Cultura

Siete años de la Primavera negra en Cuba

Damas durante sus protestas en Cuba

El día 18 de marzo se cumplen siete años de las detenciones en Cuba, por parte de Fidel y Raúl Castro, de opositores, periodistas, poetas, escritores, y bibliotecarios independientes; todos condenados a penas de entre 20 a 28 años de cárceles, y también del fusilamiento de tres jóvenes negros, sin apenas haber sido enjuiciados. Los acontecimientos de los últimos meses han despertado a muchos aletargados, quienes se han ido dando cuenta del horror que ha sido la dictadura castrista en los últimos 51 años, aunque aún quedan un buen puñado de tontos útiles, o inútiles, los que, probablemente, no quieran jamás quitarse la venda de los ojos. Tanto peor para ellos.

Durante estos siete años, una gran cantidad de cubanos en el exilio hemos denunciado al régimen castrista, mediante publicaciones, libros, artículos de prensa, conferencias y demás actividades que consiguieron abrir rendijas de luz en mentes oscurecidas por el castrismo. Sin embargo, ha sido el asesinato de un preso político, Orlando Zapata Tamayo, condenado durante la Primavera Negra, la que ha llamado a las conciencias de las personas que aman la libertad. Lamentablemente ése fue el detonante.

¿Pudo haberse evitado esa muerte? Sí, se pudo haber evitado. La pudo haber evitado el gobierno español, quien por los días en los que Orlando Zapata Tamayo llevaba a cabo su huelga de hambre, y era asesinado por su carcelero, que le dejó sin agua durante 18 días, conversaba tranquilamente con los representantes de los Castro, como si de una democracia se tratara. Pudo haberla evitado Raúl Castro. No lo hicieron. Lo asesinaron.

Varias cartas enviadas por mí a la Primera Dama de Francia, Carla Bruni-Sarkozy, así como al presidente Nicolas Sarkozy, con sus respectivos dossiers adjuntos, acerca de la salud de este prisionero, Orlando Zapata Tamayo, así como la de los reos Ariel Sigler Amaya y Ricardo González Alfonso, gravemente enfermos, obtuvieron respuestas. No sólo los diplomáticos franceses se acercaron a las familias de estos presos, como consta en un correo de la esposa de Ricardo González Alfonso, además recibí respuestas, en varias ocasiones, del presidente francés, y de su esposa, así como del jefe de gabinete del gobierno, el señor Christian Frémont. La actitud del gobierno francés, entonces, es la de ponerse del lado de los presos políticos. Es de agradecer. Mucho nos gustaría que el gobierno español diera, por fin, un paso real, en ese sentido, con idéntico gesto.

Protestas reclamadas

Es hora de que los gobiernos europeos se sitúen junto a los gobiernos de Checoslovaquia y de Polonia, y de otros países ex comunistas, que sí lo han hecho, y que exijan el fin del castrismo, tal como lo ha hecho la oposición española, Esperanza Aguirre, Mariano Rajoy, y Rosa Diez, entre otros. A ellos también, es de agradecer. Como es de agradecer la actitud de un buen número de artistas e intelectuales españoles que siempre se han posicionado en contra del castrismo, y a favor de los derechos humanos, como es el caso de Rosa Montero, Vicente Molina Foix, Elvira Lindo, Arturo Pérez Reverte, Javier Marías, Vicente Puig, Alejandro Sanz, Loquillo, Sabino Méndez, y unos cuantos más.

Hace sólo unas horas, las Damas de Blanco fueron agredidas por las bandas castristas, mientras manifestaban con su marcha pacífica, gladiolos en las manos, como cada martes, desde la casa de Laura Pollán hacia la Iglesia de Santa Rita. Este acto de represión es uno más entre los que ellas llevan soportando durante estos siete años, lo que constituye un dolor añadido al hecho de tener a sus familiares en prisión, en condiciones infames, e infrahumanas. Estos actos de repudio, el gobierno español debería condenarlos públicamente.

Valentía de una madre

Por otra parte, la madre de Orlando Zapata Tamayo, Reina Luisa Tamayo Danger, aún no ha recibido el acta de defunción de su hijo, el documento se encuentra en manos de la Seguridad del Estado. Reina ha hecho un llamado internacional para que el acta le sea entregada a la mayor brevedad posible. Los diplomáticos europeos deberían enviar una carta a Raúl Castro, exigiéndoles una explicación ante este abuso que se suma, como vejación, después de haberle asesinado.

La valentía, por cierto, de esta señora, su imagen, sus palabras, han dado la vuelta al mundo, muy a pesar de ella, pues salta a la vista que se trata de una madre, a la que le han arrancado la vida de su hijo, y ni siquiera tiene el derecho a recibir el documento que atestigua la muerte, a la que este tipo de protagonismo le debe pesar profundamente.

Es hora de que para los cubanos, este tipo de padecimiento cese de una vez, que se acabe la consigna dictatorial de ¡Patria o Muerte! Es hora de que vivamos como ciudadanos normales, en libertad, paz y democracia. Es hora de que podamos gritar junto a nuestros familiares y amigos, en una Cuba Libre: ¡Libertad y vida!

Relacionados

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

FMasdeu
A Favor
En Contra

Vida y Libertad para todos los cubanos!

Puntuación 1
#1