Cine

Perlman: Me interesa el cine que plantea más preguntas que respuestas

Sitges (Barcelona), 6 oct (EFE).- El actor norteamericano Ron Perlman, que anoche recogió la Máquina del Tiempo que concede el Festival de Cine Fantástico de Sitges, ha asegurado hoy que le "interesa más el cine que plantea más preguntas que respuestas, como sucedía en las películas de los años 70".

Perlman, con un físico singular, comenzó su carrera interpretando a un hombre prehistórico en "En busca del fuego" y continuó con actuaciones en filmes como "El nombre de la rosa", "Enemigo a las puertas", varios títulos de Guillermo del Toro como "Cronos", "Blade II" o "Hellboy", y también ha cultivado la televisión con series de éxito como "Sons of Anarchy".

En el thriller "Asher", Perlman, que también la produce, interpreta a un antiguo agente del Mossad convertido en asesino a sueldo.

"He decidido producir las películas que quiero protagonizar y nunca sé lo que me gustará hasta que lo leo", ha dicho Perlman, para quien "un guión despierta interés si tiene imaginación, personajes inteligentes y únicos".

Perlman no tiene un interés por un género específico y su "criterio básico" es que "ese guión me traslade a un viaje lleno de matices, multidimensional y que haga lo mismo con el espectador".

Fiel a ese cine de los 70 más ambiguo, Perlman asegura que "la gran batalla en 'Asher' fue mantener la trama sin demasiadas explicaciones a pesar de que durante los cinco años en que la estuvimos preparando todo el mundo quería saber por qué el protagonista mataba o cuáles eran sus orígenes".

Pero Perlman quiso presentar a Asher como "un personaje elegante, cuidadoso, que asesina a sus víctimas y asumimos que probablemente esas personas asesinadas es mejor que dejen de estar en este mundo".

Asher, añade, tiene unos valores profundos, su propio código ético. "Tuvimos que combatir contra esa tentación de contar demasiado y el final es deliberadamente ambiguo, no se sabe si el protagonista va a hallar la paz".

En "Asher" Perlman comparte reparto con la actriz madrileña Marta Milans, quien tuvo que volver a Estados Unidos, donde había probado suerte sin mucho éxito en el cine cuando recibió la propuesta del actor y productor neoyorquino.

"Al principio, pensé que se habían equivocado", ha dicho Marta Milans, quien se puso rápidamente a trabajar con Perlman en la película: "La química entre ambos fue instantánea y en nuestra relación de personajes hay un cierto tono de comedia que no estaba en el guión original y que fuimos puliendo. Además, el director veía mi personaje como la típica tía buena de relleno, pero en realidad el personaje conseguimos que tuviera muchas más capas".

Perlman que ha interpretado en varias ocasiones el personaje deforme de Quasimodo, ha comentado que "Quasimodo encajaba más con mi autopercepción y nunca me imaginaba ponerme en el papel de James Dean", ha bromeado sobre las declaraciones que poco antes había hecho en Sitges Nicolas Cage sobre el actor que le impulsó a dedicarse a la actuación.

"No tenía mucha autoestima en mi infancia, me gustaba mucho el cine, por mi padre, que era un gran amante del cine y adoraba las películas de los años 30 y 40, y la primera vez que vi a Quasimodo, veía a un personaje físicamente inaceptable pero al mismo tiempo el personaje más hermoso, y eso me abrió la posibilidad de redimirme, aunque nunca imaginaba que podría llegar a interpretarlo cinco o seis veces".

Ha rechazado definitivamente optar la presidencia de EEUU, como se anunció hace un tiempo y se ha confesado un adicto a Twitter, "incapaz de guardarme las opiniones".

A su juicio, vivimos "momentos de mucha confusión, en los que se está atacando la verdad, nos dicen que las noticias falsas son verdaderas y viceversa, nos contagian de una mentalidad tribal, no se dan soluciones reales a los problemas, y cosas bellas de la vida, como el periodismo, la justicia o el derecho al voto se están poniendo en cuestión".

Jose Oliva

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin