Buscar

Oscar Niemeyer: "Lo que me atrae de la arquitectura es la curva sensual que hay en la mujer perfecta"

Agencias
20/04/2010 - 17:58

El arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, que revolucionó la arquitectura moderna con la creación de Brasilia, quiere a sus 102 años continuar "sorprendiendo".

"No es el ángulo lo que me atrae. Ni la línea recta, dura, inflexible. Lo que me atrae es la curva sensual que se encuentra en el cuerpo de la mujer perfecta", sostenía el llamado "arquitecto de la sensualidad".

Reconocido como uno de los grandes renovadores de la arquitectura del siglo XX, Niemeyer es un ferviente militante comunista, galardonado con el premio Lenin de la Paz (1963), en un país marcado por las desigualdades sociales.

En su cumpleaños 100, este pequeño hombre de apariencia frágil y mirada viva afirmaba entre cigarros: es "fundamental saber que la vida no dura un minuto, que debemos vivir dándonos la mano".

Hoy a los 102 años sigue trabajando en su atelier de grandes ventanales curvos frente a la célebre playa de Copacabana.

El 'padre' de Brasilia

En más de 70 años de trabajo, Niemeyer firmó más de 600 proyectos en todo el mundo, una historia que lo llevó a ser la figura emblemática del movimiento modernista brasileño.

Pero fue la concepción -junto con el urbanista Lucio Costa- de Brasilia en 1960 lo que lo hizo célebre y le trajo numerosos premios como el Pritzker (considerado el Nobel de arquitectura) en 1988.

También participó en la concepción de la sede de la Organización de las Naciones Unidas (1952), en Nueva York, y dibujó el Museo de arte contemporáneo de Niteroi (1996), cerca de Rio de Janeiro, célebre por su forma de plato volador.

Francia, que le acogió en sus años de exilio durante la dictadura militar, cuenta con una veintena de obras, entre ellas la sede del Partido Comunista en París (1965) y la Casa de la Cultura en Le Havre (1972).

Biografía de un genio

Oscar Niemeyer nació el 15 de diciembre de 1907 en Rio. Finalizó sus estudios superiores en 1928, año en el que contrajo matrimonio con Annita Bildo con quien luego tuvo una hija. Estuvieron casados 60 años hasta la muerte de Annita en 2004.

En 1934 se recibió de arquitecto y al año siguiente ingresó al estudio de Lucio Costa y Carlos Leao, donde prefirió trabajar gratis antes que adaptarse a la "arquitectura comercial", entonces en boga.

En 1936 se encontró con Le Corbusier durante un proyecto en Rio y, en 1939, viajó a Estados Unidos con Lucio Costa, donde construyó el pabellón de Brasil en la Feria Mundial de Nueva York.

Fue en 1940 cuando conoció al futuro presidente brasileño Juscelino Kubitschek, entonces alcalde de Belo Horizonte, que le pidió concebir el "Complejo de la Pampulha" (terminado en 1943), su primer gran trabajo y uno de sus preferidos. Como presidente, Kubitschek le dio a Niemeyer la "alegría" de construir Brasilia, inaugurada en 1960.

"Queríamos hacer una arquitectura diferente, que genere sorpresa, suscite un mayor interés. Queríamos hacer inmuebles que generen cierto estupor por ser diferentes", declaró sobre la ciudad.

A los 102 años, tiene varios proyectos en marcha y algunos que aún no comenzaron a salir del papel.

Brasilia e Iguazú, en su punto de mira

En entrevista por correo electrónico con la AFP destacó entre los proyectos en curso "la torre digital para Brasilia, y la Universidad Latinoamericana en Foz de Iguazú", un proyecto que apunta a recibir estudiantes de la región y a darles una formación completa y abarcativa como la que pregona Niemeyer.

Fuera de Brasil, el arquitecto resaltó "el Puerto de la Música en Rosario, Argentina, y sobre todo el centro cultural de Avilés, en España".

"Tengo el mismo interés por la vida que cuando era joven. Mi receta, no aceptar la vejez, pensar que se tienen 40 años y actuar como tal", había dicho a poco de cumplir 100 años junto a Vera Lucia Cabrera (entonces de 60 años), su secretaria, con la que se casó a los 98 años.

Comentarios 0