Buscar

Alemania rinde culto a Max Liebermann con dos exposiciones, en Bonn y Wannsee

EFE
21/04/2011 - 15:21

Berlín, 21 abr (EFE).- Alemania rinde culto al pintor judío Max Liebermann, representante de la elite artística del XIX, con una gran retrospectiva en Bonn y otra exposición en Wannsee, el lago a orillas del cual se retiró tras la llegada de los nazis al poder.

La Bundeskunsthalle -Pabellón Federal de Arte- de Bonn, la ciudad renana que ejerció de capital de la Alemania occidental durante la división del país, abrió hoy las puertas a una gran retrospectiva con más de un centenar de cuadros.

La muestra se suma a la inaugurada la semana anterior en la Villa Liebermann de Wannsee, la hermosa mansión a unos 40 kilómetros de Berlín en que vivió la familia del artista y que a la muerte de éste expropiaron los nazis, como hicieron con el resto de propiedades judías.

Se trata de dos muestras complementarias. Mientras la de Bonn recrea en múltiples variaciones los jardines de la villa de Wannsee, la inaugurada a orillas del lago se detiene en los cuadros pintados a orillas del mar, en la costa holandesa, donde pasó todos los veranos entre 1871 y 1914.

Liebermann (1847-1935) llegó a pintar unos doscientos cuadros inspirados en jardines a lo largo de toda su vida y en alternancia con retratos de personajes, generalmente ilustres, de su época. Las piezas de la costa holandesa corresponden a ese largo periodo de estancias estivales en el país vecino.

La retrospectiva de Bonn recorre cronológicamente todas las etapas de su trayectoria pictórica, así como todas las técnicas que empleó -óleos, dibujos y grabados, entre otros- y se extiende asimismo por las terrazas superiores del museo, convertidas en un jardín inspirado en sus cuadros.

La muestra de Wannsee, con un total de 40 óleos y grabados, adopta perfiles de marina, a modo de contrapunto con el entorno de la villa, convertida los años 90 en casa-museo de Max Liebermann y donde las estancias interiores armonizan con los jardines que la envuelven, a orillas del espléndido lago.

En ambos casos, se trata de piezas que no siempre recibieron buenas críticas de sus contemporáneos, para un sector de los cuales Liebermann era un pintor de temática poco arriesgada.

Desde la perspectiva actual y desde un punto de vista técnico, el artista fue un adelantado de su tiempo, en tanto que precursor del impresionismo francés.

Nacido en 1847 en Berlín, Liebermann respondió al arquetipo de representante de la elite ilustrada judía a la que la llegada de Adolf Hitler al poder, en 1933, colocó ante el dilema del exilio o la persecución nazi.

Max Liebermann creció en un hogar privilegiado, con domicilio en la Pariser Platz y con vistas a la icónica Puerta de Brandeburgo, y pese a la oposición familiar, que quería para él un futuro como hombre de negocios, optó por el arte.

Llegó a ser presidente de la Academia Prusiana de Bellas Artes, y fue promotor de los nuevos movimientos artísticos, tanto en tiempos del Kaiser como durante la República de Weimar, hasta que finalmente fue desposeído de sus cargos públicos por los nazis.

No obstante, se le respetó aún el derecho a refugiarse en su villa de Wannsee, en las afueras de la capital del Reich, donde siguió pintando sus jardines, aislado del mundo y enojado con el entorno cultural que se impuso al que fue el suyo.

Murió en 1935 y no llegó por tanto a ver lo que acabaría ocurriendo a escasa distancia de su idílica villa, en otra mansión mucho más imponente que la suya, donde siete años después se reunieron quince altos cargos del Tercer Reich para trazar el plan de exterminio judío, la "solución final", en terminología de Hitler.

Para entonces, a su viuda, Martha Liebermann, ya se le había obligado a vender la casa por orden de las autoridades nazis y al precio de compra 160.000 marcos del Reich, monto que de todos modos nunca se le pagó.

La gran retrospectiva de Bonn quedará abierta al público hasta el 11 de septiembre, mientras que la exposición temporal de la Villa Liebermann no cerrará sus puertas hasta mediados de agosto.

Gemma Casadevall

Contenido patrocinado

Otras noticias