Cultura

Ai Weiwei demanda al fisco de Pekín

El artista disidente chino Ai Weiwei ha demandado a las autoridades fiscales de Pekín por violar la ley imponiendo una multa de 15 millones de yuanes por evasión de impuestos a la empresa en la que trabaja, sin darle acceso a pruebas o testigos, según dijo el viernes Ai.

Los partidarios del artista, cuya detención durante 81 días el año pasado provocó indignación internacional, han dicho que el caso forma parte de los esfuerzos del Gobierno por hacer callar al crítico social más famoso de China.

Ai, de 54 años, insta a un tribunal pequinés a revocar el rechazo de la oficina fiscal a su apelación contra la pena de evasión de impuestos que se aplicó a la empresa en la que trabaja, Beijing Fake Cultural Development, que ha ayudado a producir sus obras y diseños.

"En la gestión de todo el proceso de Fake, algunas de sus acciones fueron ilegales e infringieron regulaciones", dijo Ai a Reuters por teléfono.

El abogado de la compañía, Pu Zhiqiang, dijo antes a Reuters que las autoridades no le habían mostrado ningún documento original con pruebas de la supuesta evasión fiscal, y habían celebrado una vista a puerta cerrada el pasado julio.

Pu dijo que hacerlo fue ilegal. Se impidió a Ai asistir a la vista, pero su esposa, LuQing, estaba presente. El artista señaló que las autoridades impidieron además que el contable y el director de la empresa se comunicaran con Ai o su abogado desde el inicio de la investigación.

Liu Yanping, empleada en el estudio de Ai, dijo a Reuters haber acompañado al tribunal a Lu, representante legal de la firma, el viernes por la mañana. Las autoridades aceptaron sus documentos y les dijeron que sabrían si su demanda se había aceptado en siete días, señaló Liu por teléfono.

Ai fue detenido sin cargos en abril de 2011 y recluido principalmente en solitario hasta su liberación condicional en junio. El artista ha sido una constante molestia para las autoridades y ha ignorado los esfuerzos de silenciarle, empleando Twitter para comunicarse con sus seguidores.

Su caso se ha convertido en un tema de reivindicación para disidentes y activistas, presionados desde una operación lanzada el año pasado por el Gobierno que implicó una oleada de arrestos y detenciones.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin