Buscar

Alicia Sánchez lleva a escena "El gran inquisidor" de Dostoievski

EFE
4/03/2011 - 7:31

Madrid, 4 mar (EFE).- Curtida en los escenarios y en el celuloide desde los años 70, la actriz Alicia Sánchez, imagen inolvidable de la mítica y dura cinta de José Luis Borau "Furtivos", vuelve a la escena con un arriesgo proyecto, "El gran inquisidor", de Dostoievski, una obra cumbre de la literatura universal.

Así, la adaptación de "El gran inquisidor", que forma parte de "Los hermanos Karamazov", el gran tratado sobre el alma humana que publicó Dostoievski en 1880 y donde el autor ruso además de hablar del parricidio reflexiona sobre la fe y la razón, se estrena hoy en el Teatro Réplika, junto con otra de sus obras, "Noches blancas".

Y es que durante todo el mes de marzo, este teatro madrileño rendirá un homenaje al autor de "Crimen y Castigo", además de con la representación de estos dos montajes, con conferencias, proyecciones de cortos, debates, coloquios y con una gran exposición sobre su vida y obra.

Actividades que se llevan a cabo por el 190 aniversario del nacimiento de Dostoievski y por la celebración del Año Dual Rusia España, que se celebra a lo largo de todo 2011 para estrechar la colaboración cultural entre ambos países.

Alicia Sánchez Araujo, que actualmente colabora en la serie de televisión "Cuéntame" y tiene en su haber títulos escénicos como "Hamlet", "Panorama desde el puente", "Asamblea de mujeres" o "Samarkanda", entre otras muchas obras, ha adaptado "El gran Inquisidor", que dirigirá el ruso Boris Rotenstein, y que interpretará ella misma, dando vida al Inquisidor, acompañada por Enrique Alcides, en el papel de Jesús.

Freud dijo que el capitulo de "El gran inquisidor" era uno de los pináculos de la literatura universal, una opinión que comparte desde hace años Alicia Sánchez, quien se quedó prendada del texto desde que vio el montaje que hizo sobre la obra Peter Brook en 2007.

"El gran inquisidor" reproduce el encuentro entre un cardenal del Santo Oficio en Sevilla en el siglo XVI y Jesucristo. La obra comienza cuando Jesucristo después de haber realizado una serie de milagros es encarcelado y recibe, la noche antes de su ejecución, la visita del representante del Santo Oficio. Aquí comienza un monólogo del anciano cardenal que pone en cuestión asuntos como la férrea y dura estructura del iglesia, la libertad y el amor.

"El texto, por motivos personales -explica a Efe la actriz-, me interesó muchísimo desde el primer momento, porque abre muchas vías, tanto en lo filosófico, como el reto que conllevaba adaptar un texto que es un diálogo entre los hermanos Karamazov, entre el hijo mediado que le dice al pequeño que está escribiendo un poema".

El papel de inquisidor solo lo puede hacer una actriz con una solida y larga experiencia. Un monólogo de casi una hora en la que Sánchez Araujo se pone en la piel de un despiadado ser al que tiene que defender.

Completa la propuesta escénica del homenaje a Dostoievski "Noches blancas", otra cara del autor ruso sobre el amor y su imposibilidad, que dirigirá el polaco Jaroslaw Bielski.

Carmen Sigüenza.

Contenido patrocinado

Otras noticias