Buscar

Agnieszka Holland: "Las noticias falsas nos llevan a los años 30 del siglo XX"

EFE
10/02/2019 - 19:42

Berlín, 10 feb (EFE).- La proliferación de noticias falsas y de la "realidad alternativa" acerca la sociedad actual a los años 30 del siglo XX que provocaron tragedias como la exhibida en su último filme por la directora polaca Agnieszka Holland, quien hoy lo presentó en la Berlinale.

"Mr Jones" es la herramienta que Holland (Varsovia, 1948) emplea para ilustrar por comparación las consecuencias de la manipulación de la verdad entre el horror del hambre en la Ucrania de 1933 y las que provocan las noticias falsas de "tendencias populistas y gobiernos autoritarios".

Holland alerta en entrevista con Efe tras la presentación de su película -que compite por el Oso de Oro en la Berlinale- de que ahora "no necesitas armas, solo algunos algorritmos" para cambiar una situación política determinada.

"La situación (...) lentamente está pareciéndose a la de los años treinta del siglo XX", advierte Holland al comentar "la manipulación de las noticias falsas y la realidad alternativa".

La cinta de la directora polaca recupera la travesía del, al principio ingenuo, periodista galés "freelance" Gareth Jones, quien de entrevistar a Adolf Hitler pasa al intento de repetir primicia y trata de hablar con Josef Stalin.

Jones (papel que interpreta el británico James Norton) descubre en primera persona el horror del hambre que causa en Ucrania, en la que entra de manera clandestina, la política industrializadora estaliniana, opaca a Occidente.

Tiene que intentar contrarrestar la "noticia falsa" publicada en el prestigioso "The New York Times" por un ganador del Pulitzer, Walter Duranty, pero su iniciativa solo prospera por su perseverancia, una capacidad que Holland se encarga de honrar en su cinta.

"Me gusta cómo crece el personaje, un hombre simple y joven, muy inteligente y con valor, pero un poco ingenuo que al principio no sabe dónde va", explica Holland.

La película "habla de nuestro mundo", continúa la realizadora polaca que directamente explica que "Mr Jones" trata de la libertad de los medios, de la corrupción en ellos y de la manipulación.

En los medios de comunicación actuales Holland detecta dos caras: "ambas son portavoces de algún grupo político o de alguna parte de la sociedad y prácticamente no tienes nada en el centro" (...) Y la mayoría de los grandes conglomerados de medios están de un lado", lamenta.

Le parece una situación peligrosa porque "si los medios no eligen en primer lugar la verdad, la democracia no puede sobrevivir" aunque cree que "puede ser muy digno" que los medios tengan una "agenda política".

Pero advierte a continuación de que "la mayor parte de los periodistas piensan que sirven a una causa noble", aunque puede ocurrir que "sin embargo estén sirviendo a la causa y no a la verdad".

El proyecto de "Mr Jones" comenzó antes de que Donald Trump llegara a la presidencia de los Estados Unidos y Holland, que vive entre su Polonia natal y aquel país, reconoce que "en los últimos tres años las tendencias populistas y de los regímenes autoritarios han aumentado".

"Y además con las redes sociales y con internet la manipulación de las noticias falsas y la realidad alternativa ha aumentado enormemente", dice convencida.

En "Mr Jones" se describe una Ucrania arruinada por el estalinismo y Holland tiene claro el paralelismo con la situación actual de ese país y la intervención rusa en parte de su territorio.

"Creo que si no hablamos de cosas como estas, si no forma parte de nuestra experiencia humana envenenará la realidad de hoy. Y creo que una de las razones por las cuales Rusia está donde está y Ucrania está donde está es por esta experiencia", dice a propósito del horror del hambre causado en este país por Stalin.

James Norton piensa por su parte que la película "llega en un momento muy oportuno y es un catalizador de conversaciones que debemos tener justo ahora: cuál es el papel de los periodistas y la búsqueda de la verdad".

"Creo que la mayoría de los países atraviesan un momento de incertidumbre, hay este movimiento hacia la derecha populista y estamos enfrentándonos a esta revolución de la información: nadie sabe ya cómo analizarla", apunta.

Sobre el relato tramposo de Duranty lo tiene claro: "Estaría bien que le quitaran el Pulitzer".