Buscar

July del Río, una gracia habanera

Zoé Valdés
7:22 - 24/02/2010
La vedette cubana July del Río.

La Habana, antes de 1959 -el año del error-, era una ciudad muy mujer, toda sonrisa, toda pura cadencia, toda gracia, una ciudad toda ritmo, música, en sus noches afiebradas; en esa Habana nació July del Río, la célebre vedette cuyas medidas corporales hicieron la envidia de muchas féminas e hicieron arder innumerables corazones. Su generosidad y bondad harían el resto.

Se estrenó en el Cabaret Tropicana, "aquel paraíso bajo las estrellas", en donde bailaron y se enamoraron la mayoría de las madres de mi generación, cuando aún era un verdadero cabaret, y no una beca para milicianas, y más tarde una pista de aterrizaje de soviéticos que lo más que habían derretido en sus brazos era un seboruco glacial de La Siberia.

A July del Río la descubrió Rodney Neyra, el coreógrafo que construyó gran parte del renombre del lugar. Después fue Gustavo Roig, quien perfeccionó el arte de esta mujer nacida con la gracia divina habanera, y con el deseo de triunfar con su esfuerzo y su constancia. De ella se escribieron frases tales como que su figura "enseñoreaba la pista", altiva, hermosa, tigresa.

Amiga de la gran Ninón Sevilla (entrevistada por mí en las páginas de EcoDiario), trabajó con ella, con Flor de Lotto, Robertico Lozano, Susy Ramos, y el bailarín Bobby Argas, además, con el coreógrafo Armando Navarro. Tuvo la suerte de compartir escenario con Lola Flores, entre otras grandes figuras del espectáculo; viajó por toda España, Italia, con Wuily Vanders.

Una mujer exitosa

Se presentó en México, donde vivió 5 años, y allí hizo teatro y cine, destacándose en la producción Cada quién su vida; también filmó en Nueva York Noches prohibidas, con Libertad Leblanc. En el nite club Terraza Casino, en México, estuvo acompañada por Ana Luisa Pelufo y Raúl Ramírez. Trabajó en obras como Yo le tengo miedo a las mujeres, escrita por el actor Pedro de Pool, que imagino almodovoriano avant la lettre, obra dirigida por Miguel Ángel Herrera, donde compartía con Martha Casañas y Miriam Blanco.

En Miami, su carrera continuó en ascenso, actuó en el Copacabana Super Club, durante 12 años reinó en el Show Latin Fire 71, en Las Vegas, triunfó en Nueva York, en el Chateau Madrid, dirigida por Manolo Torrente y Freddy Manjón, y en toda Latinoamérica. En Canadá condujo el show del Queen Elizabeth. Arrasó con otra obra teatral: Somos sexys... ¿pero nerviosas?

Sus respuestas, en las entrevistas que le hacían, eran sumamente audaces, aunque la época lo era; siempre pienso que la época actual es una época pacata y tonta. "En tus momentos más íntimos y privados, ¿qué prefieres hacer?", pregunta a la que ella respondió sin vacilar: "Hacer el amor, y leer". Afirmaba que no le causaba pudor el desnudo, y que practicaba el amor libre. Y reflexionaba sobre la verdad, todo cuanto necesita un buen periódico, lo mismo en arte, que en actualidad, decía.

Brilló con su show

July agradecía a los Maestros Julio Gutiérrez y Armando Navarro, recordaba con añoranza el barrio donde nació, el de Jesús María, y desgranaba dulzura en cada una de sus palabras.

En el 83 brilló más que nunca con su show Esta tarde, July, del que se conservan imágenes en video.

Todo volverá a ser como antes, intento darme ánimos mientras reviso las fotos de July del Río. Todo tendrá que ser como antes, cuando los cubanos decidan arrancarles las barbas a La Habana, aquellas que le salieron en enero del 59, convirtiéndola en un brutal macho, aburrido y celoso, con botas militares. La Habana volverá a ser mujer, llena de gracia, esa gracia que no perdieron jamás las grandes vedettes cubanas, como July del Río.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 2

#1
24-02-2010 / 14:33
Emmy
Puntuación 2

Maravillosa entrevista de nuestra gran July del Rio buena por dentro y por fuera tambien.

#2
25-02-2010 / 19:23
Frida M
Puntuación 1

Gracias Zoé Valdés por darle a conocer, a las nuevas generaciones la trayectoria de esta querida artista.