Buscar

'Roma' desata la ira de lingüistas y espectadores con sus subtítulos en español

10/01/2019 - 11:52 | 13:38 - 10/01/19
  • "Enojarse" se traduce por "enfadarse" y "mamá" por "madre"
  • Cuarón: "Es como si Almodóvar fuera subtitulado"
  • Estudios prueban que sólo un 1,6% de las palabras en español son diferentes
Más noticias sobre:
Subtítulos de Netflix en una imagen de 'Roma', de Alfonso Cuarón.

Roma, la película de Alfonso Cuarón llamada a copar la temporada de premios -recogió hace una semana dos globos de oro, como mejor película extranjera y mejor dirección- irrumpió en su estreno en diciembre con la controversia de ser la primera película de un peso pesado de Hollywood estrenada en Netflix -la plataforma está tras su producción-.

El debate subió de temperatura casi de inmediato, al quedar relegada en cinco únicas salas de cine en toda España a la vez que era ofrecida desde el menú principal de los miles de usuarios de Netflix en nuestro país. Semanas después de su estreno, una nueva polémica se ha disparado en relación a sus subtítulos. 

Roma, una película rodada en español mexicano y mixteco -una lengua del sur de México- se ha podido ver en los cines españoles con subtítulos... en español peninsular. Y Netflix ofrece a sus usuarios ver el filme con subtítulos en español latinoamericano -una transcripción- y en su versión de la Península -una supuesta 'traducción'-. Exceptuando las partes habladas en mixteco, lingüistas, espectadores, la Real Academia Española e incluso el mismo director de la película coinciden en señalar el absurdo de ofrecer una traducción del mismo idioma. De la misma manera que no se subtitulan películas rodadas en español con acento andaluz, o aquellas con el idioma que se habla en Argentina, esta medida, que pretende dar opciones a los hispanohablantes, pone en cuestión en realidad la diversidad de la segunda lengua más hablada del mundo y reabre la división entre un "español bueno" -el que se habla en España sólo representa al 8% de los hispanohablantes- y otro "malo". 

"Enojarse" por "enfadarse"

Netflix se ha empleado a fondo en traducir "enojarse" por "enfadarse", "mamá" por "madre", "ustedes" por "vosotros" o "un coche más chico" por "un coche más pequeño", dando por sentado que un español no sería capaz de entender estas palabras. En los casos de los localismos que pueden escucharse en la película -una empleada pregunta si "la va a correr" refiriéndose a si va a ser despedida o "checar" como acepción de "mirar"- pueden ser entendidos sin problemas por el contexto y la historia en la que se mueven los personajes, insisten los lingüistas que se ha pronunciado estos días a través de los medios de comunicación y las redes sociales. 

"Me parece muy ridículo; es parroquial, ignorante y ofensivo para los propios españoles", espetó Cuarón al ser preguntado sobre este punto. El prestigioso director mexicano afincado en Hollywood argumentó que eso equivale a "que Almodóvar fuera subtitulado". 

"No hay un español bueno y otro malo. Nosotros, los españoles, somos los que estamos en minoría al usar 'vosotros' y no 'ustedes'", se ha pronunciado el académico de la RAE Pedro Álvarez de Miranda. El académico considera "sorprendentes e innecesarios" los subtítulos en español, que además han supuesto "una pérdida de tiempo y dinero" para los responsables de la distribución de la cinta.

"No se trata tampoco de poner el grito en el cielo, porque no es para tanto, pero sí que alguien tendría que decir a los distribuidores que en cierto modo están perdiendo el tiempo y el dinero subtitulando una cosa que ya estamos entendiendo y que podría ser chocante fuera de España, en otros países hispanohablantes", ha señalado. "Desde luego la asociación de academias insistimos en que es un gran beneficio mutuo la unidad de la lengua española, por encima de la diversidad", ha insistido. 

Solo el 1,6% de las palabras no son comunes

Pese a que los localismos, la jerga y los regionalismos de los que es rico el español como idioma pueden resultar desconocidos para los hispanohablantes según su país de origen, solo representan entre el 1,6% y el 0,1% de las palabras diferenciadas. Así lo han demostrado varios estudios de lingüistas que han tomado como referencia el español que se habla en México. El investigador Raúl Ávila, tras analizar más de 400.000 palabras empleadas en los medios de comunicación de México, estableció que el 98,4% de ellas eran comunes al español de España y al que se habla en otros países de Latinoamérica, por lo que los localismos sólo representan un 1,6% del acervo del vocabulario. Por su parte, Juan Miguel Lope Blanch, filólogo español nacionalizado mexicano analizó en el año 2000 más de 130.000 palabras de la lengua culta de Madrid y el 99,9% eran las mismas que se utilizan en México.

Comentarios 0