a la vez que pone en marcha el éxito de la joven actriz, a la que se conoce por el nombre artístico de Vicki Lester.

Con ese mismo nombre conocemos a Judy Garland en la versión de Cukor de 1954, donde James Mason interpreta a Maine; fue la ocasión en la que más nominaciones obtuvo la película, seis, pero finalmente no logró ninguno.

A pesar de la hermosa voz de Garland, que regresaba al cine tras cuatro años de sequía, Mason dejó más recuerdo que ella, entre otras cosas por su emocionante intervención en la ceremonia de los premios.

Esa escena, con Maine irrumpiendo borracho en el escenario donde se consagra a la nueva estrella, es una de las que han mantenido, uno tras otro, todos los directores de "Ha nacido una estrella".

La de Barbra Streisand fue la versión más "hippie"; en la cinta de 1976, Kristofferson (que aquí se llama John Norman Howard) es una estrella del rock en decadencia, lastrado por una vida de sexo, drogas y alcohol.

En un momento de revisión interior, conoce a una joven cantante desconocida llamada Esther Hoffman (Streisand), a la que obliga a cantar con él en el escenario. La historia de amor entre ellos se mantiene, aunque varía en que él muere en un accidente de coche mientras conduce imprudentemente, frente al suicidio por ahogamiento en las dos primeras entregas.

La de Lady Gaga y Bradley Cooper se aproxima mucho a esta versión musical, empezando por el hecho de contar con una estrella de la canción como protagonista.

Dos cantantes además que podrían competir en voz y en carisma, con la diferencia de que Streisand ya era una actriz consagrada cuando participó en la cinta mientras que para Lady Gaga es su primer papel protagonista.

Aunque consiguió buenas críticas y hasta un Globo de Oro por su participación en la serie "American Horror Story", Lady Gaga tiene mucho que demostrar como intérprete con este filme, que ha recibido una acogida mixta.

Una película que Bradley Cooper, que debuta como director, ha realizado para que se adapte como un guante a las características de Lady Gaga, que además aparece sin maquillaje, una forma valiente de enfrentarse al reto, pero también una forma de rejuvenecerla para dar vida a una joven aspirante a cantante.

Y en la que Lady Gaga realiza un importante esfuerzo y encandila en sus actuaciones musicales pero que no hace olvidar a Barbra Streisand, a Judy Garland o a Janet Gaynor.

Alicia G.Arribas.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin